Público
Público

Uno de los agentes que mataron a Menezes no había disparado antes

EFE

Uno de los policías que mataron al brasileño Jean Charles de Menezes no había disparado nunca antes contra nadie, admitió hoy el agente sobre el operativo en el que el joven perdió la vida el 22 de julio del 2005.

Al prestar hoy declaración en la investigación pública sobre el caso Menezes, el agente dijo que utilizó por primera vez su arma contra un sospechoso en la mañana de ese día, cuando la Policía confundió al brasileño con un terrorista suicida.

Esta es la primera vez que el agente, identificado bajo el código "C12", presta declaración en la investigación sobre Menezes, que se celebra en el estadio de "crícket" de Oval (sur de Londres), cerca de la estación de metro de Stockwell, donde el joven fue tiroteado.

"C12", que habló detrás de una mampara para ocultar su rostro, entró en la Policía Metropolitana de Londres (MET) en 1983 y en el año 1996 pasó a formar parte de la unidad armada C019 de la Policía, responsable de la operación llevada a cabo el trágico 22 de julio.

En su relato, seguido en la sala por la madre de Menezes- Maria Otone de Menezes- "C12" dijo que en un principio no se le informó de la "urgencia" de su labor el 22 de julio y que la jornada anterior había trabajado catorce horas.

También informó de que ese día tenía en su poder una pistola "Glock" y un rifle, además de munición especial que permitía "incapacitar inmediatamente" y era más adecuada si la persona que seguían era un terrorista suicida.

Sobre la información que recibió esa mañana de julio en relación a la vigilancia de un supuesto terrorista, "C12" explicó que fue breve y que se refería a cómo había que responder.

Preguntado sobre si se le informó de la urgencia del despliegue de la unidad armada, "C12" contestó: "Nada, nada".

Pero admitió que la Policía afrontaba un gran peligro, puesto que el día anterior -el 21 de julio- cuatro terroristas intentaron atentar sin éxito contra la red de transporte de Londres.

"Estaban preparados, eran muy peligrosos y tal vez teníamos que enfrentarnos a ellos", agregó.

Cerca de un centenar de personas, entre ellas 65 policías, han sido llamadas a prestar declaración en esta pesquisa pública, en la que nadie es procesado, sino que se quiere averiguar la verdad sobre lo ocurrido aquel 22 de julio.

La investigación empezó el pasado mes de septiembre y se espera que dure unos tres meses.

Varios agentes hicieron siete disparos contra Menezes al confundirlo con Husain Osman, uno de los terroristas que participaron en los atentados fallidos del 21 de julio de 2005 (21-J) contra la red de transporte de Londres.

El brasileño vivía en el mismo bloque de pisos que Osman en el barrio de Tulse Hill (sur de Londres).

La muerte de Menezes se produjo un día después de los ataques del 21-J, en los que no hubo heridos porque sólo estallaron los detonadores y no las bombas, y que pretendían ser un calco de los atentados del 7 de julio de 2005 (7-J) en la capital británica.

Más noticias de Política y Sociedad