Público
Público

Anheuser-Busch sube un 0,5% tras el acuerdo para crear la mayor cervecera del mundo

EFE

La mayor cervecera estadounidense, Anheuser-Busch, subió hoy en la Bolsa de Nueva York un escaso 0,5 por ciento, tras anunciar que finalmente aceptó la oferta de compra de la belgo-brasileña InBev para convertirse ambas en el líder mundial del sector.

En el primer día de cotización en Bolsa tras el anuncio de la venta por 52.000 millones de dólares, las acciones de la firma estadounidense, dueña de las dos cervezas más vendidas del mundo (Budweiser y Bud Light), únicamente ganaron 35 centavos y cerraron a 66,87 dólares.

Las condiciones del acuerdo, detalladas hoy por ambas compañías en un comunicado conjunto, establecen que la firma belgo-brasileña, propietaria de Stella Artois y Beck's, entre muchas otras, pagará finalmente 70 dólares por cada acción de la estadounidense, tras elevar en cinco dólares su oferta previa.

Si finalmente esta operación se lleva a cabo en los términos acordados, nacerá Anheuser-Busch InBev, la mayor firma cervecera del mundo, por delante de la británica SABMiller, y una de las cinco mayores firmas alimentarias.

La firma estadounidense, que cuenta con una cuota de mercado del 48,5 por ciento en su país, controla además la mitad del capital en el grupo Modelo y el 27 por ciento en la empresa china Tsingtao, cuya cerveza del mismo nombre es líder de ventas en ese país.

Las dos compañías producirán juntas 460 millones de hectolitros de bebidas al año, 36.400 millones de dólares de ingresos (de los que el 40 por ciento se generarán en EE.UU.) y 10.700 millones de dólares de beneficio bruto de explotación (Ebitda).

Sin embargo, desde Wall Street se ha advertido de las dificultades a las que se enfrentan ambas compañías, como la de generar 1.500 millones de dólares en sinergias durante los tres primeros años, algo a lo que se han comprometido ambas compañías, según explicaron en un comunicado conjunto.

El portal financiero MarketWatch publica unas declaraciones de la analista de Morningstar Ann Gilpin, quien asegura que "a este alto precio, InBev va a tener un trabajo mucho más duro y más dirigido al recorte de gastos, porque no hay una gran cantidad de oportunidades para las sinergias".

En ese mismo sentido se pronunció Jack Cipriani, el vicepresidente de la división de refrescos y cervezas de Teamsters, un sindicato que aúna a unos 7.000 trabajadores de la firma estadounidense.

En un comunicado difundido en su web antes de conocerse el acuerdo, Cipriani advertía de que el precio ofrecido parecía "desorbitado" en Wall Street, por lo que quizá InBev se vería muy presionada para reducir costes, vender activos o recortar plantilla.

Sin embargo, la compañía belgo-brasileña se ha comprometido a no cerrar ninguna fábrica estadounidense, lo que fue bien acogido por los accionistas de Anheuser-Busch.

Por su parte, el grupo Modelo, el mayor fabricante de cerveza de México, aseguró hoy a través de un comunicado su confianza en que el acuerdo que mantiene con Anheuser-Busch, "que se rige por la legislación mexicana, nos dé el derecho a dar el consentimiento o no a la potencial adquisición".

Más noticias de Política y Sociedad