Publicado: 11.08.2015 16:46 |Actualizado: 11.08.2015 21:04

Una docena de detenidos en los incidentes tras la muerte de un senegalés en Salou

Un grupo de más de 150 personas han salido a protestar por la actuación policial en la operación contra el "top manta".  En el enfrentamiento han resultado heridas un total de 16 personas, entre ellas, una decena de Mossos d'Esquadra. En Barcelona se han manifestado alrededor de 30 personas. 

Publicidad
Media: 4
Votos: 3
Comentarios:
La circulación ferroviaria en la línea R16 se halla cortada entre Cambrils y Tarragona por los incidentes que están ocasionando en Salou un grupo de manteros africanos. EFE/Jaume Sellart

La circulación ferroviaria en la línea R16 se halla cortada entre Cambrils y Tarragona por los incidentes que están ocasionando en Salou un grupo de manteros africanos. EFE/Jaume Sellart

Los Mossos d'Esquadra han detenido este martes a una docena de manifestantes en la protesta que ha tenido lugar en Salou tras conocerse la muerte de un hombre de Senegal al huir de la policía catalana. 

Un grupo de más de 150 compatriotas y compañeros se han dirigido hacia el lugar para protestar por la actuación policial llevada a cabo en una operación contra el "top manta".



Los antidisturbios de los Mossos d'Esquadra han establecido un cordón policial, para salvaguardar el escenario del suceso y facilitar que saliera la furgoneta con el cadáver.

Una parte de los concentrados ha arrojado piedras de la vía del tren, que está junto a la plaza -también han cortado la circulación ferroviaria-, así como sillas y mesas de las terrazas de la plaza en contra de los agentes que mantenían la línea policial, en un dispositivo integrado por un centenar de agentes antidisturbios y de recursos operativos.

Los enfrentamientos se han agudizado cuando al mediodía los Mossos han podido retirar el cadáver del fallecido.

Los Mossos d'Esquadra han disparado proyectiles de precisión y han efectuado cargas para dispersar a las personas que protagonizaban los incidentes, que según la policía catalana también han levantado barricadas, han quemado algunos contenedores y han agredido a los agentes.

En los incidentes han resultado heridas de diversa consideración, aunque ninguna de ellas de gravedad, un total de 16 personas, que han sido atendidas por el Sistema de Emergencias Médicas. Entre los heridos figuran al menos una decena agentes de los Mossos d'Esquadra.

Los manifestantes, que no se creen la versión policial, han exhibido carteles escritos en cartones con lemas como "Mossos d'Esquadra, salvajes" y han arrojado objetos contra los vehículos policiales, lo que ha provocado que cerraran algunos de los comercios de la cercana calle de Barcelona.

Los incidentes también han originado momentos de tensión y cruces de palabras entre manifestantes, vecinos y turistas que residen en la zona.

Los manifestantes también han irrumpido en la vía del tren, lo que ha obligado a cortar a las 11.50 horas la circulación de la línea R16 entre Cambrils y Tarragona, que sigue sin funcionar, mientras los convoyes acumulan retrasos de más de 45 minutos. Según Renfe, también en la línea RT2 y en los trenes de larga distancia del Corredor Mediterráneo.

Desde las 15 horas, funciona un transporte alternativo por carretera.

El portavoz de los Mossos d'Esquadra, Xavier Gámez, ha lamentado "profundamente" la muerte del hombre, ha mostrado en nombre de la policía catalana las condolencias a los familiares y amigos, a los que ha ofrecido todo su apoyo, y ha hecho un llamamiento a la calma para tratar de apaciguar los enfrentamientos que ha habido esta mañana.

Salou se encuentra en plena temporada turística -en verano llega a multiplicar por diez su población invernal- y un buen número de veraneantes se han acercado a la plaza de Sant Jordi para interesarse por lo que está ocurriendo.

Manifestación en Barcelona

Alrededor de unos 30 senegaleses se han concentrado este martes en la fuente de Canaletes, en Barcelona, en solidaridad con su compatriota que ha muerto en Salou (Tarragona) al precipitarse desde el balcón de su casa cuando los Mossos le iban a detener en una redada contra el "top manta".

Los concentrados, que no han protagonizado incidentes, han gritado consignas en las que incidían que no eran ilegales, que no querían ser considerados como ciudadanos de segunda y en las que exigían sus derechos.