Público
Público

6.000 coches menos en la Gran Vía

La delegada de Movilidad del Ayuntamiento de Madrid, Inés Sabanés, asegura que el mensaje de concienciación ha calado en la ciudadanía al reducirse el tráfico en las zonas limitadas por las APR (Áreas de Prioridad Residencial) en el centro de la capital

Publicidad
Media: 5
Votos: 2
Comentarios:

Tráfico en la Gran Vía de Madrid el pasado sábado. / VÍCTOR GONZÁLEZ (EFE)

MADRID.- Alrededor de 6.000 vehículos menos han acudido a las zonas limitadas por las APR (Áreas de Prioridad Residencial) en el centro de Madrid, donde desde el pasado viernes están cerradas al tráfico privado la Gran Vía y las calles Mayor y Atocha.

Este dato significa, para la delegada de Medio Ambiente y Movilidad del Ayuntamiento de Madrid, Inés Sabanés, que el mensaje de concienciación ha llegado a la ciudadanía al reducirse el tráfico hacia el centro.

Además, Sabanés, que ha valorado la puesta en marcha de la medida como "positiva" al haber "buena ocupación peatonal" y "fluidez en el resto de arterias afectadas", ha recordado que el Ayuntamiento evaluará continuamente el dispositivo.

Una de las áreas en las que se está trabajando es en la de carga y descarga, que con el nuevo dispositivo sólo se puede realizar entre las 23.00 y las 11.00, aunque esta medida se está negociando en estos momentos en una reunión de la Dirección General de Movilidad.

En la primera mañana laborable desde que se ha puesto en marcha este dispositivo, se ha vivido un incremento de la intensidad del tráfico por lo que el Consistorio lo ha desviado a la circunvalación de la M-30, según ha detallado la edil de Ahora Madrid a los medios de comunicación.

Para Sabanés es un "dato positivo" el incremento del tráfico en la M-30 porque ésta se creó precisamente con el objetivo de "evitar el cruce del tráfico de paso por las arterias principales de la ciudad" y ha señalado que la M-30 absorbe el tráfico urbano mientras que para el tráfico metropolitano están la M-40 y la M-45.

Las limitaciones se extenderán hasta el 11 de diciembre, para después volverse a establecer entre el 15 y el 17 de diciembre y ponerse en marcha de nuevo entre el 23 de diciembre y el 8 de enero.

Preguntada por las afirmaciones sobre que los cortes de tráfico "destrozarán las navidades" hechas hoy por la portavoz del PP en el Ayuntamiento, Esperanza Aguirre, Sabanés ha señalado que "la oposición cumple su papel" y que "es sabido" que el modelo de movilidad de Aguirre no coincide con el de Ahora Madrid.

"Hay una serie de preguntas, instrucciones y seguimiento continuo de interpretación también del propio decreto" por parte de los agentes de movilidad, ha asegurado Sabanés que ante las denuncias de que los autobuses discrecionales no pueden superar los controles ha afirmado que "puede que haya habido algún desajuste" pero que sí están autorizados a acceder a zonas determinadas y hoteles.

Además, Sabanés ha negado que existan consecuencias negativas para los comerciantes y hosteleros de la zona centro pues, a su juicio, el comercio se beneficia de la medida porque una mayor amplitud de espacio supone "espacios más agradables para disfrutar" y más peatones en las calles.

Preguntada sobre las cancelaciones que según los hosteleros provocan los cortes de tráfico al no saber indicar cómo acceder al centro, Sabanés cree que la incertidumbre fue mayor el año pasado cuando había "cortes cada vez que se saturaba".

"Al Metro lo que es del Metro y al Ayuntamiento lo que es del Ayuntamiento", ha contestado la delegada de Medio Ambiente preguntada por el refuerzo del suburbano y ha afirmado que si se cumple el refuerzo del 50 % de la red está garantizado el acceso en transporte público y que si no pedirá que se mejore el servicio.

Sobre las pérdidas de los aparcamientos, cifradas por Aguirre en 10.000 euros al día, ha considerado que son "una valoración improvisada" ya que hay acceso a todos los aparcamientos y sólo se restringe el acceso cuando se saturan.