Público
Público

Los activistas chinos aplauden a Google por estudiar la retirada

Reuters

El anuncio de Google de que podría abandonar China por la censura y la piratería de sus servicios llevó al aplauso, la alerta y las ofrendas florales de los disidentes y activistas de Internet el miércoles, con pocos divisando la posibilidad de que el receloso Gobierno ceda.

Google, el primer motor de búsqueda del mundo, dijo que podría cerrar su google.cn, en lengua china, después de ataques cibernéticos con base en China a los disidentes que utilizaban su servicio Gmail.

En la sede china de la compañía en el distrito universitario de Pekín, una docena de locales dejaron un ramo de rosas rojas y lirios blancos junto al cartel de Google de la entrada, y algunos la alabaron.

"Queremos expresar la atrocidad, pero no en Google. Venir aquí es una especie de apoyo a Google'', dijo el empleado del sector informático Zhao Gang, de 30 años.

"Google se enfrenta a condiciones muy estrictas y adversas en China. Algo que sabíamos en nuestros corazones es ahora visible. Creo que es un punto de inflexión en China este año''.

Los activistas chinos se han quejado durante mucho tiempo de que el Partido Comunista de China ha reforzado su control de Internet, ahogando el flujo de información e ideas en nombre de la seguridad y la moral públicas.

Sus quejas han sido reproducidas ahora por la empresa de Internet más grande del mundo y por Washington, donde Hillary Clinton dijo que el Gobierno chino debería dar explicaciones de los ataques.

Con esta disputa, el control de Internet puede aumentar las fricciones entre Washington y Pekín, además de las disputas económicas y las ventas de armas a Taiwán y Tibet.

"La sorpresa no es la piratería o la censura. Eso está en todas partes", dijo Liu Ning, escritor y bloguero en Pekín. ''La sorpresa es que una empresa tan grande esté rompiendo su silencio por todos estos problemas... Hasta ahora, han estado callados''.

Incluso los disidentes chinos que dieron la bienvenida a la postura de Google vieron pocas posibilidades de que Pekín cediera a las nuevas presiones, preocupado por que los 360 millones de usuarios de Internet en el país puedan quedar expuestos a noticias e ideas prohibidas, desafíos especiales para el Gobierno unipartidista.

Google no dijo si creía que el Gobierno chino estaba detrás de los ataques de ''hacker''.

El Ministerio de Exteriores chino ha denegado repetidamente que el Gobierno patrocine los ataques de 'hackers'. Expertos extranjeros dicen que algunos de los ataques muestran una organización sofisticada.

''China usa muchas herramientas para ir contra los disidentes, y trata de irrumpir en sus acciones y pensamientos privados'', dijo el artista Ai Weiwei, que ha movilizado a los usuarios de Internet. ''La mayoría de los disidentes no son muy cuidadosos'' sobre seguridad.

Si Google cierra google.cn, el Gobierno podría dificultar el acceso a los motores de búsqueda de la empresa en el extranjero, que también pueden hacer búsquedas en lengua china, dijo Wang Junxiu, un hombre de negocios que ha hecho campaña contra la censura en Internet.

De todas formas, muchos chinos usan la página de búsqueda local Baidu para navegar por Internet, y muchas de las compañías de Internet y usuarios podrían no unirse al alboroto sobre la censura.

''Envié el mensaje a mis colegas, pero no les importó'', dijo Ma Jie, de 28 años, una investigadora que se unió a la pequeña protesta en la oficina de Google en Pekín. ''Ellos pensaron que Google es estúpida, cuando hay tanto dinero que hacer en China''.

Más noticias