Publicado: 20.10.2015 10:31 |Actualizado: 20.10.2015 16:42

Uxue Barkos: "El convenio navarro es viable para Catalunya"

La presidenta de Navarra defiende el modelo de financiación de su comunidad de las críticas que, desde partidos como Ciudadanos, amenazan su autogobierno: "Ni es anacrónico, ni es un privilegio ni es insolidario", asegura.

Publicidad
Media: 5
Votos: 3
Comentarios:
Uxue Barkos, será designada presidenta de Navarra tras los Sanfermines, gracias a un amplio pacto político / EFE

La presidenta de Navarra, Uxue Barkos./ EFE

MADRID.- "Ni es anacrónico, ni es un privilegio, ni es insolidario". Con esa contundencia se ha mostrado este martes Uxue Barkos para defender el modelo económico vigente en Navarra, similar al cupo vasco, y que siempre ha estado en el punto de mira de los partidos antinacionalistas. Y no sólo eso, sino que incluso ha señalado que se trata de un modelo "viable y exportable" tanto a Catalunya como "a cualquier otra comunidad que quiera asumir sus responsabilidades fiscales".

Frente a la posible amenaza que supone el posicionamiento "demagógico" de formaciones como Ciudadanos, la nueva presidenta de dicha comunidad foral ha abogado por tratar ese tema con "templanza y rigor". Así, temiendo que "muchas veces quienes hacen esas declaraciones [las de querer acabar con el convenio especial que rige en Navarra] las hacen desde el desconocimiento", Barkos quiso rebatir tal "desfachatez" con datos concretos.



"En los peores años de la crisis (2010-2015), la aportación de Navarra al Estado se ha incrementado un 20%", sentenció, recordando los 590 millones de euros emitidos este año (fueron 490 en 2010) y que dicha cantidad equivale al "18% de los presupuestos" autonómicos. "Y en Navarra pagamos el 1,6% del PIB y recibimos del Estado el 1,4%", resumió, rechazando así que el convenio sea un modelo "insolidario", la palabra, dijo, que más le duele oír cuando se habla de ese tema.

Barkos: "En Navarra, el año se acaba cuando se acaba la caja y no cuando se acaba la caja y puedes recurrir a la caja central"

También rechazó que sea, por tanto, un privilegio ("en Navarra, el año —presupuestario— se acaba cuando se acaba la caja y no cuando se acaba la caja y se puede recurrir a la caja central", ejemplificó) y que se trate de algo "anacrónico". "Se trata de una realidad pactada entre iguales y que ha seguido siendo refrendada por ambas partes durante años", aclaró, alertando también de los "peligros políticos" que supondría que el Estado incumpliera "un pacto vigente desde hace tanto".

De hecho, Barkos no sólo defendió la viabilidad de su modelo para su comunidad y Euskadi, sino que abogó por "exportarlo" en lugar de avanzar en la reforma del régimen de financiación autonómica en la que estaba trabajando el Gobierno de Rajoy y que "no servirá para solucionar nada". "¿Exportarlo a Catalunya, por ejemplo?", preguntó el presentador del evento. "A Catalunya y a cualquier otra comunidad que esté dispuesta a asumir sus responsabilidades", zanjó ella, recordando que no se puede recurrir a las arcas del Estado cuando se precise. "El convenio empieza y termina en la responsabilidad fiscal de los navarros".

De todos modos, Barkos no quiso posicionarse en la "situación apocalíptica" de tener que pelearse después de las elecciones generales con un Ejecutivo que pretenda eliminar dicho modelo. "Defenderemos nuestra postura desde el rigor, pero tenemos la obligación de trabajar para no llegar a ese punto", zanjó el debate.

De otro lado, la ex diputada de Geroa Bai en el Congreso (abandonó su escaño para presentarse a las autonómicas) defendió su "Gobierno de cambio" en Navarra (cuatro formaciones distinas componen la mayoría parlamentaria: GeBai, Esquerra, Podemos y Bildu), presentó el acuerdo de colaboración alcanzado entre las regiones de Navarra, País Vasco, Aquitania y Pirineos Atlánticos y promovió el impulso de la sanidad, la educación, la investigación y el sector agrario o el de las renovables, entre otros, como motor de la economía navarra.

Espera, dijo, que la nueva gestión tras 20 años de la derecha de UPN en el poder dure "más de cuatro años" y que se respete la decisión de las urnas sin "manipulaciones", denunció respondiendo a los ataques a varios miembros de su Gobierno. "Su trabajo tapará bocas, porque el tiempo pone a cada uno en su sitio", se defendió. Asimismo, aclaró que su no asistencia al desfile del 12 de octubre se debió a que es un evento "de hondo contenido político que propugna un modelo de Estado ligado a la monarquía y el Ejército". al que se responde con "otro posicionamiento político". 

"Hace falta una revisión de la norma principal"

Y también habló de nacionalismo, bilingüismo y hasta de ETA. La dirigente abertzale siempre ha abogado por la unificación de los territorios vascos, pero también de luchar primero por un escenario de convivencia entre todos los sectores de la "pluralidad y diversidad" existente en Navarra. Esa es, precisamente, una de las características que diferencian su postura nacionalista de la de Catalunya. Pero, aun así, culpó al Ejecutivo central de no haber sabido dar respuesta al sentimiento soberanista: "Me gustaría ver ese anhelo gestionado con inteligencia, algo que ha faltado en todas partes, pero desde luego, a lo que no se ha sabido dar respuesta desde Madrid".

"La recentralización del Estado será corregida,no desde el conflicto, sino desde la construcción en positivo"

En cuanto a una posible reforma de la Constitución, Uxue Barkos prefirió esperar a ver qué proyecto se plantea después del 20 de diciembre, aunque sí apostó por eliminar el artículo 135 que regula el déficit y la estabilidad presupuestaria en la Carta Magna. "Hace falta una revisión de la norma principal", afirmó, lamentando que la aprobación de dicho artículo -refrendado por PP y PSOE- es un síntoma más de la "recentralización" de los últimos año. Una postura, dijo, que será "corregida desde Navarra, pero no desde el conflicto, sino desde la construcción en positivo".

En este sentido, abogó por pedir competencias plenas en materia de tráfico o para la policía foral, así como por establecer el euskera como lengua oficial en toda Navarra porque "la zonificación de los derechos lingüísticos no es razonable". Pero asumió que "en estos momentos no hay sustento socia suficiente para ver la ikurriña ondeando en los balcones de las instituciones navarras". No obstante, sí reconoció que la bandera vasca "identifica también a muchos navarros", por lo que impulsará la modificación de la ley foral de símbolos, aunque "no lo hará el Gobierno autonómico, sino el Parlamento", donde están representadas siete fuerzas distintas, incidió.  

Arantxa Quiroga (PP), "discreta y elegante"

Tras haber sido acusada, en ocasiones, de simpatizar con ETA, y criticada por incluir en su Ejecutivo a consejeros de EH-Bildu, Barkos volvió a aclarar su postura al respecto. "Siento una satisfacción absoluta por la desaparición de la violencia y ojalá seamos capaces de dar ya un carpetazo político definitivo a todo esto",deseó.

—"¿Cumplimiento de penas?"  —"¡Faltaría más!".
—"¿Dispersión de presos?".   —"No y eso eso algo que hemos pedido mucho muchos grupos parlamentarios. Hay que corregirla".
— "¿Hay que exigir a ETA que se disuelva?".  —"Eso, en cualquier caso", volvió a responder con rotundidad.

Y valoró la actuación de la exlíder del PP vasco Arantza Quiroga al abandonar su cargo tras haber sido reprendida por Génova por promover un acuerdo de convivencia que incluía a Bildu y en el que no se exigía la condena expresa de la violencia, aunque sí el rechazo de la misma. "Deberíamos mirar esa propuesta", opinó la presidenta navarra, que aplaudió la actuación "discreta y elegante" de la conservadora de "no hacer de los enquistamientos semánticos un punto de no retorno".