Público
Público

Morgan Freeman se disculpa tras las acusaciones de acoso sexual

El actor ha emitido un comunicado en el que expresa sus disculpas por hacer que esas mujeres se sintieran "incómodas".

Publicidad
Media: 5
Votos: 3

El actor estadounidense Morgan Freeman en la ceremonia de los Screen Actors Guild Awards en Los Ángeles, California. EFE/Archivo

Tras el testimonio de ocho mujeres que aseguraban que Morgan Freeman las había acosado sexualmente o, en otros casos, molestado con comentarios inapropiados de carácter sexual en el entorno de trabajo, el conocido actor estadounidense ha emitido un comunicado en el que expresa sus disculpas por hacer que esas mujeres se sintieran "incómodas".

"Cualquiera que me conozca o haya trabajado conmigo sabe que no soy alguien que ofendería de manera intencionada o haría que alguien sintiera incómodo a sabiendas", explicó Freeman en su declaración. "Me disculpo con cualquiera que se haya sentido incómoda o faltada al respeto; esa nunca fue mi intención".

La información publicada por CNN recogió el testimonio de dos mujeres que alegaron que Freeman, de 80 años, las tocó de manera inapropiada. Una de ellas, asistente de producción, comentó que el actor intentó levantar su falda repetidamente durante su encuentro.

En total, 16 personas prestaron su testimonio a CNN para hablar de Freeman. La mitad afirmaron haber sido objeto de acoso sexual o conducta inapropiada por parte del intérprete, mientras que las otras ocho aseguraron haber sido testigos de dichas malas conductas.

Esta investigación comenzó hace más de un año, cuando la reportera especializada en entretenimiento de CNN, Chloe Melas, aseguró que Freeman le había estrechado la mano, sin soltarla y mientras la miraba de arriba a abajo, hasta que terminó diciéndole: "You are ripe", que traducido sería algo así como "estás madura". Tras su encuentro, Melas comenzó a investigar si otras mujeres habían experimentado un trato similar.

Las mujeres que compartieron sus experiencias habían trabajado con el actor tanto los sets de sus películas como en su propia productora, Revelations Entertainment. Aseguraron que, con el paso del tiempo y a la vista de los hechos, comenzaron a vestir de forma más recatada para evitar que Freeman profiriera comentarios inapropiados acerca de sus cuerpos o su manera de vestir. Además, confesaron que no lo denunciaron antes por miedo a perder sus trabajos al tratarse de una figura poderosa en Hollywood.