Publicado: 21.03.2016 11:25 |Actualizado: 21.03.2016 12:19

Aizoon contrató como administrativa a una empleada doméstica de la infanta y a otra que "no trabajaba"

La trabajadora supo a posteriori que fue registrada como auxiliar administrativa. Además, otra empleada ha admitido que recibía 60 euros al mes por estar dada de alta en la Seguridad Social sin trabajar.

Publicidad
Media: 5
Votos: 1
Comentarios:
El tribunal que juzga el caso Nóos interroga a María Ángeles Almazán, que declara por videoconferencia.

El tribunal que juzga el caso Nóos.

PALMA.- La sociedad Aizoon, propiedad al 50% de la infanta Cristina e Iñaki Urdangarin, contrató en 2007 como auxiliar administrativa a una mujer que realizaba tareas de cocina y limpieza en la casa de la pareja, ha declarado la empleada en el juicio del caso Nóos.

La compareciente, que ha declarado por videoconferencia, trabajó junto a su esposo para la pareja Urdangarin-Borbón desde 2006 a 2009. Inicialmente, estaban contratados directamente por el matrimonio como empleados del hogar y cuando se creó Aizoon fueron dados de alta en esa sociedad.



La trabajadora doméstica, que supo a posteriori que fue registrada como auxiliar administrativa, ha justificado el contrato con Aizoon en que también limpiaba el despacho profesional que Urdangarin tenía en su domicilio familiar del barrio barcelonés de Pedralbes.

En la misma línea ha testificado antes que ella su marido, quien ha relatado además que la contratación por parte de una empresa les facilitaba la obtención de un crédito bancario para comprar un piso.

Los testigos se han contradicho respecto al origen de la iniciativa de cambiar la modalidad del contrato, ya que mientras él ha asegurado que fue una propuesta de Urdangarin la mujer ha manifestado que se lo pidieron ellos para tener acceso al crédito hipotecario. Ante esta contradicción, la abogada de Manos Limpias ha advertido de que en sus conclusiones finales podría solicitar que los antiguos empleados del hogar sean imputados por falso testimonio.

La testigo ha incidido en que, básicamente, sus funciones no cambiaron cuando pasó de estar contratada por el matrimonio a ser empleada de Aizoon, pero se les sumó el trabajo de limpiar la oficina de Urdangarin, que aunque estaba en la casa tenía un acceso independiente. Además de ese trabajo, en ocasiones hizo "algún café" para personas que visitaban por motivos profesionales al marido de la infanta.

Su esposo ha contado que hacía labores de mantenimiento, primero solo en la parte familiar del chalé de los Udangarin-Borbón y después en la sede de Aizoon, aunque ha definido esas tareas añadidas como "muy poca cosa".

Por otro lado, otra empleada de la empresa ha admitido este lunes que su contrato no se correspondía con ningún servicio real y que recibía 60 euros al mes por estar dada de alta en la Seguridad Social sin trabajar.

La compareciente, que tenía 18 años, fue contratada por mediación de Patricia Tejeiro, sobrina de Diego Torres que también fue empleada ficticia, según declaró la semana pasada en la vista ante la Audiencia de Palma.

La testigo ha relatado que estuvo contratada por las empresas de Torres y Urdangarin durante cuatro años, pero no le fue asignada ninguna tarea, ni recibió más remuneración que los 60 euros mensuales y nunca conoció ninguna persona relacionada con las actividades de las sociedades que le dieron de alta en la Seguridad Social.

Etiquetas