Público
Público

Violencia machista María Salmerón gana tras una década la primera batalla judicial a su maltratador

El recurso presentado ante el Tribunal Supremo por la asociación de su exmarido no ha prosperado para invalidar el indulto concedido por el Consejo de Ministros a esta víctima de violencia machista en febrero de 2016. Casi una década después de estar en los tribunales, Salmerón sigue luchando para demostrar el motivo que la llevó a suspender el régimen de visitas de la hija que tienen en común. La batalla ha superado ya más de una veintena de juicios desde 2006.

Publicidad
Media: 2.92
Votos: 12
Comentarios:

María Salmerón gana tras una década la primera batalla judicial a su maltrador

María Salmerón vuelve a coger el móvil a los medios cansada de tanto juicio. Su exmarido acaba de perder uno de los primeros recursos presentados ante el Supremo para invalidar el indulto que el Consejo de Ministros le concedió a esta sevillana, víctima de violencia machista, en febrero de 2016. Si el recurso hubiera prosperado, Salmerón tendría de nuevo en firme una pena de prisión pendiente al haber incumplido el régimen de visitas impuesto con su hija Miriam de 17 años.

Sin embargo, esta vez ha sido una batalla ganada. “Es como una guerra infinita que ahora encima se camufla a través de su asociación y yo tengo que pagar un procurador para que vaya a los Tribunales. Es una persecución constante y ahora a través de su asociación de maltratadores”. Salmerón cita a la asociación de Víctimas de la Ley de Violencia de Género (AVILEGEN), a la que pertenece su exmarido y cuya presidenta es la actual mujer de su expareja.

“Informar de la perversa Ley de Violencia de Género”

Los estatutos de AVILEGEN sorprenden en la propia lectura del auto presentado ante el Supremo que legitiman la actividad de esta asociación. El primero de ellos describe el “apoyo psicológico y jurídico a los presos víctimas de la ley de violencia de género”. El siguiente punto habla de la necesidad de “informar a la sociedad, mediante charlas, cursos, jornadas, reuniones de los efectos perversos de la Ley de violencia de género”. Salmerón se indigna cuando repasa los papeles. “¿Cómo pueden dejar que una asociación de maltratadores pueda incluso tener la oportunidad de invalidar un recurso que ha presentado un gobierno?”, apunta la afectada a Público

La sentencia del Supremo, a la que ha tenido acceso este periódico, rechaza que una asociación de hombres que se consideran víctimas de violencia de género esté legitimada para impugnar el indulto concedido a Salmerón, condenada a seis meses de prisión por incumplir el régimen de visitas de su hija. Esta pena, impuesta por un delito de desobediencia y por proteger a Miriam la ha llevo de nuevo a un juicio que ha tenido como resultado la “impugnación del recurso contencioso administrativo que pretendía invalidar el indulto que anulaba la pena de seis meses de prisión por la de cuarenta días de trabajo en beneficio de la comunidad”.

"¿Cómo es posible que una asociación de maltratadores pueda tener la oportunidad de invalidar un recurso que ha presentado un gobierno?"

Antonio Ruiz Daza, padre de la niña, aparece en la acusación sin nombrar a AVILEGEN, asociación cuyos fines no están legitimados para los jueces que han instruido la causa.

El Supremo declara que sus estatutos "nada tienen que ver con la impugnación de una concesión de indulto a una condenada por un delito de desobediencia".

A pesar de que son buenas noticias, Salmerón sigue alerta, ya que Antonio Ruiz Daza ya ha presentado la impugnación del segundo indulto concedido solo meses después en julio de 2016. “Ahora estamos a la espera de que salga de nuevo un juicio y nos llamen para presentar nuestra versión, pero es lo mismo de siempre y yo no sé si algún día seremos capaces mi hija y yo de vivir tranquilas”, aclara.

El siguiente indulto que AVILGEN pretende impugnar se concedió por parte del gobierno del Partido Popular el 22 de julio de 2016, cuando el Gobierno conmutó la citada pena de cuatro meses de prisión por 30 días de trabajo en beneficio de la comunidad. Sería el segundo indulto que el Gobierno le concedió a Salmerón en 2016.

Daza no duda en atacar a su exmujer y su hija en el momento que tiene ocasión. El último comunicado ante los medios habla de que ambos indultos concedidos a Salmerón no tenían “carácter urgente y sólo querían satisfacer a las asociaciones feministas”. Daza no cuenta a los medios la condena de 21 meses impuesta por malos tratos físicos y psicológicos. Los juicios han sido muy numerosos y ahora queda pendiente las costas del Supremo. “Al haber perdido han declarado que son una asociación sin ánimo de lucro pero ante la justicia tendrán que abonar los 3000 euros más el iva que tiene estos juicios pendientes”, apunta Salmerón.

María añade que no sólo son los juicios los que quedan pendientes para ella. Una multa de casi 60.000 euros impuesta por la justicia a su maltratador por haber incumplido el régimen de visitas sigue pagándose mes tras mes de la nómina que Salmerón tiene por su trabajo en una residencia.

Una batalla de más de una década

Desde el año 2006 no ha parado de sumar condenas. Su lucha empezó en el año 2001, cuando tuvo a su hija tras dos años de matrimonio. Decidió separarse a pesar de que la lucha de su exmarido en los tribunales la llevó a perder la custodia de la pequeña. La recuperaría un año más tarde pero su exmarido no dejaría que las dos mujeres vivieran en paz.

¿Por qué las mujeres las víctimas de violencia tenemos que soportar la benevolencia que tienen estos maltratadores ante la justicia?"

Salmerón recuerda también su último juicio por denuncia falsa donde tampoco Daza ha tenido tregua. María podría haber sido condenada por un delito de denuncia falsa y tener dos años de cárcel en firme por denunciar a su expareja al haber acudido a una zona de recreo donde Salmerón se encontraba en mayo del año 2012 cuando el maltratador tenía una orden de alejamiento “¿Por qué las mujeres víctimas de violencia tenemos que soportar la benevolencia que tienen estos maltratadores ante la justicia?. El había quebrantado la orden de alejamiento y yo tenía que denunciar", aclaraba Salmerón a Público el pasado mes de marzo. La justicia ha jugado a su favor y no tiene que pedir de nuevo indultos. Solo espera que el nuevo recurso ante el Supremo sea también impugnado y que la carga de juicios sea cada vez menor por la salud de su hija Miriam y la suya.