Público
Público

Ali Agca quiere bautizarse en el Vaticano

El hombre que atentó contra el Papa Juan Pablo II asegura que se está acercando a la religión católica

EFE

El turco Ali Agca, que trató de asesinar al Papa Juan Pablo II en 1981, desea bautizarse 'en la Plaza de San Pedro' y proclamar su nueva fe 'ante los medios de todo el mundo', según una entrevista que el diario La Repubblica le hizo a través de su abogado y que publica hoy.

A pesar de que es musulmán, Agcá dice que se está acercando a la religión católica y que le gustaría ser bautizado en el lugar donde disparó a Juan Pablo II. El turco dice recordar a Wojtyla como 'un ser humano muy respetable y de buen corazón', a quien querría 'rendir homenaje' en su tumba.

'He buscado contactos con la Curia. He reflexionado mucho. El mío es un gran recorrido interior. Querría acercarme a la religión católica. Creo en un Dios único. En un mundo dominado por el odio y la violencia hay necesidad de una institución global como la Iglesia Católica, que predica la paz, el amor y la comunión entre pueblos', apunta en la entrevista.

Agca dice haber emprendido los trámites con el Gobierno de Portugal para obtener la ciudadanía portuguesa. 'En Fátima, hay una estatua de la Virgen de Fátima, muy querida por Wojtyla. El Papa Ratzinger ha explicado que el atentado, (ocurrido un 13 de mayo, festividad de la Virgen de Fátima), constituía el famoso tercer secreto de Fátima, por eso he elegido Portugal', asegura.

En la entrevista confiesa haber dado '50 versiones distintas' sobre los motivos que tuvo para atentar hace 28 años contra la vida del Papa, pero afirma que todavía no quiere 'decir nada' sobre la verdad de lo que ocurrió.

Ali Agca, ex miembro del grupo terrorista turco Lobos Grises cree que dentro de 'algunos meses' saldrá de la cárcel, después será 'un hombre libre' y se dedicará 'a viajar, hacer una vida simple y trabajar'. El 13 de mayo de 1981 Juan Pablo II sufrió un atentado en la plaza de San Pedro de Roma que le impidió cumplir los programados viajes a España y Suiza.

El atentado, cometido por Agca, dio lugar al largo y aún no desvelado asunto denominado 'la pista búlgara', que motivó un complicado proceso en el que las implicaciones políticas no llegaron a aclararse totalmente. Juan Pablo II, que perdonó a su agresor a quien visitó en prisión, clamó en aquella ocasión por la necesidad del perdón y la reconciliación.

Más noticias