Publicado: 26.07.2016 11:59 |Actualizado: 26.07.2016 11:59

Sanidad eleva a 190 los casos de Zika confirmados en España

Todos ellos son importados de personas procedentes o que habían visitado países afectados, salvo el caso autóctono de transmisión por vía sexual detectado hace unas semanas en la Comunidad de Madrid.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
El mosquito Aedes aegypti, responsable de la transmisión del virus del dengue y del Zika. / James Gathany

El mosquito Aedes aegypti, responsable de la transmisión del virus del dengue y del Zika. / James Gathany

MADRID-. El Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad ha elevado a 190 el número de casos de infección por Zika confirmados en España, nueve más que los 181 registrados hasta la semana pasada. De ellos, 26 son mujeres que estaban embarazadas en el momento de la toma de muestras, dos más que la semana anterior.

Según el último informe de la Red Nacional de Vigilancia Epidemiológica, todos son casos importados, en personas procedentes o que habían visitado países afectados, salvo el caso autóctono de transmisión por vía sexual detectado hace unas semanas en la Comunidad de Madrid.



En total se han detectado 63 casos en Catalunya, 52 en Madrid, 14 en Aragón, 11 en Castilla y León, 7 en Galicia, 7 en la Comunidad Valenciana, 7 en Andalucía, 6 en La Rioja, 5 en Navarra, 5 en Baleares, 4 en Canarias, 4 en el País Vasco, 2 en Asturias, 2 en Murcia y uno en Castilla la Mancha.

Además, 26 de estos casos confirmados son mujeres que estaban embarazadas en el momento de la toma de las muestras, si bien Sanidad no especifica a qué comunidades pertenecen.

Hasta el momento se han detectado dos casos de malformación fetal asociadas a estas infecciones, según el último informe 'Evaluación Rápida del Riesgo de transmisión de enfermedad por el virus Zika en España' elaborado por el Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, entre los que se encuentra el bebé nacido este lunes en Barcelona, cuyo estado de salud no reviste gravedad.

Se trata del primer niño nacido en Europa con microcefalia asociada al virus Zika, según reconocieron representantes de la Agencia de Salud Pública de Catalunya y del Hospital Vall d'Hebrón de Barcelona donde nació el bebé.

En el otro caso registrado, la madre solicitó la interrupción voluntaria de la gestación después de que se detectaran malformaciones fetales en el segundo trimestre del embarazo.

Protocolo de vigilancia

Ante la epidemia por virus Zika en la Región de las Américas, el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, en colaboración con el Instituto de Salud Carlos III y las comunidades autónomas, ha establecido una vigilancia de casos importados de enfermedad por virus Zika.

Asimismo, a primeros de año el Ministerio y los gobiernos autonómicos acordaron en la Comisión de Salud Pública del Sistema Nacional de Salud (SNS) la aprobación de un protocolo de vigilancia epidemiológica del Zika y un plan de preparación y respuesta para éstas y otras enfermedades transmitidas por mosquitos, que en abril fue ratificado en el Consejo Interterritorial.

Entre otras cuestiones, se recomienda a cualquier persona que haya estado en alguna zona en la que exista el virus posponer ocho semanas desde su regreso las relaciones sexuales sin protección con mujeres que estén embarazadas o tengan intención de serlo, para evitar un posible contagio a través del semen y dado el posible riesgo de microcefalia fetal que todavía no se ha confirmado.

Las mujeres embarazadas que hayan viajado a países de riesgo por virus Zika se someterán a análisis de sangre y orina si al regresar a España presentan alguna sintomatología indicativa de la infección, según el protocolo de seguimiento acordado con la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO).

Y en caso de confirmarse la presencia del virus, se realizarán ecografías seriadas para controlar el crecimiento y, sobre todo, la morfología fetal cada dos semanas, siendo imprescindible el concurso de obstetras avanzados en el diagnóstico ecográfico prenatal y en la sospecha diagnóstica de infección fetal.