Público
Público

Abusos sexuales en la Iglesia Miguel Ángel Hurtado, víctima de abusos sexuales: "El Papa está en una campaña de marketing"

Promueve una campaña de firmas para reformar el Código Penal a favor de las víctimas de delitos de pederastia en la Iglesia que se ha disparado con las últimas noticias de abusos sexuales.

Publicidad
Media: 4.83
Votos: 6

Miguel Ángel Hurtado junto a Gloria Viseras (ex-gimnasta olímpica) y Fundación Vicki Bernadet (presidenta de la fundación Fundación Vicki Bernadet) en 2016 en la entrega de 306.000  en el Congreso. 

“Todo es una campaña de marketing” afirma Miguel Ángel Hurtado, víctima de un delito de pederastia, sobre las políticas que el Papa Francisco ha aplicado estos días tras el destape de los abusos a menores en la Iglesia. En su caso, un sacerdote responsable del grupo de jóvenes católicos al que acudía abusó sexualmente de él cuando tenía 16 años.

El activista de derechos humanos, que actualmente trabaja como psiquiatra infantil en Londres, piensa que la visita del Papa a Irlanda ha sido “todo una cuestión de imagen” ya que por ahora “no ha tomado medidas concretas”. “Solo se toman mínimas medidas de transparencia cuando la jerarquía se ve forzada” añade. Recuerda el caso de Marie Collins, víctima de abusos en la niñez por parte de sacerdotes y miembro de la Pontificia Comisión para la Protección de Menores del Vaticano. “Collins pidió que se estableciera un tribunal para juzgar a los obispos encubridores, y el Papa Francisco se negó” asegura.

Además opina que el informe judicial que denunció a más 300 sacerdotes pederastas en Pensilvania (EEUU) tendría que servir como ejemplo para impulsar otro estudio que comunicase sobre los casos en nuestro país. “Se debería estudiar la extensión del número de casos de pederastia en España, publicándose el número de culpables y nombre de cada uno de ellos” ha dicho. Y es que, ni la Conferencia Episcopal Española, ni el Gobierno, ni la Justicia han hecho nada por sacar a la luz esta información.

Hurtado tiene una campaña de recogida de firmas para reformar el Código Penal de nuestro país a favor de las víctimas que hayan sufrido estos delitos de abuso. La petición, que se llama El abuso sexual no prescribe, la lanzó en Change.org en 2016. Lo hizo aprovechando que Spotlight, filme sobre el escándalo de la Iglesia católica de Massachusetts, ganase el Óscar a la mejor película. El objetivo es conseguir 500.000 firmas y ya llevan más de 400.000. Con las últimas noticias de abusos a menores el número de firmas “ha incrementado muchísimo, hasta 42.000 nuevas”.

Esta petición busca que la prescripción del delito sea a los 30 años en lugar de a los 18 años. De esta forma, cuando la víctima decida denunciar, no sea demasiado tarde.

Hurtado también propone que se estudie la manera en el que el menor declara a lo largo del proceso judicial. “La víctima tiene que repetir la historia su caso varias veces en un proceso que tarda varios años” dice. Añade que, la medida ya planteada por la ONG Save the Children, “mejoraría la calidad del testimonio y disminuiría el trauma de la víctima”.