Publicado: 09.10.2015 19:34 |Actualizado: 10.10.2015 14:12

La jueza envía a prisión al presunto asesino de Eva Blanco

Ahmed Cheld, de 52 años de edad, español de origen marroquí, fue detenido el pasado 1 de octubre en localidad francesa de Pierrefontaine Les Varans y hoy ha sido entregado a las autoridades españolas.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
El presunto autor del asesinato de Eva Blanco es trasladado por la varios agentes a la Comandancia de la Guardia Civil de Madrid, en Tres Cantos. EFE/CHEMA MOYA

El presunto autor del asesinato de Eva Blanco es trasladado por la varios agentes a la Comandancia de la Guardia Civil de Madrid, en Tres Cantos. EFE/CHEMA MOYA

TORREJÓN DE ARDOZ (MADRID).- La magistrada titular del Juzgado de Instrucción número 4 de Torrejón de Ardoz ha decretado prisión provisional, comunicada y sin fianza para Ahmed Cheld, el presunto autor del asesinato de Eva Blanco, cometido en Algete (Madrid) en 1997.

Fuentes jurídicas han informado de que la jueza imputa delitos de asesinato, agresión sexual y detención ilegal al acusado, que se ha negado a declarar, si bien ha consentido que se le practicara una prueba de ADN para cotejarlo con el de su hermano.



El perfil genético de su hermano fue determinante en la investigación, pues arrojó un alto nivel de coincidencia con el extraído de una muestra tomada en el cuerpo de Eva Blanco, encontrado en la cuneta de una carretera próxima a Algete el 20 de abril de 1997.

Gracias a esa línea de investigación se llegó a Ahmed Cheld, de 52 años de edad, español de origen marroquí, que fue detenido el pasado 1 de octubre en localidad francesa de Pierrefontaine Les Varans y este viernes ha sido entregado a las autoridades españolas.

El detenido ha llegado este viernes a España en un avión de la Guardia Civil custodiado por agentes de este Cuerpo.

El detenido ha llegado este viernes a España en un avión de la Guardia Civil custodiado por agentes de este Cuerpo. Tras aterrizar en la base aérea de Torrejón de Ardoz ha sido trasladado a la Comandancia del instituto armado en Tres Cantos (Madrid), donde se le ha realizado la reseña policial.

Ha pasado buena parte del viaje durmiendo y en la Comandancia de Tres Cantos, donde se le ha trasladado para realizarle la reseña policial, ha almorzado agua, zumo, leche condensada, galletas y barritas energéticas, han informado fuentes de la investigación.

Posteriormente ha sido conducido al Juzgado de Instrucción de Torrejón que instruye el caso, al que ha llegado cerca de las 16.50 horas al Juzgado en un furgón de la Guardia Civil y donde le esperaban unas setenta personas que le han insultado e increpado con gritos de "asesino".

Un número parecido de personas ha esperado a que terminara el trámite judicial para volver a increpar al detenido, que ha sido entregado a España en un tiempo récord de sólo ocho días en virtud de la Orden Europea de Detención y Entrega.

Al término de la declaración ante la jueza, en la que ha sido asistido por un abogado del turno de oficio, ha sido conducido por los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado al centro penitenciario de Soto del Real.

El preso intentó suicidarse en la cárcel francesa en la que se encontraba detenido al herirse en el cuello

Durante los días previos a la entrega, el preso intentó suicidarse en la cárcel francesa en la que se encontraba detenido al herirse en el cuello, pero la intervención de los agentes del orden galos evitó que lo consumara.

El traslado a España ha corrido a cargo de los agentes del Grupo de Homicidios del instituto armado, el mismo que ha investigado lo ocurrido durante 18 años hasta que finalmente dio con la prueba que permitió deshacer la madeja en que se había convertido el caso.

La clave de la investigación fue el análisis genético de la muestra encontrada en el cuerpo de Eva Blanco que se hizo en el Instituto de Ciencias Forenses de la Facultad de Medicina de la Universidad de Santiago de Compostela en 2013 y que fue entregado a la Guardia Civil en enero de 2014.

Ese informe, que se pudo practicar gracias a los avances en genética forense, permitió identificar un centenar de marcadores genéticos y concluir que la muestra de ADN correspondía a un varón de origen norteafricano.

Con ese dato, la Guardia Civil analizó el censo de Algete entre 1995 y 1999 y acotó la investigación sobre 300 personas, a las que buscó en diferentes puntos de España. La muestra 90 fue la determinante.

Aunque no coincidía al cien por cien, permitió localizar en el propio Algete al hermano del presunto asesino y a partir de ahí organizar la búsqueda de todos los descendientes de la rama paterna de esa familia.

De ese modo, se llegó a la localidad francesa y se localizó a A.C.G., quien había salido de España en 1999, precisamente el año en que se intentó sin éxito hacer una recogida masiva de muestras de ADN entre los hombres de Algete, una iniciativa que desechó la anterior instructora del caso.