Público
Público

Un Puigdemont guillotinado en una chirigota, primera polémica carnavalera

Varios medios y las redes sociales llaman la atención sobre la escena, al entender que en ella el odio se ha camuflado a través del humor.

Publicidad
Media: 3.50
Votos: 2
Comentarios:

La chirigota "La familia Verdurgo" durante su participación en el Concurso Oficial de Agrupaciones Carnavalescas (COAC), en el Gran Teatro Falla de Cádiz. EFE/Román Ríos

La irreverencia de las chirigotas gaditanas no ha tardado este año en provocar polémica, después de que una de ellas llevara a la guillotina al expresidente catalán Carles Puigdemont en pleno escenario del Gran Teatro Falla, donde se desarrolla el Concurso Oficial de Agrupaciones Carnavalescas 2018.

La escena la protagonizó la chirigota de Chiclana de la Frontera La familia Verdugo, que actuó el pasado martes, en la primera sesión de la fase de preliminares del COAC 2018.

Ya se esperaba que el procés catalán y sus protagonistas fueran el blanco preferido del humor y las sátiras de las agrupaciones en este concurso, que cada año se convierte a golpe de copla en un singular y descarnado repaso a la actualidad y a sus principales personajes.

Carles Puigdemont no ha tardado en salir en las tablas del Falla, en la actuación de una chirigota que ha suscitado diversas polémicas y críticas reflejadas en algunos medios de comunicación catalanes y en las redes sociales y que han cuestionado las diferentes varas de medir la impunidad del humor.

En ella, tras poner bajo la guillotina a los Reyes Magos al inicio de su presentación, los verdugos de la chirigota llamaron a un Carles Puigdemont condenado por "alta traición" "No sabemos si cortarle la cabeza o mandarle a pelar", cantaron los verdugos mientras el personaje de Puigdemont, con las manos y el cuello metido en la guillotina, pedía perdón a ritmo de la canción Devuélveme la vida, de Antonio Orozco.

"Pido perdón por haber celebrado un referéndum. Pido perdón por las urnas que allí coloqué. En realidad eran cajas de ropa de invierno, pero es que allí es ver las cajas y echar un papel", continuaba la actuación. Uno de los verdugos le preguntaba entonces al público "¿Le perdonamos la vida a Puigdemont, sí o no?" a lo que, los espectadores del Falla, siempre prestos a seguir las sornas de las agrupaciones, contestan mayoritariamente que no.

"La sentencia es bastante clara, son las cosas de la democracia", finaliza el polémico pupurrí de esta chirigota de verdugos que también se ha llevado críticas por cantar en otro momento que a una mujer condenada por ser infiel "en vez de con el hacha la mate con el garrote".

Acostumbrados a que el humor de las coplas carnavaleras se suelte sin límites contra todo tipo de políticos, la escena de la guillotina de Carles Puigdemont no ha suscitado mayor revuelo en Cádiz.

Sin embargo, varios medios y tuiteros ha llamado la atención sobre la escena, al entender, como decía un titular, que en ella el odio se ha camuflado a través del humor.

"Después pones cuatro tonterías en Twitter, cantas una canción o tiras por el balcón un ninot y vas a la prisión" o "esto sería delito de odio? o sólo funciona si es desde Catalunya? Pq a Toni Albà por mucho menos lo habéis empapelado", dicen algunos de los comentarios vertidos en esta red social críticos con la parodia de la chirigota.

La polémica ha llevado a Pedro Ignacio Altamirano, coordinador de Somos Andaluces, un partido de corte nacionalista andaluz, a remitir a los medios un artículo con el que quiere "mitigar un poco el choque" de la polémica copla "y avisar que esto tan sólo es Carnaval".

"El Carnaval es la fiesta más heterodoxa, más rebelde, menos convencional y Cádiz lo lleva escenificando muchos años. Durante los últimos ochenta, no hay alcalde, alcaldesa, jerifalte de la Junta o cualquier otro ser humano que haya destacado aunque sea momentáneamente, que no haya sido "escaldado" por las letras de las agrupaciones carnavalescas", explica.

Al margen de esta copla, las ansias independentistas y los protagonistas de la actualidad catalana han sido una de las fuentes inspiradoras más activas en lo que va de concurso del Falla.

Entre otras, la comparsa La sonrisa de Dios se burló en uno de sus cuplés de la mirada de Oriol Junqueras, al que bautizó como "hermano secreto de Leticia Sabater" y la llamada Este gitano está majara le cantó un cuplé a un divorcio que duró "los dos minutos que duró la independencia a Cataluña".

La líder de Ciudadanos en Cataluña, Inés Arrimadas, ya se ha llevado también alguna letra, de corte machista, bromeando con su apellido y las posibilidades de "arrimarse a Arrimadas".

El acoso escolar sufrido por el hijo de un guardia civil destinado en Cataluña y la obsesión de colocar banderas en los balcones han sido otras de las cuestiones mencionadas en las primeras coplas carnavaleras. 

DISPLAY CONNECTORS, SL.