Público
Público

Maltrato animal Nueve caballos y un buey mueren por agotamiento y estrés en la romería del Rocío

Durante estas fiestas se utilizan más de 20.000 animales que, en la mayoría de los casos, son sometidos a condiciones muy duras. En 2016 murieron 13 equinos y más de 200 tuvieron que ser atendidos.

Publicidad
Media: 4.83
Votos: 6
Comentarios:

Imagen de la romería del Rocío de este año / EFE

Nueve caballos y un buey han muerto en la primera jornada de la romería del Rocío, según han informado los veterinarios del Plan Romero, un dispositivo que vela por la seguridad de la romería del Rocío. 

Los veterinarios, a través de un comunicado, han señalado que tras la llegada de las últimas hermandades y romeros a la aldea, se incrementó la actividad y las asistencias veterinarias y el servicio de bienestar animal, dependiente de la Consejería de Agricultura y Pesca.

El 23 % de las incidencias está relacionado con patologías dermatológicas-alérgicas, el 9,34 % con traumatismos, y el 8,5 con procesos cardiocirculatorios.

En 2016, fallecieron 13 equinos y más de 200 tuvieron que ser atendidos por voluntarios, explica Pacma en su página web.

Más de 20.000 animales

Según denuncia el partido animalista, durante las fiestas del Rocío se utilizan más de 20.000 animales que, en la mayoría de los casos, son sometidos a condiciones muy duras, que producen situaciones de agotamiento y estrés.

Además, muchos de los animales que van a las romerías son alquilados por gente inexperta que obliga a los equinos a llevar más carga de la que pueden soportar y que no les proporcionan los cuidados necesarios, como agua, comida y descanso.

Tal y como explica Pacma, las altas temperaturas y el sobrepeso que soportan les ocasionan lesiones que van desde úlceras hasta dolor intenso en los cuartos o parálisis irreversible. Las heridas por serreta, un instrumento de hierro dentado que se coloca sobre el hocico de los equinos, o el uso de aperos les produce heridas y rozaduras muy dolorosas. Sumadas a las lesiones físicas el gentío provoca a estos animales un estrés máximo, algo que es muy problemático en caballos, burros y mulos, que son altamente sensibles y asustadizos.