Publicado: 10.10.2016 07:27 |Actualizado: 10.10.2016 07:27

Cincuenta días para que
Doñana no entre en la
"lista negra" de la UNESCO

El Gobierno tiene hasta el 1 de diciembre para cumplir las condiciones impuestas por la ONU. La campaña lanzada por WWF alerta con 62.733 firmas de que el parque nacional y natural puede convertirse en un espacio protegido amenazado a partir de junio de 2017.

Publicidad
Media: 4.67
Votos: 3
Comentarios:
Una imagen del Parque Nacional de Doñana. - DIEGO LÓPEZ - WWF ESPAÑA

Una imagen del Parque Nacional de Doñana. - DIEGO LÓPEZ (WWF ESPAÑA)

SEVILLA.- El 80% de la superficie original de humedales en el Parque Nacional de Doñana ha desaparecido y sus acuíferos se encuentran prácticamente secos. Seis millones de aves migratorias hacen escalan en su entorno. Mientras la actividad humana no tiene límites, 1.000 pozos ilegales absorben sus recursos y 3.000 hectáreas de cultivo no autorizado ahogan al humedal más importante de Europa.

La campaña internacional de WWF, Doñana te necesita. Haz que su corazón vuelva a latir, suma 62.733 peticiones de ciudadanos, desde la mitad del mes de septiembre, que piden al Gobierno de Rajoy que sus tierras no caigan en la lista negra de la UNESCO como espacio amenazado. Juanjo Molina, portavoz de la organización en Doñana señala a Público que “el Gobierno de España tiene que acreditar, antes del 1 de diciembre, que ha cumplido con las obligaciones y recomendaciones impuestas por esta organización internacional para que Doñana siga siendo Patrimonio de la Humanidad”.



La problemática del agua

¿Con qué terribles amenazas cuenta, de forma urgente, Doñana? Molina afirma con rotundidad que “están claramente determinadas como el proyecto del Dragado del Guadalquivir, el almacén subterráneo de Gas Natural-Fenosa o la reapertura de la mina de Aznalcóllar”. Por otra parte, las actividades de sobreexplotación y mala gestión del agua han provocado que Doñana sólo “reciba, en la actualidad, el 20% de su aporte natural de agua”. Molina destaca “la prioridad de frenar el proyecto del Dragado”, con una sentencia firme del Tribunal Supremo. “Tenemos que salvar Doñana y el cese de la actividad en el estuario del Guadalquivir que influye en la cantidad y la calidad del agua que le llega al parque, a sus marismas y lagunas”, apunta.

El Comité de Patrimonio Mundial de la UNESCO declaró a Doñana con esta importante etiqueta en 1994. Las continuas amenazas para su supervivencia han llevado a exigir al Gobierno español su firme compromiso “de cancelar de forma permanente” el dragado del Guadalquivir. La continuación del proyecto, en el que el Gobierno ha invertido 37,7 millones de euros, supondría, según apunta la organización, “un golpe mortal para el estuario del Guadalquivir y para el humedal del parque”. Si el proyecto no se cancela, Doñana podría entrar en la Lista de Patrimonio Mundial en peligro el próximo mes de junio de 2017.

Protesta de WWF contra los planes de Gas Natural Fenosa. - MILLÁN HERCE (WWF ESPAÑA)

Protesta de WWF contra los planes de Gas Natural Fenosa. - MILLÁN HERCE (WWF ESPAÑA)

Un espacio protegido libre de gasoductos

El informe de lanzamiento de la campaña de WWF adelanta que “pesar de la enorme fragilidad del parque, las administraciones siguen autorizando proyectos que no tienen cabida en el mayor santuario natural de España”, declarando el subsuelo de Doñana como almacenamiento estratégico de gas. La situación es más que alarmante. La organización ecologista pide a la empresa Gas Natural Fenosa que “renuncie a la licencia que tiene vigente para el almacenamiento y extracción de gas dentro de las áreas protegidas de Doñana”.

El proyecto “Marismas”, que desarrolla esta empresa desde la filial Petroleum Oil & Gas, ya ha iniciado los sondeos y primeras extracciones en el subsuelo del parque. La compañía extraerá, tal y como destaca en su web, “las reservas adicionales de gas natural que aún permanecen en los yacimientos, situados a 1.000 metros de profundidad en Doñana”.

Reapertura de la mina

La Junta de Andalucía autorizó en el año 2015 otra de las peores amenazas para Doñana, la reapertura de la mina de Aznalcóllar, que provocó tras el vertido de la empresa Boliden en 1998, la muerte de “30.000 kilogramos de peces envenenados en el parque con un vertido de lodos tóxicos equivalente a 2.000 piscinas olímpicas”, apunta la organización ecologista. La nueva explotación, por parte de la multinacional mexicana Minorbis- Grupo México, crearía 400 empleos directos en la zona. El fuerte paro que asfixia la comarca minera alcanza al 40% de la población, lo que ha llevado a la administración regional a tomar partido por encima de la salud de Doñana.

Una lucha que se remonta a los años 50

“Fue uno de los propósitos a la hora del nacimiento de nuestra organización, la urgente necesidad de salvar Doñana”, apunta Molina. Gracias a la iniciativa del biólogo español José Antonio Valverde y el pionero Luc Hoffmann, como uno de los fundadores de WWF, se pudo actuar con medidas reales para la “protección de aquel espacio natural virgen del sur de España”. El informe apunta que el primer gran logro fue “la compra en 1963 de 6.700 hectáreas en el corazón de Doñana, que se convirtieron en la Reserva Biológica de Doñana del CSIC”. 

El fuerte compromiso, por parte de WWF, continuó abriendo camino para la posterior declaración de Parque Nacional en 1969. Hoy la creación de esta campaña internacional recuerda aquel firme propósito. “Sumar a los ciudadanos ha sido uno de nuestros últimos recursos para presionar al Gobierno español junto a los informes para la protección de Doñana”, apunta el portavoz. Entre las firmes obligaciones con la UNESCO, la evaluación de WWF destaca la necesidad de “una acción inmediata para asegurar que Doñana pueda continuar proporcionando beneficios sociales, económicos y ambientales a largo plazo a escala local y global”.