Publicado: 20.04.2015 17:27 |Actualizado: 20.04.2015 20:53

El alumno asesino de Barcelona, ingresado en una unidad psiquiátrica

El menor, de 13 años, podría haber sufrido un "brote psicótico". Técnicos de la Dirección General de Atención a la Infancia y la Adolescencia (DGAIA) se harán cargo de su situación.

Publicidad
Media: 3.50
Votos: 2
Comentarios:
Mossos d'Esquadra a las puertas del instituto Joan Fuster de Barcelona.

Mossos d'Esquadra a las puertas del instituto Joan Fuster de Barcelona.

BARCELONA.- El alumno de 13 años que ha matado este lunes con un arma blanca a un profesor en el instituto Joan Fuster de Barcelona está siendo examinado este lunes en la unidad de psiquiatría de un hospital, ha informado en un comunicado la Fiscalía Provincial de Barcelona.

Según han informado fuentes de la investigación, los primeros indicios apuntan a que el menor habría sufrido un "brote psicótico", a la espera del dictamen del médico forense en el Hospital Sant Joan de Déu, en Esplugues de Llobregat (Barcelona).



Todo ha sucedido esta mañana, cuando el alumno ha entrado a las 9:15 al instituto armado con una ballesta tuneada, un machete de grandes dimensiones y una mochila, en cuyo interior escondía un cóctel molotov.

Tras agredir a una profesora y herir a otros cuatro alumnos, ha clavado el machete en el tórax a otro profesor, provocándole la muerte. Antes, ya había sembrado el pánico en todo el instituto al amenazar a todo el que se encontraba en su camino con hacer estallar el cóctel molotov.

Finalmente, el chico ha sido reducido por un profesor, cuando ya estaba muy alterado y sólo deliraba asegurando que oía voces que le decían que tenía que matar a gente. Los profesores de la escuela han llamado inmediatamente a los padres del chico, que han acudido a la escuela.

Lo más probable, según las mismas fuentes, es que, de acuerdo con el juez, los Mossos d'Esquadra procedan a registrar el piso de la familia del autor del crimen, un menor que, al tener 13 años, es inimputable.

Debido a su edad no pasará a disposición de la Fiscalía de Menores. Serán técnicos de la Dirección General de Atención a la Infancia y la Adolescencia (DGAIA) del departamento de Bienestar Social de la Generalitat se encargarán del diagnóstico de la situación del menor. Los Mossos d'Esquadra interrogarán en comisaría a los alumnos que han presenciado los hechos, con el permiso y la presencia de sus padres.

El alumno de 13 años no podrá ser privado de libertad y se someterá a un trabajo de reeducación, ha afirmado hoy la directora general de Atención a la Infancia, Mercè Santmartí.

En declaraciones a los medios, Santmartí se ha limitado a explicar el protocolo al que se someten los menores de 14 años que, por ley, "son inimputables" y no pueden ser declarados culpables.

"Si hay una ley que dice que un menor de 14 años no es imputable, no lo es. En el caso que nos ocupa, el trabajo consiste en diagnosticar qué proceso le ha llevado a cometer los tristes hechos de esta mañana"

El protocolo consiste en hacer un seguimiento al menor con el trabajo de profesionales educativos y psicólogos que puede durar "tanto tres sesiones como diez", y siempre con una segunda evaluación antes de dar por acabado el tratamiento.

El objetivo de la Dirección General de Atención a la Infancia y Adolescencia (DGAIA), organismo que se encarga de los asuntos conflictivos de menores, es el de "prevenir que estos casos se puedan repetir a través de un trabajo de mediación y reparación psicológica", ha indicado Santmartí.

"El trabajo de mediación con el menor conflictivo busca que éste no pueda repetir sus acciones en un futuro, con 14 años, y cometa delito, ni más adelante", ha explicado la directora de Atención a la Infancia.

Según Santmartí, siempre que los padres tengan plena capacidad educativa, el trabajo se limita al menor, que hará "una vida normal" aunque no ha querido concretar más, puesto que la DGAIA acoge a cualquier menor que haya cometido alguna infracción como puede ser "quemar una papelera".

En cuanto se detecta un suceso, el menor "llega a la DGAIA, se hace un diagnóstico de la situación y se hace una valoración de trabajo" para ver qué tratamiento o qué trabajo es el mejor, y con qué profesionales debe tratar el joven.

"Una vez se le ha reeducado y tenemos una doble confirmación, ya se puede cerrar el caso", ha expuesto Santmartí.

Santmartí se ha acogido a la ley para exponer la situación del joven menor: "Si hay una ley que dice que un menor de 14 años no es imputable, no lo es. En el caso que nos ocupa, el trabajo consiste en diagnosticar qué proceso le ha llevado a cometer los tristes hechos de esta mañana".

En 2013, la Dirección General de Atención a la Infancia y Adolescencia trató más de 600 casos de menores que habían cometido algún tipo de infracción, y en 2014 la cifra aumento a más de 800.

El Hospital Sant Pau de Barcelona está a punto de dar de alta a la profesora agredida con una "contusión en la cara", y mantiene en observación a dos alumnos con heridas leves.