Público
Público

Juana Rivas El juicio de Juana Rivas por sustracción de sus hijos se celebrará este jueves en medio de la polémica

La granadina pidió un aplazamiento de la vista por la baja médica de su abogado, José Estanislao, que fue rechazado por la sala, aduciendo que había otro abogado en su equipo. Rivas defiende su derecho a decidir el abogado que la tiene que defender y en el que ha puesto su confianza.

Publicidad
Media: 5
Votos: 1

Juana Rivas, a la salida del Juzgado de Primera Instancia 3 de Granada, tras la vista sobre los posibles daños y perjuicios causados a su expareja y padre de sus hijos, el italiano Franceso Arcuri. EFE/Pepe Torres

El juicio en el que se juzgará a Juana Rivas por la sustracción de sus dos hijos menores está fijado para este jueves en Granada, a pesar de la petición de que se retrasara la vista por motivos de salud de su abogado, José Estanislao, de baja por una lesión en una pierna que le impide acudir a la vista oral, tal como comentó a Público el propio letrado. A pesar de que el forense confirmara la imposibilidad de Estanislao para desplazarse a Granada para el juicio, el juzgado número 1 de esa ciudad emitió una resolución por la que rechaza su suspensión. Según la sala "no ha lugar a la suspensión" por haber otro abogado en el caso, Juan de Dios Ramírez, que la puede representar.

Fuentes cercanas a Rivas, afirman que ésta se reitera en su derecho a elegir su defensa y que el hecho de que haya dos abogados no significa que sean intercambiables, porque cada uno domina distintos aspectos del proceso. De hecho De Dios ha manifestado al juzgado que se ha desvinculado en los últimos tiempos del caso de Rivas, por lo que no tiene tiempo de preparar su defensa en el juicio y que Juana Rivas quiere que la represente Estanislao, abogado en el que tiene depositada su confianza desde que en agosto pasado entregara a sus hijos a su expareja. 

A pesar de que el juez no se ha proninciado sobre esta última comunicación, el entorno de Rivas espera que pueda hacerlo este jueves al inicio de juicio.
Rivas está acusada de dos delitos de sustracción de sus hijos menores, tras protagonizar una huida con ellos para evitar entregarlos a Francesco Arcuri, su expareja, condenado por malos tratos en 2009 y contra el que Rivas había interpuesto otra denuncia por malos tratos continuados en España en julio de 2016. Esta denuncia nunca llegó a tramitarse y quedó archivada en el juzgado hasta que la fiscalía ordenó su traducción y envió a Italia el verano pasado.

Tal como informa Europa Press, quién sí se ha pronunciado sobre esto es la Fiscalía, que en un escrito remitido al Juzgado este mismo jueves, se opone a la suspensión solicitada por la defensa de Juana Rivas por entender que ambos letrados fueron "indistintamente" designados para su defensa. Agrega que "no consta" resolución alguna por la que se tenga por expresamente apartado del procedimiento" a Juan de Dios Ramírez.

Pese a todo ello, "en aras de salvaguardar los derechos e intereses de todas las partes" y para "evitar indefensiones" y futuras "nulidades", pide que si finalmente se decidiera suspender el juicio se realice "un nuevo señalamiento inmediato para la próxima semana" por entender que es un periodo "razonable" para la preparación de la defensa.

La acusación particular, ejercida por su expareja Arcuri, reclama para Rivas cinco años de prisión (por dos casos de sustracción de menores), así como ocho años de inhabilitación para ejercer la patria potestad. Por daños materiales y morales, le exige, también, una indemnización de 30.000 euros.

Juicio en Italia

Durante los últimos dos meses, Rivas ha estado residiendo en Cerdeña, donde tenía lugar el juicio por la guardia y custodia de sus hijos menores de 4 y 12 años. La frecuencia de las pruebas periciales (varias veces a la semana) obligó a la madre de Maracena a desplazarse de forma continuada a la ciudad italiana para poder acudir al juzgado. Una vez terminada la fase pericial que requería su presencia, Rivas ha regresado a España. El lunes pasado su hijo mayor fue entrevistado por la perito oficial del juzgado de Carloforte, aunque fuentes del entorno de Rivas afirman no haber tenido ningún conocimiento sobre el contenido de la entrevista.

Esta miércoles fue el turno de las peritos y psicólogas italianas que hacen el seguimiento de los menores. El ultimo paso del proceso, será una entrevista por videoconferencia con la profesora que el hijo mayor de Rivas tuvo en Granada, así como con la directora del centro municipal de atención de la mujer de Maracena, Francisca Granados, aunque la fecha aún no está cerrada. 

Lo que dilucida el juzgado Italiano, es el nivel de idoneidad de Rivas y Arcuri para acceder a la patria potestad y la custodia de los menores. Se trata de un juicio civil en el que no se trata el tema de los malos tratos o la denuncia presentada por Rivas en España en en 2016 que fue enviada a Italia, pero que el juzgado italiano decidió no unirlo a este juicio. De hecho para que se tenga en cuenta el historial de malos tratos relatados por Rivas en la denuncia que presentó en España, se exige la puesta en marcha de un nuevo juicio por la vía penal, cosa que contradice los tratados internacionales firmados por el país vecino, como el Convenio de Estambul.

El colegio de abogados de Ganada recurre el archivo

El pasado día siete de junio, el juzgado número 3 de Granada archivó la denuncia que presentó el Colegio de Abogados de esa ciudad contra Francisca Granados, asesora de Juana Rivas y directora del centro Municipal de la Mujer de Maracena. En ella la acusaban de un delito de intrusismo profesional, al haber asesorado a Juana Rivas. Granados, licenciada en derecho y profesora de derecho en la Universidad de Granada, ha afirmado hasta la saciedad que su labor se circunscribió al asesoramiento dentro de sus funciones en el Centro Municipal de la Mujer y que nunca ejerció como abogada de Juana Rivas. La jueza le dio la razón, determinando que no existe "indicio alguno" que indique que Granados haya cometido ningún delito. De hecho en el archivo de la denuncia da un tirón de orejas al Colegio de Abogados afirmando que la legitimación no supone un título oficial, "al menos en su configuración actual".

A pesar de este rotunda interpretación, el Colegio de Abogados de Granada ha presentado este jueves un escrito recurriendo el archivo de la causa