Publicado: 28.12.2015 08:52 |Actualizado: 28.12.2015 08:52

Resumen: París cerró en 2015 el primer acuerdo mundial contra el cambio climático

Después de 13 días de intensas negociaciones, 195 países y la Unión Europea se comprometieron a avanzar juntos hacia una economía baja en carbono.

Publicidad
Media: 4
Votos: 1
Comentarios:
Protestas frente a la Torre Eiffel en el día final de la Cumbre del Clima en París. REUTERS

Protestas frente a la Torre Eiffel en el día final de la Cumbre del Clima en París. REUTERS

PARÍS.- El año 2015 se cerró con la aprobación en París del primer acuerdo contra el cambio climático, en el que 195 países y la Unión Europea (UE) se comprometieron a avanzar juntos hacia una economía baja en carbono.

El primer pacto universal contra el calentamiento, que ha costado dos décadas de cumbres del clima y celebró su recta final entre el 30 de noviembre y el 12 de diciembre en la capital francesa, aspira a limitar por debajo de los dos grados el aumento de la temperatura media a finales de siglo respecto a los valores preindustriales.

La capacidad diplomática de Francia y el impulso de países como Estados Unidos, China, la India o Alemania, que consideraron que el combate afecta a todas las políticas y al modelo de desarrollo en su conjunto, permitieron superar el fracaso de la conferencia de Copenhague en 2009.



Satisfacción y lágrimas pusieron fin a 13 días intensos de negociaciones, que derivaron en un pacto vinculante a medias, que ha sido visto también como insuficiente porque no contempla sanciones y la mayor parte de las responsabilidades exigidas no están sujetas a cumplimiento legal.

Para no sobrepasar los dos grados en 2100 y acercarse a la voluntad de que esa cifra se reduzca a los 1,5 grados, recoge los compromisos entregados ya por 187 de los 195 países que integran la Convención de cambio climático de Naciones Unidas, y establece dispositivos de revisión y actualización de las contribuciones.

El ministro francés de Exteriores, Laurent Fabius, artífice de la superación de las disensiones, cree que la presión nacional e internacional y los efectos sobre la reputación de quien no cumpla lo previsto obligarán a los países a estar a la altura de las expectativas.

Según lo establecido, el acuerdo entrará en vigor en 2020 y por él las naciones se comprometen a que las emisiones de gases con efecto invernadero toquen techo "tan pronto como sea posible".

Los firmantes se comprometen a lograr en la segunda mitad de siglo un equilibrio entre los gases emitidos y los que pueden ser absorbidos por el planeta, y aquellos desarrollados se ven obligados a movilizar a partir de 2020 al menos 100.000 millones de dólares anuales para apoyar la mitigación y adaptación al calentamiento.

El oso polar gigante de Greenpeace, en la Conferencia Mundial de Cambio Climático, en París. REUTERS/Jacky Naegelen

El oso polar gigante de Greenpeace, en la Conferencia Mundial de Cambio Climático, en París. REUTERS/Jacky Naegelen

La financiación, la diferenciación entre países desarrollados y en desarrollo y su ambición fueron los principales escollos de la negociación, que retrasó un día la aprobación del acuerdo y que estará en marcha cuando lo hayan ratificado un mínimo de 55 partes, que sumen en total el 55 % de las emisiones globales.

Las organizaciones ecologistas consideran que este pacto marca "el fin de los combustibles fósiles" y supone un histórico punto de inflexión, pero advierten de que carece de todas las herramientas necesarias para luchar con eficacia" contra el calentamiento.

Cerrado un mes después de los atentados terroristas de París, y con la presencia en su inicio de un número sin precedentes de jefes de Estado y de Gobierno, sus carencias no evitan que sea visto, según el comisario europeo de Acción por el Clima y Energía, Miguel Arias Cañete, como un "tremendo logro colectivo".

La sede de la ONU en Nueva York será el próximo 22 de abril escenario de la ceremonia de adopción oficial, tras la que solo quedará mantener la movilización y presión conjunta y comenzar a trabajar para implementarlo.