Publicado: 18.05.2015 10:50 |Actualizado: 18.05.2015 12:12

La Ertzaintza abre a golpes el "muro popular" y detiene a los tres condenados de Segi

La Policía vasca ha identificado a los jóvenes acusados de "integración en banda armada" entre las centenares de personas que les protegían en la plaza de la Virgen Blanca de Vitoria.

Publicidad
Media: 3
Votos: 4
Comentarios:
La plaza de la Virgen Blanca desalojada por antidisturbios de la policía vasca./ Foto vía Gasteiz Hoy

Los tres encausados Igarki Robles, Aiala Zaldibar e Ibon Robles (de i a d), en la plaza de la Virgen Blanca de Vitoria, en la manifestación en su apoyo celebrada el 17 de mayo. EFE/David Aguilar

VITORIA.- La Ertzaintza ha detenido a los tres jóvenes de la organización Segi Aiala Zaldibar, Igarki Robles e Ibon Robles condenados por "integración en banda armada".

Los agentes antidisturbios de la Policía vasca han localizado a los jóvenes, que estaban protegidos por las cerca de 200 personas que formaban un "muro popular" en la plaza de la Virgen Blanca de Vitoria, y que iban ataviadas con antifaces, pelucas y algunos con pintura naranja en la cara para dificultar la identificación de los condenados.

El desalojo de la plaza ha comenzado minutos después de las nueve de la mañana, aunque la Ertzaintza se ha presentado en el lugar sobre las 7.45 horas de la mañana. Alrededor de 30 agentes antidisturbios, a bordo de 18 furgonetas, han rodeado a las 200 personas que han pasado la noche en el lugar.



Los integrantes del "muro popular" han ofrecido resistencia pasiva al desalojo de la plaza, por lo que han sido sacados en volandas por los agentes, quienes han propinado golpes y porrazos para deshacer la muralla humana.

Para dificultar la tarea policial algunas personas estaban entrelazas entre sí mediante redes, por lo que los antidisturbios han recurrido a unas cizallas y un cúter para romper las cuerdas y liberarlos.

Los participantes en el muro han coreado consignas como "Segi en la lucha", "Somos jóvenes no terroristas", "Vosotros matasteis a Iñigo Cabacas", "El pueblo no perdonará" y con llamamientos a la desobediencia.

El "muro popular" se formó al finalizar la "marcha naranja" que al mediodía de ayer recorrió las calles de la capital alavesa en apoyo a los siete jóvenes condenados a seis años de prisión por la Audiencia Nacional debido a su pertenencia a la organización juvenil Segi, declarada ilegal.