Público
Público

Helena Maleno “La política migratoria de Europa fomenta las mafias que trafican con personas”

La investigadora y experta en migraciones Helena Maleno repasa en esta entrevista las consecuencias de las políticas migratorias de España y la UE, que define como una "guerra de fronteras" responsable de cientos de muertos y desaparecidos que podría evitarse

Publicidad
Media: 3.83
Votos: 6
Comentarios:

La investigadora y experta en migraciones, Helena Maleno, en Madrid.- JAIRO VARGAS

El teléfono interrumpe la entrevista en varias ocasiones. Helena Maleno (El Ejido 1970) es la persona a quien llaman los inmigrantes que se suben a una barca de juguete para cruzar el Estrecho de Gibraltar, esos 14 kilómetros que separan el mundo rico del pobre y en el que mueren cientos de personas cada año intentado alcanzar Europa. La pasada semana presentó un informe elaborado por Caminando Fronteras, la ONG en la que trabaja desde hace años. Un informe que no sólo pone cifras sobre la mesa, sino que documenta las tragedias y deja claro que muchas de estas muertes serían evitables si el derecho a la vida estuviera por encima del control migratorio.

El martes presentaste ‘Tras la frontera’, un informe sobre los efectos de las políticas migratorias de España. ¿Qué hay tras las fronteras?

Un día a día en el que muchas personas están atravesadas por mucho dolor, mucha violencia, muchas muertes y desapariciones. Pero también es un día a día de estrategias de supervivencia, resiliencia y de buscar salir de esas violencias. El informe señala a los responsables de esas violencias. Hacemos un recorrido desde 2003 a toda la política de fronteras española a través de casos de personas muertas o desaparecidas en nuestras fronteras y hacemos un monitoreo de las alertas que hemos recibido de las propias víctimas.

¿En qué consiste la "guerra de fronteras" de la que habla el informe?

"Las empresas
que provocan
el movimiento
de personas luego ganan dinero
por  frenarlas
en las fronteras"

El Estado español ha sido pionero en esta guerra, primero con el PSOE y luego con el PP. Lo llamaos así porque frenar el movimiento de personas está en manos de empresas que generan guerra. Cuatro de las empresas más potentes de venta de armamento del norte de África y Oriente Medio son las que tienen las concesiones para el control de fronteras. Ellas provocan el movimiento de personas y luego cobran por frenarlas. Y esas políticas no se van a parar. En España está Indra, que presuntamente ha financiado ilegalmente al PP, ha gastado muchos millones de euros en hacer lobby en el Parlamento Europeo respecto a las políticas de control migratorio. Esto se ha convertido en un gran negocio europeo.

Las políticas migratorias de España no se pueden entender sin el papel de Marruecos, un país en el que no se respetan los Derechos Humanos, ¿cómo es esta relación?

Una de las claves de estas políticas es externalizar a terceros países. La UE paga centros de detención en Libia, por ejemplo. Marruecos es el único socio estable en el norte de África. Durante todas estas décadas de guerra de fronteras ha negociado bien con dinero o bien con el problema del Sáhara. Marruecos está ahora en una controversia. Recibe presión de Europa para seguir controlando los movimientos de las personas migrantes, vulnerando Derechos Humanos, y por otro lado, se está abriendo al África subsahariana. Ha entrado de nuevo en la Unión Africana, ha iniciado procesos de regularización de inmigrantes subsaharianos, porque quiere que dar la imagen de respeto de Derechos Humanos respecto a África. Juega ese doble papel, pero sigue siendo el socio más sólido de control de migraciones respecto a Europa y el que mejor cara tiene cuando hablamos de vulneración de derechos Humanos aunque no sea cierto.

En 2005 narraste desde el terreno las deportaciones en masa de migrantes al desierto, ¿sigue haciendo esto Marruecos?

Hay cosas que han mejorado (aunque no sea la palabra) porque se ha luchado mucho por ello. No hay deportaciones masivas como en 2005 al Sáhara, pero hace poco había personas en tierra de nadie entre Marruecos y Argelia, sin poder ir adelante o atrás. Se ha construido un enorme foso en la frontera con Argelia, los militares argelinos controlan con perros ese foso. Hay un control más sofisticado. También, cuando hay devoluciones en caliente en Ceuta y Melilla, conllevan desplazamientos forzosos, no al desierto pero si a otros territorio, y entre ellos hay menores.

Ha habido mejoras en derechos, como el acceso a la salud, pero siguen sin respetarse los derechos en este país. El estándar es un poco mejor si se compara con otros países del norte de África porque Marruecos está mirando al Sur y necesita apoyo de la Unión Africana demás del de Europa.

¿De dónde te vino este interés por las personas migrantes? ¿Marca haber nacido en El Ejido?

Sí. El Ejido no fue siempre este mar de plástico con gente con mucho dinero. Yo vengo de una familia pobre, he visto a mi madre trabajar en los invernaderos sin ningún tipo de derechos laborales. La gente se auto explotaba en los invernaderos, pero en muy poco tiempo hubo un boom económico y la gente humilde que se auto explotaba pasa a explotar a otra gente nueva que viene. Fue un proceso en el que la sociedad perdió muchos valores. Hubo acontecimiento racistas súper duros. Pasamos de ser un territorio de frontera sur a ser uno de frontera norte.

"Pasamos de ser un territorio de frontera sur a ser uno de frontera norte"

En un momento dado me fui a Tánger para hacer un vídeo durante tres meses sobre las maquilas. Me encontré con lo que había en los bosques. Se nos ocurrió a un grupo ir a los bosques, porque en aquel momento, en Ceuta y Melilla no había devoluciones en caliente en las valla. Antes se perseguía por la ciudad a los inmigrantes. Un momento que me marcó fue el día que un congoleño llegó al bosque con el traje azul del hospital. Todavía tengo la foto. La Guardia Civil había ido al hospital y le había dicho a la enfermera que se lo llevaba. Aprovechando esa autorganización de comunidades migrantes en los bosques, hicimos un trabajo político, documentamos la situación.

Y te quedaste más de 15 años en Tánger, ¿por qué?

Por mi trabajo, por la gente. El pueblo marroquí es lindo, pero todas estas políticas que hemos hecho con Marruecos han aumentado el racismo y la xenofobia; el miedo. Cuando gente que es solidaria con los que tiene al lado ven que los militares entran en las casas de los migrantes por la noche y hace redadas y lo destroza todo, piensa: qué mala tiene que ser esta gente para que les hagan eso.

La condición de extranjera, activista y mujer no tiene que ser fácil de llevar en Marruecos.

En España tampoco, ¿no? [Risas] Cuántas veces he tenido que oír de la Policía española que yo soy una traficante. Cuando sufrí una agresión en Marruecos, el Consulado tardó tres días en llamarme. Las autoridades no hicieron ninguna pregunta a Marruecos. Sí, en Marruecos es muy complicado ser mujer, para cualquiera. Hay compañeras activistas que han estado en prisión, también por cuestiones LGTB. Ser activista en zona de frontera es difícil, te afecta lo que hagan los dos Estados. En Ceuta y Melilla también hay personas con muchas dificultades, como José Palazón. Te cierran negocios, se ejercen presiones.

[Suena el teléfono de Helena. Son varias personas a bordo de una patera a la deriva en el mar de Alborán]

¿Por qué te llaman a ti cuando una patera está en peligro?

Tenemos unas brigadas que van por los barrios y por los montes para explicar a las comunidades migrantes la salvaguarda del derecho a la vida, para explicar cómo identificar a un muerto, como puedes enterrarlos, como acceder a la salud. Dentro de este proyecto explicamos cómo funcionan las zonas de rescate, les contamos cosas que pueden parecer chorradas pero no lo son. Les damos los números de Salvamento Marítimo, pero las pateras cuando están en Estrecho a veces nos llaman antes a nosotras. Por el idioma, porque en Salvamento habla bien inglés, pero no francés. Pero también por la confianza que tienen con nosotras.

Cuando hablamos de inmigrantes, solemos pensar en varones subsaharianos. Pero en tus trabajos te preocupas sobre todo por las mujeres y los menores.

Sí, porque son totalmente invisibles. La guerra de fronteras, que frena el movimiento de personas, da beneficios, pero también permite que haya grandes redes criminales que hacen pasar lo que Europa sí necesita: los esclavos. A través de la trata tenemos nuevos esclavos en Europa.

"Europa necesita personas migrantes para el sexo, para los órganos y para el servicio doméstico"

Las fronteras están entre la lógica de control y la del mercado europeo. Europa necesita personas migrantes para el sexo, para los órganos, para el servicio doméstico. Ni las vemos, ni entran en los servicios de acogida y cuando entran se van a los días. Son esclavas que están en nuestras ciudades; que nosotros, consumidores europeos, estamos pidiendo. Me preocupa la responsabilidad de la sociedad. La gente dice que no pueden entrar todos, critica a los políticos, pero tenemos y demandamos esclavas sexuales, bajamos las edades de captación porque Europa quiere niñas de 12 años que hacen servicios sexuales en el centro de París. Esa responsabilidad de consumir personas, de esclavizar, hay que visibilizarla.

Europa se ha llenado de vallas apelando a la seguridad, ¿de qué nos estamos protegiendo?

De nada. Es un business, negocio. Estamos construyendo una Europa que no existe, la de los Derechos Humanos y las libertades. Construimos una identidad en base a un enemigo. No es verdad que seamos la Europa de los Estados cuando el neoliberalismo lo rigen los grandes capitales. Somos la Europa de Indra y los demás. Y para mantener sus negocios necesitan construir Europa sobre un enemigo, sobre las fronteras.

[Vuelve a sonar el teléfono]

Las autoridades culpan sobre todo a las mafias que trafican con personas, ¿se las está persiguiendo adecuadamente?

No. Cuando más militarización de fronteras, más se fortalecen las mafias. En Marruecos, los pasadores, que son criminales más pequeños, han ido desapareciendo en favor de las grandes redes de trata, mafias ligadas al tráfico de armas y drogas. Estas políticas han fomentado las mafias.

Hemos estado muy pendientes de Francia, donde Le Pen optaba a la Presidencia. ¿Hay mucha diferencia entre sus propuestas sobre inmigración y las políticas que ya se aplican en la UE?

No. Sólo que Lepen lo dice mucho más abiertamente. Las políticas de Lepen se notarían de hoy para mañana, mientras que la de Macron se notarán dentro de cinco años. Pero traerá mucha más esclavitud. Macron es lo que ha sido Hollande. Hay que insistir en que hay miles de niñas en Francia haciéndose pasar por mayores de edad, prostituyéndose en el centro de sus ciudades. Y Macron va a continuar la política colonizadora de África.

¿Hay desde la izquierda una alternativa clara respecto a las fronteras y las migraciones?

La izquierda europea está a por uvas respecto al tema de fronteras. Por miedo, porque te hace perder votos. No está siendo todo lo activa que tendría que ser, no está haciendo propuestas reales. Sólo hay que mirar a Grecia. Ha sido desastroso, se ha plegado a todo lo que la UE quería. Hablamos de una izquierda blanca, que es tibia respecto al racismo. Ningún partido de izquierdas europeo está dando soluciones reales. Se están haciendo cositas pequeñas, pero si gobernasen, creo que pasaría lo mismo que en Grecia.

"La izquierda europea está a por uvas respecto al tema de fronteras"

Las deportaciones, los centros de internamiento… Todo forma parte de un entramado empresarial y no lo van a frenar. También está el negocio de la asistencia humanitaria y la acogida, que se abarata cada vez más. Las organizaciones pujan a la baja para acoger a personas. Son parches y tenemos que hablar de derechos. La solución a las fronteras no va a venir del discurso de izquierdas. Vendrá de las personas migrantes organizadas, de esas familias que denuncian el genocidio, que buscan a sus desaparecidos. La solución vendrá del sur, de donde vienen los migrantes, porque esta no es la Europa de las libertades, sino de las mercancías, es una Europa que está podrida, que quiere y necesita esclavos

La guerra de Siria ha creado refugiados de primera y de segunda ¿Por qué?

No sólo eso, también ha creado la división entre refugiados y mirantes por causas económicas. La convención de Ginebra no tiene en cuenta a los desplazados por el clima, a las poblaciones empobrecidas, y la pobreza es también una violencia por la que la gente se desplaza.

"Siempre estamos dividiendo. Es un sistema de propaganda"

Siempre estamos dividiendo. Es un sistema de propaganda. La realidad es que lo sirios estaban siendo bombardeados y había que diferenciar entre ellos y los otros. En Ceuta y Melilla, es el Ministerio del Interior quien decide quién sale de los CETI. No se sabe en base a qué criterios. Hay marroquíes en los CETI que tardan años en salir de ahí por que España no quiere un efecto llamada. Se pisotean derechos por eso. Si todo es tan arbitrario, si a la oficina de asilo de Melilla sólo pueden llegar los sirios y a la de Ceuta no puede llegar nadie está claro que todo es propaganda, una imagen que impacta en los medios pero que, pasado el tiempo, se olvida.

¿Crees que los europeos somos plenamente conscientes de lo que les ocurre a los migrantes?

Creo que estamos vacunados ante el horror. En el imaginario colectivo construido por los blancos, un negro se muere mucho, se muere joven, sufre mucho todo el timpo. Hace poco los teníamos en los zoos de Inglaterra. Aún tenemos ese imaginario que hace que todo lo que les pasa nos duela menos. Vivimos sobre la construcción de la raza, que no existe. Cuántas veces he visto fotos como la de Aylan, pero de niños negros muertos en nuestras fronteras. Nos afecta menos porque los alejamos de nuestra realidad. No queremos ver.

El caso de la tragedia del Tarajal ha sido reabierto por los tribunales, ¿crees que habrá alguna condena?

Lo espero con toda mi alma. Aun con todo lo que estamos contando de las fronteras, con todos los muertos colgados de las vallas, flotando en el agua, con todos los cuerpos que nunca aparecerán, aún no hemos logrado que ningún tribunal condene a nadie. Cuando un joven muere ahogado en una playa por un bolazo hay que investigar y condenar. Pero hay impunidad de esos militares que, por órdenes políticas, pueden ejercer esa violencia sin que pase nada. Las familias quieren un banquillo de los acusados donde estén sentadas todas las personas que dispararon. Ellos dispararon y alguien dio la orden.

"España tiene poca cultura de reparación. Seguimos teniendo muertos enterrados
en  las cunetas"

Ahora estamos en el momento de búsqueda de testigos, que es lo que más quiere la Audiencia que ha reabierto el caso. Intentamos que vengan las familias de las víctimas de una vez por todas, después de que España les denegara el visado. Pero es que España es un país con poca cultura de reparación. Seguimos teniendo muertos en las cunetas.

Otro lugar de impunidad son los CIE, y el Gobierno ha anunciado la construcción de tres nuevos, ¿qué opinas?

Que es un negocio más. Hay que mover dinero. Se ve muy bien en el sur de Italia, donde ya los llevan empresas privadas, y en centros de refugiados en Alemania también. Se ha denunciado que la mafia del sur de Italia blanquea ahora con estos centros parte del dinero que antes blanqueaba con la recogida de basura. Empresas, negocios… es siempre igual, como las cárceles en EEUU. Esa es su Europa y su siglo XXI.

Casos como el de Samuel, el ‘Aylan de Barbate’, ¿son evitables?

Samuel, Brenda, Veronique… No se tenían que haber muerto. Hay casos que no se pueden evitar y casos que sí. Se dejó de buscar demasiado pronto, no se buscó con los medios adecuados. Había aviones que podían hacer búsquedas en el Estrecho. Pero en el Estrecho, la relación con Marruecos y el control migratorio están por encima del derecho a la salvaguarda de la vida. Son sólo 14 kilómetros, desde la patera nos decían que estaban viendo la costa. Se murieron ahí, al lado. ¿Por qué se para por la tarde una búsqueda de un niño de cuatro años que está en una barca en el mar? Con un niño español nunca se hubiera parado esa búsqueda. Como esas muertas son evitables, tienen responsables.

Te formaste como periodista pero lo dejaste para ser investigadora ¿Crees que los medios hacen bien su trabajo respecto al relato de las migraciones?

Usamos siempre las fuentes oficiales y muy poco las originarias, donde está la noticia. Usamos un lenguaje que fomenta el racismo, la xenofobia, de guerra. Avalancha, asalto, invasión. Ese lenguaje también construye la guerra de las fronteras. Estamos apoyando esa guerra desde los medios, porque los medios tienen dueños y esos dueños tienen vínculos políticos. Es vergonzosa aquella portada del El País de los 30.000 inmigrantes esperando para asaltar la valla de Melilla. Era mentira. Lo decía el CNI, pero nadie fue a verificarlo allí. Los medios han sido un instrumento para justifica esa guerra de las fronteras.

[El teléfono vuelve a sonar. La patera ha sido rescata por Salvamento Marítimo. Iban más de 50 personas a bordo]