Publicado: 26.12.2015 12:55 |Actualizado: 26.12.2015 12:55

La rutina es "el enemigo número uno" del sexo

Los sexólogos recomiendan "cambiar el guión" para mantener el erotismo en estas fechas, ya sea el lugar o la vestimenta, y "negociar" mucho con la pareja sobre cuestiones como las cenas familiares para evitar conflictos.

Publicidad
Media: 2
Votos: 1
Comentarios:
La rutina es "el enemigo número uno" del sexo

La rutina es "el enemigo número uno" del sexo.

La rutina es "el enemigo número uno" del sexo, y por eso los sexólogos recomiendan "cambiar el guión" para mantener el erotismo en estas fechas, ya sea el lugar o la vestimenta, y "negociar" mucho con la pareja sobre cuestiones como las cenas familiares para evitar conflictos.

El ocio es un aliado de las relaciones sexuales, y la Navidad es una época en la que muchas personas disponen de más tiempo libre, por lo que es un elemento que favorece la sexualidad, ha declarado a Efe el presidente de la Academia Internacional de Sexología Médica (AISM), Francisco Cabello.

De otro lado, los encuentros con la familia suelen dificultar las relaciones, "primero porque no queda tiempo, y segundo porque el contexto no facilita lo erótico", ha apuntado. Al igual que ocurre tras otros periodos vacacionales, después de las fiestas navideñas aumentan las consultas por problemas de pareja porque no se cumplen las expectativas que se tenían para esas fechas y, al haber compartido mucho tiempo, aparecen conflictos de comunicación.



La pasión-intimidad y las intromisiones familiares son las principales causas de conflicto en pareja

De hecho, la pasión-intimidad y las intromisiones familiares son las principales causas de conflicto en pareja, y la Navidad, plagada de encuentros con la familia, es un momento "proclive" a estos problemas. Ante la falta de deseo, o simplemente para mantener viva la llama, una de las recomendaciones es la "terapia de los guiones", que pasa por modificar la imagen, el atuendo o el lugar, y aquí se enmarcan las escapadas a otras ciudades.

Aunque las fiestas pueden ayudar en la sexualidad, no lo hacen las comidas copiosas ni los excesos en el alcohol, que "desde luego dificultan" las relaciones, según Cabello, fundador del Instituto Andaluz de Sexología. En este sentido, ha aludido a una diferencia entre sexos, ya que un estudio señala que en las mujeres hasta tres copitas de licor propician el erotismo y la respuesta sexual, mientras que en los hombres una ingesta similar favorece el erotismo, pero no la respuesta.

Como esquivar las cenas y el alcohol estas fechas es una ardua tarea, el sexólogo aconseja invertir el orden habitual, y en lugar de "ducharse, arreglarse, cenar, beber y luego intentar tener sexo", que las parejas empiecen por lo último y después, "para celebrar lo bien que les ha salido, se den una cena", porque "con el estómago lleno no es lo mismo". ¿Y qué pasa entonces con los alimentos afrodisíacos? Según el experto, siempre se ha dicho que las comidas con más contenido proteico y de origen animal son más proclives al sexo, pero en la práctica diaria no hoy constancia científica de que haya alimentos que lo sean.

"Si tomamos champán y ostras, por el contenido mediático lo asociamos más a una situación erótica respecto a un potaje de lentejas"

"Si tomamos champán y ostras, por el contenido mediático lo asociamos más a una situación erótica respecto a un potaje de lentejas", pero se debe a un trasfondo "educacional" y está más relacionado con lo aprendido que con la química de la alimentación, ha asegurado. En todo lo relacionado con el deseo sexual hay muchos tópicos y literatura, según Cabello, que ha apuntado que hay un 14 por ciento de hombres que tienen el deseo sexual hipoactivo, que "nunca encuentran el momento de ponerse", pese a que la fama se la llevan más las mujeres en este terreno.

Y por edades, hay personas de 70 años con una sexualidad "estupenda", mientras que otras de 18 la tienen "muy poco frecuente y mala", ha señalado el sexólogo, que ha admitido que, conforme se envejece, "la velocidad de crucero es distinta". Para disfrutar de la sexualidad en Navidad también hay que moderarse en el uso de los dispositivos móviles, porque teléfonos y tabletas pueden activar impulsos gracias a los mensajes eróticos y material pornográfico, pero, si no se usan en la justa medida, al final distraen de los "estímulos reales", ha concluido.

lea también...