Público
Público

El alcalde de Nueva York considera "equilibrado" el plan de Paulson

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El alcalde de Nueva York, Michael Bloomberg, consideró hoy "equilibrado" el plan presentado por el secretario del Tesoro, Henry Paulson, para reformar en profundidad el marco regulador financiero de Estados Unidos.

Bloomberg calificó, en un comunicado de prensa, el plan de Paulson de "propuesta equilibrada y bien pensada para modernizar nuestro sistema financiero" y consideró que va en la buena dirección.

"La estructura reguladora confusa y duplicada de nuestro país se ha convertido en un lastre cada vez mayor para nuestra competitividad a nivel mundial", añadió el alcalde de Nueva York, una ciudad que alberga a los más importantes bancos e instituciones financieras privadas del mundo.

Bloomberg recordó que en enero de 2007, junto al senador Charles Schummer, hizo un llamamiento para la creación de "un marco regulador más eficiente, eficaz y racionalizado" y consideró que el Departamento del Tesoro "ha dado hoy pasos positivos en esa dirección".

Por otro lado, el consejero delegado del grupo bursátil NYSE-Euronext, Duncan Niederauer, también consideró hoy que las recomendaciones de Paulson son "oportunas, están bien pensadas y tienen gran mérito".

El secretario del Tesoro de EE.UU., Henry Paulson, anunció hoy un plan que daría un vuelco profundo al marco regulador de su país, que data de la Gran Depresión de 1929, para paliar crisis futuras como la que aflige ahora a los mercados.

La propuesta más llamativa sería convertir a la Reserva Federal (Fed) en una suerte de "superpolicía" con poder para enviar a sus agentes a husmear en las cuentas de bancos de inversión, compañías de seguros, fondos de riesgo y cualquier otra entidad que amenace la estabilidad del entramado financiero.

El plan contempla eliminar o fundir un gran número de agencias reguladoras bajo la dirección de tres entidades.

La Reserva Federal vigilaría la estabilidad de los mercados, mientras que dos organismos nuevos se ocuparían, respectivamente, de la salud financiera de los bancos y de la protección a los consumidores e inversores.