Público
Público

Defend Europe El barco racista de la ultraderecha es rescatado por una de las ONG que critica

El presidente de la ONG 'Sea eye', Michael Buschheuer, defendió que "ayudar ante el peligro es el deber de cualquier persona que esté en el mar, sin distinción a su origen, color, religión o convicciones".

Publicidad
Media: 3.67
Votos: 3
Comentarios:

Imagen del barco C-Star, del movimiento xenófobo Defend Europe.-

El barco racista del grupo xenófobo 'Generación Identitaria', que fue fletado para frenar la inmigración, ha sido auxiliado por una de las ONG humanitarias que tanto habían criticado durante su campaña racista 'Defend Europe', por sus labores de rescate de refugiados en el mediterráneo. 

La ONG humanitaria 'Sea eye', con sede en Alemania, informó en su perfil de Facebook que fue contactada por el centro de coordinación de rescate de Roma (MRCC, en inglés) para proporcionar ayuda a la "nave nazi", que se encuentra frente a las costas de Libia.

El movimiento "Generación Identitaria" confirmó en un comunicado que su embarcación "ha tenido un ligero problema técnico durante la noche".

El presidente de la ONG 'Sea eye', Michael Buschheuer, defendió que "ayudar ante el peligro es el deber de cualquier persona que esté en el mar, sin distinción a su origen, color, religión o convicciones".

El movimiento xenófobo se echó al mar para impulsar la misión "Defend Europe", dirigida a patrullar el Mediterráneo, "vigilar" las actividades de las ONG, a las que acusa de fomentar el fenómeno de la inmigración, y devolver a la costa africana a los emigrantes que encuentren. Curiosamente una de estas organizaciones a las que criticaban, ha sido la que ha tenido que rescatar su embarcación a la deriva.

Una misión que han ido documentando en diferentes idiomas en sus redes sociales, con vídeos en los que se puede ver a sus jóvenes integrantes dirigirse con megáfonos a las ONG que salvan a inmigrantes para exigirles su retirada, entre otras cosas.

Desde que zarpara, el "C-Star" fue retenido en Chipre, no logró atracar en el puerto siciliano de Catania, tal y como tenía previsto, y se ha topado con las protestas de decenas de personas cuando ha intentado alcanzar puertos tunecinos para proveerse.

De hecho, el pasado día 6 la tripulación del "C-Star" decidió no acceder al puerto tunecino de Zarzis, donde sindicalistas, militantes, pescadores y trabajadores portuarios se manifestaban contra la iniciativa, que tildaban de "racista".