Publicado: 06.11.2013 07:00 |Actualizado: 06.11.2013 07:00

"La única izquierda, la izquierda real, es el PSOE"

El máximo responsable de las estructuras internas del partido defiende que no se hable de la fecha de las primarias en la Conferencia Política: "Es un debate estratégico que no se puede mantener en público"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

En uno de los peores momentos de la historia del PSOE él es el encargado de cohesionarlo y de facilitar la comunicación y el entendimiento entre las distintas federaciones. El papel de Óscar López (Madrid, 1973), secretario de Organización del partido, es crucial en la renovación que los socialistas pretenden poner en marcha en la Conferencia Política de este fin de semana. El capítulo que le compete, el de la estructura interna, es el que trata sobre las primarias abiertas o sobre la elección del secretario general a través de los militantes. El sábado se hablará de ambos asuntos pero, insiste, el cónclave no será el lugar para decidir sobre ellos. La entrevista tuvo lugar ayer en un despacho de la sede federal del partido, en la calle de Ferraz de Madrid. 

Le han encargado la renovación de la estructura y la organización de un partido centenario. ¿Cuál ha sido la mayor dificultad con la que se ha encontrado?

135 años el año que viene, sí. Es evidente que la mayor dificultad es superar el estado de ánimo después de las derrotas electorales. Pero creo que eso está cambiando, como ha ido cambiando la percepción de los militantes en este tiempo.

¿Tiene el PSOE unas estructuras anticuadas?

Tenemos que estar en una renovación permanente. Ahora toca hacer una nueva, empezando por el proyecto y también por la forma de funcionamiento del partido. Sólo mencionaré un cambio, que son las primarias abiertas. Son un cambio brutal en la cultura organizativa del partido y en la participación. Seguro que los demás no se atreven, pero el PSOE lo va a hacer. 

¿Por qué es mejor un partido que escoge a sus candidatos a través de primarias que otro que no lo hace?

Porque la gente demanda participación y partidos abiertos. Y la mejor forma es hacer una doble comunicación: que el PSOE salga a la calle y que no se cierre a sus agrupaciones, pero también que la gente de fuera pueda venir a decidir con nosotros. Si la gente quiere participación, quiere renovación y quiere cambios, ¡qué mayor ejercicio de apertura que permitir que elijan a nuestro candidato a la Presidencia del Gobierno!

Desde la Ejecutiva quieren también que el secretario general se elija a través del voto directo de los militantes.

Este es un debate interesante. Es verdad que se han ido escuchando voces que son favorables, pero también es verdad que existen dudas, muchas dudas. Es un debate que debemos hacer tranquilos. Porque cuando cambiemos la forma de elegir al secretario general, habrá que pensar la forma de elegir a la Ejecutiva.

¿Todo el poder para el líder?

Habrá que establecer contrapesos para evitar un cesarismo suicida. Tenemos que pensar una fórmula que permita la participación directa de los militantes, de la cual yo soy partidario, con evitar el cesarismo absoluto en alguien que tiene una legitimidad brutal contra lo que nada se puede contrastar.

Hay federaciones, como la andaluza, que se han manifestado directamente en contra de este sistema. ¿Dan por perdida su batalla en la Conferencia Política?

Lo que la Conferencia Política va a hacer es un reconocimiento de este debate y emitirá un mensaje favorable. El Congreso de Sevilla cerró este debate, y votó que no. Y nosotros lo que queremos es que se pueda volver a abrir, no hay ningún problema. Pero el que lo tiene que decidir es el próximo Congreso. 

¿Habrá más cambios orgánicos en el cónclave?

Los partidos tradicionales se tienen que abrir a otras formas de participación, y en el PSOE queremos seguir manteniendo y cuidando a los militantes tradicionales pero, además de eso, permitir otras formas de participación. Está el afiliado directo, están las nuevas tecnologías, están las organizaciones sectoriales e, incluso, las primarias abiertas como una forma de entrar en el PSOE. Todo esto supone ampliar la base social del partido y renovar la estructura.

Desde la Ejecutiva insisten ustedes en que no se debe hablar de la fecha de las primarias en la Conferencia Política. ¿Por qué? ¿Qué le dirán a quien lo plantee?

Creo que es tan importante el ejercicio que estamos haciendo y es tan colectivo establecer esas primarias abiertas, que si alguien habla de las primarias en clave personal comete un error. Esto es un partido muy con mucha gente. Y esta Conferencia Política lleva detrás un trabajo de ocho meses. Habrá tiempo de sobra después para hablar de las primarias.

No se si en clave personal, pero sí han constatado por lo menos dos enmiendas que exigen que las primarias se adelanten a la fecha prevista por la dirección. Es decir, piden que sean antes de las europeas. ¿Qué ocurrirá si la mayoría de los asistentes apoyan esas dos enmiendas?

La ponencia establece lo que es lo normal: que será el Comité Federal del PSOE el que apruebe un calendario. Eso es lo que defenderán los ponentes. Dicho esto, es verdad que hay opiniones. Las hay dentro y fuera de la ponencia. Y son, por cierto, contradictorias. Hay quienes defienden que sean antes de las europeas, quienes quieren que sean después o mucho más tarde. Todas las opiniones son respetables. Pero lo que creo es que la decisión del calendario de las primarias es un debate estratégico que no se puede mantener en público porque devalúa el procedimiento de primarias. Se van a hacer y las va a convocar el Comité Federal.

No cree entonces que esas dos enmiendas puedan tener un apoyo mayoritario.

Lo que creo es que hay una amplia mayoría en este partido que asume un principio: que es el Comité Federal el órgano encargado de poner ese calendario. Insisto, lo que me parece un error es hacer un debate público sobre una decisión estratégica del PSOE. ¿Cuándo hará el PSOE las primarias? Cuando más útil sea para ganar las elecciones. 

Emiliano García-Page decía ayer que del Congreso de Sevilla salió todo el mundo seguro de que en un año se iba a celebrar una Conferencia Política y que en la misma iba a quedar definitivamente cerrado el cambio de liderazgo.

No es verdad. En Sevilla se cerró una resolución para que hubiera una conferencia en el plazo de un año y creo recordar que pasaron muchas cosas en este país, entre otras, un adelanto electoral en Catalunya. Recibimos incluso una carta del PSC pidiéndonos que retrasáramos la conferencia. Pero me parece mejor que sea ahora. Estamos en el mejor momento, porque es verdad que estamos en el ecuador de la legislatura, ha habido tiempo de ver lo que ha hecho la derecha. La fecha es muy adecuada.

¿Por qué la Ejecutiva cree que la fecha de las primarias tiene que ser después de las europeas?

Yo no he dicho cuando tienen que ser las primarias, lo que digo es que lo tendrá que aprobar el Comité Federal.

La Ejecutiva sí se ha manifestado a favor de celebrarlas en esa fecha. También el secretario general, Alfredo Pérez Rubalcaba.

Sí. Toda la vida se han ido eligiendo candidatos en función de las elecciones que venían. Y eso es lo normal. De lo que estamos hablando es de algo que no es lo normal. Quienes están hablando de esto y sólo de esto están banalizando la Conferencia Política, que ha entrado a fondo en temas que el PSOE no ha entrado en 30 años. Hay gente llamando al partido, gente de prestigio y de rigor intelectual, diciendo que es el mejor documento que ha hecho el PSOE en años. Un documento que ha hecho una reflexión de la fiscalidad, de la laicidad del Estado, de la creación de empleo, de la reforma constitucional... 

¿Me puede dar algún nombre de estas personas?

No si ellos no me autorizan.

El domingo salía a la luz la carta de Espacio Abierto, firmada por personas vinculadas a IU y por el exjuez Baltasar Garzón. Desde el PSOE les han dado una acalorada bienvenida. ¿Por qué no hacen lo mismo con otras organizaciones como Foro Ético?

Hasta donde yo conozco los representantes de Foro Ético son militantes del PSOE que, por cierto, no han sido elegidos en sus agrupaciones locales y a pesar de ello participarán en la Conferencia Política y han presentado enmiendas. Ahora bien, creo que el valor de lo que hemos visto este fin de semana es que es gente de fuera, que tienen cierto prestigio social dentro de la izquierda y que quieren aportar su granito de arena para derrotar a la derecha. Por cierto, quiero denunciar que en este país se siga persiguiendo a quien expresa una opinión política, como lo que ha ocurrido en las últimas horas con rectores de universidad [se refiere al rector de la UCM, José Carrillo, firmante del texto].

¿Está asumiendo el PSOE que sólo va a poder gobernar si llega a un acuerdo con IU?

Este es un partido de mayorías y lo va a seguir siendo. El PSOE se presenta en solitario y aspira a gobernar.

Parece que están emplazando ya al voto útil.

Es que parece que cada vez que el PSOE reclama su espacio apela al voto útil. Nosotros tenemos unas señas de identidad claras, que son las socialistas. Y tenemos un proyecto político que es de izquierdas sí, pero que conecta con la mayoría social. Lo que está destruyendo el PP y lo que están reclamando muchos en las calles es la obra socialista. Yo recuerdo lo que decían entonces otras izquierdas cuando aquel PSOE estaba montando este sistema: criticar todos los días. La única izquierda, la izquierda real que ha transformado este país, la que conecta con la mayoría social es el PSOE.

Cuando la pasada semana se puso de manifiesto en el Congreso la discrepancia entre PSOE y PSC por el derecho a decidir, se dijo que había sido determinante el peso de Andalucía para decantar el peso de los primeros. ¿Está la Ejecutiva del PSOE condicionada por lo que le dicen desde Andalucía?

No. La posición del PSOE la fija la Ejecutiva federal y su secretario general que es Alfredo Pérez Rubalcaba. Y él tiene algo que yo considero un acierto, que es escuchar. Pero es quien marca la decisión del partido. El PSOE tiene una propuesta de fondo que se va a abrir camino se ponga como se ponga quien se ponga. Porque en Catalunya vamos hacia un choque de trenes y la única propuesta que permita dialogar para poder siguiendo juntos es la federal. Cada vez más gente se va a sumar porque es la salida.

Al margen de esta postura. ¿Tiene que haber algún cambio organizativo respecto a la relación con el PSC?

No. A pesar de todo ha sido muy positiva la fórmula que tenemos. El PSC ha conseguido ser un partido que ha conectado con distintas mayorías sociales en Catalunya. Es verdad que ha habido una convulsión. Pero la apuesta estratégica de PSOE y PSC es muy óptima y va a seguir siendo.

Pero hay un movimiento interno que aboga por la ruptura.

No lo creo. Ha habido momentos en los que se ha vivido mucha intensidad. Pero en estos debates en lo peor en lo que podemos caer es en la visceralidad. Este es un partido que siempre ha defendido el diálogo, buscar puntos comunes.

El pasado fin de semana se les abría un nuevo frente en Asturias. ¿Temen que trascienda el mensaje de que el PSOE no cumple con sus promesas?

El debate que está planteando Rosa Díez es falso. El PSOE cumple. En Asturias se viene de un bloqueo provocado por la derecha de Foro y PP y ganó el PSOE las elecciones. Y ahí se hizo un acuerdo de Gobierno y un debate de investidura. En ambos el presidente Fernández dijo siempre que se podía hacer una reforma electoral siempre que hubiera mayorías amplias en el Parlamento. Eso no es 25-22. Rosa Díez se ha montado una campaña de imagen personal poniendo en riesgo el Gobierno de Asturias para salir aplaudida en su congreso. Es muy irresponsable. Antepone su interés partidista al interés general.

¿Tiene realmente el PSOE margen de maniobra para deshacer los recortes del PP?

Es evidente que hay cosas que cuestan dinero y cosas que no. Las que no cuestan dinero son más fáciles, es evidente. Pero yo lo que espero es que la gente escuche mensajes con nitidez. Ahora la gente lo que quiere es que el PSOE vuelva a ilusionar. Lo importante es que muchas propuestas son de modelo, de sistema, de concepción de la sociedad. El PP está enterrando la igualdad, y debemos reconstruirla. Es cierto que el PSOE propone gasto, pero también propone ingresos con una reforma del sistema fiscal.

Respecto a su futuro. Se ha dicho que tendría intención de volver a Castilla y León. ¿Y si Rubalcaba se presenta a las primarias? ¿Le gustaría ir en su candidatura?

Con la mano en el corazón, siempre he entendido que la política es un ejercicio colectivo. Uno estará donde tenga que estar en función de lo que se vea en colectivo. No caben los proyectos personalistas. Yo tengo un compromiso doble: tengo un cargo orgánico, sólo uno, soy secretario de Organización, y tengo un cargo institucional que es mi compromiso con 440.000 personas que votaron al PSOE en Castilla y León, de ejercer la oposición allí. Por cierto, para demostrar que no somos como Cospedal, recuerdo que renuncié al Senado cuando fui elegido secretario de Organización, y renuncié a presentarme a la reelección al PSOE de Castilla y León. Me gustan mis dos tareas, porque mi gusta mi partido y me gusta mi tierra, y el futuro no está escrito.