Público
Público

Acuerdo en Opel Figueruelas tras la rebaja de los despidos

Magna reduce a 900 el número de puestos de trabajo que se eliminarán

GLÒRIA AYUSO

A la cuarta va la vencida. Ésta es la cantidad de veces que Magna ha tenido que modificar el plan industrial para la planta de Opel en Figueruelas (Zaragoza) para alcanzar un preacuerdo con los sindicatos. La futura propietaria de la filial de General Motors (GM) rebajó ayer de 1.350 a 900 los despidos en la fábrica, lo que permitió finalmente a ambas partes salir de la mesa de negociación con un documento de consenso bajo el brazo.

La nueva oferta llegó con la intervención directa del ministro de Industria, Miguel Sebastián, que se reunió ayer por la mañana con el consejero delegado de Magna, Sigfried Wolf. Tras el encuentro, ambos entraron en la sala de negociación donde les esperaban los secretarios generales de UGT y CCOO en Figueruelas. Fue el propio Sebastián el que les leyó la propuesta definitiva. Además de rebajar los despidos de 1.350 a "un máximo" de 900, el nuevo plan de Magna incorpora otra de las demandas de los trabajadores: mantener la actual nave de prensas que realiza la estampación de los modelos Corsa y Meriva. Estos dos puntos eran los últimos que quedaban por resolver, después de que el miércoles Magna ya acercó posiciones, al garantizar que todos los modelos derivados del Corsa (el nuevo Combo y el Tigra) se produzcan en Figueruelas. Unos días antes ya aseguró también la asignación del nuevo Corsa a partir de 2013.

La compañía también mantiene la nave de prensas en Zaragoza

El plan industrial definitivo señala que en 2011 Magna llevará a cabo todas las inversiones necesarias para que la línea 1 de montaje se flexibilice al máximo y acepte la producción de todos los modelos que se fabriquen en Figueruelas. De esta forma, la línea podrá trabajar en tres turnos, la máxima capacidad posible. La compañía acepta conservar la línea 2 para poder acoger la nueva generación del Combo en caso de que la futura propietaria decida su lanzamiento. De esta forma, la planta mantendrá una capacidad productiva de 478.000 unidades al año.

El Ministerio de Industria comunicó ayer mismo a Alemania por carta que España ha aprobado un preacuerdo.

El documento final supone un gran salto respecto a la oferta inicial, que incluía 1.700 despidos, la eliminación de una de las dos líneas de montaje, el traslado de toda la producción del Opel de tres puertas y del 50% del cinco puertas a Eisenach (Alemania) y de la nave de prensas a otra planta alemana. Tras un mes de negociaciones, el resultado garantiza que la fábrica de Opel zaragozana tendrá trabajo hasta el año 2018. A corto plazo, Figueruelas reducirá del 72% a un máximo del 70% su peso en la producción de los modelos que comparte con Eisenach entre 2010 y 2012, y en 2013 recuperará su porcentaje habitual.

Figueruelas convocará un referéndum antes del día 27

Garantizada la carga de trabajo, "los 900 despidos es una cifra más acorde con la situación de Figueruelas, que a principios del año que viene lanzará el nuevo Meriva y el mercado puede reaccionar positivamente", explicó el delegado de UGT y uno de las principales voces en la negociación con Magna, Pedro Bona.

Sebastián consideró "muy satisfactorio" el preacuerdo. Se prevé que el pleno del comité de empresa lo apruebe el próximo martes, día en que desconvocaría la huelga prevista para los días 28 y 30 de octubre y 3 y 5 de noviembre. El preacuerdo permite al comité negociar con Opel el plan de ahorro que plantea Magna, que implicará recortes salariales. Los trabajadores deberán aprobar el plan industrial y el plan de ahorro en referéndum antes del 27 de octubre, tal y como reclama Magna, que tiene prisa para acceder a las ayudas estatales.

 

Más noticias de Política y Sociedad