Publicado: 13.11.2015 13:43 |Actualizado: 13.11.2015 13:43

Lluvia de basura espacial, algo más frecuente de lo que se piensa

El director general de Elecnor Deimos, Miguel Belló, ha explicado que "lo raro es lo que ha pasado en Murcia porque normalmente el 99,9% de los objetos se desintegran antes de llegar a la Tierra".

Publicidad
Media: 2
Votos: 1
Comentarios:
La Guarcia Civil carga el objeto aeroespacial en el maletero de un vehículo policial. /EFE

La Guardia Civil carga el objeto aeroespacial en el maletero de un vehículo policial.- EFE

MADRID.- Más de 600.000 objetos de menos de diez centímetros y unos 20.000 de mayor tamaño orbitan en el espacio, son restos de satélites y cohetes que ponen en riesgo las misiones espaciales y que cada semana caen sobre la Tierra, aunque en el 99,9% de los casos se desintegran al entrar en la atmósfera.

Precisamente, lo raro es lo que ha ocurrido en los últimos días en Alicante y Murcia, donde esta misma semana se han encontrado restos de chatarra espacial procedentes de algún satélite o cohete. El último de ellos apareció hace pocos días en un campo agrícola de Elda (Alicante). Era una pieza metálica de cuatro metros de longitud parcialmente calcinada.



El objeto, estudiado por expertos en navegación aérea, tenía los bordes metálicos deteriorados por el impacto contra el suelo y fue hallado en las Barrancadas, un término municipal no muy distante de Mula y Calasparra, en Murcia, donde en los últimos diez días también se han encontrado más restos de chatarra espacial.

Pero ¿hasta qué punto es normal esta lluvia de chatarra? y, sobre todo, ¿es peligrosa?. El director general de Elecnor Deimos, Miguel Belló, ha explicado que actualmente hay unos 17.000 objetos de más de diez centímetros orbitando la Tierra .

Antes o después, todos ellos atravesarán la atmósfera terrestre porque "lo que se pone en órbita baja, es frenado por la atmósfera hasta que cae. De hecho, todas las semanas caen objetos pero casi todos se desintegran, salvo los que están hechos con material refractario, nuclear o los grandes acoplamientos".

"Sabemos más o menos dónde van a caer, y cuándo lo van a hacer, pero nunca se alerta a nadie porque en el 99,9% de los casos se desintegran".

El seguimiento que se hace de todos estos objetos es intenso: "sabemos más o menos dónde van a caer, y cuándo lo van a hacer, pero nunca se alerta a nadie porque en el 99,9% de los casos se desintegran. De hecho, lo que ha pasado en Murcia es raro. Lo normal es que las piezas de basura se desintegren al entrar en contacto con la atmósfera", explica el responsable de esta empresa.

Elecnor Deimos forma parte del Space Survillance Tracking (SST), un programa diseñado para localizar y supervisar la trayectoria de los desechos espaciales y alertar a los operadores de satélites y a las administraciones públicas de los riesgos de una posible colisión, así como de las llamadas 're-entradas no controladas'.

Sistemas como este han hecho posible que nunca se haya registrado ningún accidente o herido desde que hay satélites en órbita. De hecho, "hay más probabilidades de que te caiga un rayo que sufrir una accidente causado por basura espacial", asegura Belló.

Los que, por el contrario, sí corren riesgos son los astronautas y las misiones porque "a 25.000 kilómetros por hora, una partícula de pintura puede matar porque perfora el traje", aunque el mayor peligro lo corren los satélites.

"Nosotros tenemos dos operando: el Deimos I y Deimos II, tenemos que maniobrar cada cierto tiempo para evitar chocar con basura espacial" y se han perdido misiones espaciales por esta causa".

Sin embargo, insiste Belló, "el riesgo de colisión con la Tierra es muy bajo. Sólo hay dos antecedentes en la historia que pudieron crear problemas, la caída en los años 1970 de parte de un cohete Cosmos, cargado con energía nuclear, y otro en los Ándes, aunque en ambos casos cayeron en áreas despobladas", recuerda.

De hecho, "tenemos a nuestro favor que tres cuartas partes de la Tierra son agua y que sólo el uno por ciento de los continentes está poblado, lo que significa que hay una gran probabilidad de que no ocurra nada", asegura Belló.