Público
Público

Denuncian un monólogo contra la violencia machista por "apología del maltrato"

A Pamela Palenciano su novio de juventud intentó matarla dos veces. Pero mucho antes de eso, ella aprendió que lo que duelen no son solo los golpes. Ahora, por el monólogo que expande por teatros y colegios para concienciar contra las violencias que salen del machismo, recibe una denuncia en la que se le acusa de lanzar "un mensaje de violencia" e incitación.

Publicidad
Media: 2.67
Votos: 18
Comentarios:

"¿Pero aquí funcionamos así y luego vamos de primermundistas por la vida?" replica Pamela Palenciano / nosoloduelenlosgolpes.wordpress.com

MADRID.—  Lo publicaba en su cuenta de Twitter tan sorprendida como preocupada: "Me están denunciando por hacer apología al maltrato, lo flipo". Pamela Palenciano (Andújar, 34 años) fue víctima de la violencia machista cuando era adolescente, aunque ella no fue consciente de la situación hasta que su psicóloga le dijo, "no solo duelen los golpes". Ese es el título del monólogo en el que narra sus durísimas experiencias en un tono de humor e ironía, tanto en salas de teatro como en institutos y colegios. Las risas del público adulto a veces se congelan en la boca al entender la realidad que hay detrás. Los aplausos, después de sus últimas actuaciones en el Teatro del Barrio de Madrid, hielan y emocionan la sala, en la que todo el público se pone en pie. Pues bien, hubo una persona que no aplaudió y que vio una clara "incitación a la violencia", tanta como para ponerle una denuncia en el juzgado.

El hombre argumenta que Pamela cuenta "en tono jocoso cómo golpeaba a sus amigas y a su exnovio", incluso dice la nota que se "enorgullece" en el monólogo de "pegar a otras personas". Es una lectura muy libre y alejada de No solo duelen los golpes en la que se le da la vuelta a la tortilla y la víctima se vuelve verdugo. Según explica en la denuncia, el demandante, "como víctima de violencia de género", se siente "ofendido" por las palabras de Pamela. 

En las redes sociales Pamela ha encontrado, sobre todo, apoyos y simpatías, "hay muchísima gente que me dice que no estoy sola". La autora del monólogo reconoce que le entristece el asunto y le recuerda a sensaciones que tuvo cuando vivía en El Salvador, donde pasó unos años de su vida. "No me gusta que me escriba un amigo Guardia Civil para decirme, cuídate, estos días no vayas sola por la calle". Que le digan eso en El salvador, vale, "¿pero aquí funcionamos así y luego vamos de primermundistas por la vida?".