Público
Público

El poder adquisitivo cae por segunda vez en una década

Las subidas de tabaco y carburantes impulsan el IPC de diciembre hasta el 2,9% interanual. La inflación media de 2010 llega al 1,77%, mientras los salarios privados aumentan sólo un 1,35%

A. M. VÉLEZ

Más malas noticias para el maltrecho bolsillo de los españoles. En diciembre pasado, la tasa de inflación armonizada anual (que mide la evolución de los precios con el mismo método en todos los países de la zona del euro) subió siete décimas, hasta alcanzar el 2,9%, según informó ayer el Instituto Nacional de Estadística (INE).

De confirmarse el dato provisional, el Índice de Precios al Consumo (IPC) se situaría en su tasa más alta desde octubre de 2008 y, a la espera de que el próximo día 14 el organismo estadístico publique el IPC definitivo (que no suele desviarse mucho de ese avance), la inflación media en 2009 alcanzará una tasa anual del 1,77%.

El IPC medio de 2010 también ha subido más que las pensiones y el SMI

Aunque la subida de los precios perjudica a los ciudadanos, el dato también tiene una lectura positiva en términos macroeconómicos, ya que el aumento interanual de diciembre (decimocuarto consecutivo) espanta definitivamente el fantasma de la deflación (caída generalizada de precios y salarios), con el que la economía española coqueteó durante buena parte de 2009, al encadenar un semestre de caídas de los precios.

Si se compara la inflación media del año pasado (del 1,77%, teniendo en cuenta el dato publicado ayer por el INE) con el incremento de los salarios (del 1,35%, según los datos sobre convenios colectivos del Ministerio de Trabajo, que abarcan hasta noviembre pasado), la conclusión es clara: los sueldos han crecido en 2009 por debajo de la inflación. Y eso, a pesar de que el dato de los salarios sólo se refiere al sector privado, ya que los funcionarios (para los que el Gobierno decretó en mayo pasado una bajada de sueldo del 5%, de media) no tienen convenios colectivos.

En 2008, los precios también repuntaron más que los salarios

El incremento de la tasa de inflación media en 2009 también supera la subida aprobada por el Gobierno para el pasado ejercicio tanto para el Salario Mínimo Interprofesional (SMI, que aumentó un 1,5%) como para la pensión de jubilación (1%), aunque en este último caso la pérdida de poder adquisitivo se actualiza con el IPC de noviembre.

Lo que para el mercado puede ser positivo (la contención de sueldos es sinónimo de mayor productividad), no lo es tanto para el consumidor. No obstante, si la pérdida de poder adquisitivo de los salarios vuelve a repetirse este año (y el siguiente), podrá tener vuelta atrás: el acuerdo Para el empleo y la negociación colectiva que los agentes sociales firmaron en febrero del año pasado (y que afecta al periodo 2010-12) establece que los trabajadores sólo recuperarán el poder adquisitivo perdido si se acumulan tres ejercicios en los que la inflación acumulada supera las alzas salariales.

En la última década (ver gráfico), el IPC (que en 2009 fue negativo) sólo había crecido más que los sueldos en una ocasión, en 2008, cuando los precios se dispararon como consecuencia de los espectaculares encarecimientos de las materias primas.

Ese año también fue complicado para el bolsillo del ciudadano español, ya que, con el euríbor (índice de referencia para la mayoría de hipotecas) disparado, el diferencial entre la inflación media y el incremento salarial fue de casi cinco décimas, frente a las cuatro de 2010.

No obstante, en 2008 la economía española todavía logró crecer un 0,9% (pese a que entró en recesión, al encadenar dos trimestres de caídas) y el paro estaba en el 13,9%. En 2010, el PIB ha retrocedido en torno al -0,3% interanual (aún no hay datos oficiales) y la tasa de paro ha superado el 20%.

El comportamiento del IPC armonizado en diciembre se explica sobre todo por el aumento de los impuestos del tabaco en vigor desde el pasado 4 de diciembre (del 24% para los cigarrillos y del 50% para la picadura de liar) y por el encarecimiento de los carburantes y lubricantes, como consecuencia de la subida del petróleo.

En diciembre pasado, el precio medio del crudo Brent (de referencia para Europa) se situó en 92 dólares, un 22,6% superior al del mismo mes de 2009. Sin embargo, el efecto para el consumidor europeo es mayor, a causa del comportamiento del tipo de cambio: en el último año, el dólar (la moneda de referencia en el mercado petrolero) se ha apreciado un 8,2% respecto al euro.

Esta circunstancia es la que explica, según el Ministerio de Industria, los actuales precios de los carburantes, que están cerca de máximos históricos, pese a que los precios del petróleo están muy lejos de las cifras récord que alcanzaron en 2008.

Luz: alza histórica del 9,8%

Desde el pasado día 1, la luz es un 9,8% más cara para la mayoría de hogares. El Ministerio de Industria lo justifica por el encarecimiento de las materias primas y por la deuda acumulada con las eléctricas en virtud del denominado déficit de tarifa (diferencia entre el coste de producir la luz y su precio final).

Gas: repunte medio del 3,9%

La subida depende de la tarifa del cliente. Para un hogar sin calefacción alcanza el 4,14%; para un usuario que utilice el gas con ese fin, el aumento es del 3,87%.

Trenes: entre un 2,3% y un 4,8%

Los trenes de Cercanías y Media Distancia han subido en enero un 3,1%, salvo la Media Distancia de Alta Velocidad, cuyo precio repunta un 4,8%. Los billetes de AVE y Larga Distancia cuestan un 2,3% más.

Tasas aéreas: 3,9% en algunos centros

Después de dos años congeladas, las tasas aéreas han subido de media un 3,9%. Sólo repuntan en los aeropuertos donde más inversiones se han hecho en los últimos años. En 33 de los 47 aeródromos españoles, bajarán. 

Más noticias de Política y Sociedad