Público
Público

Los antidepresivos y la psicoterapia no logran superar al placebo

Reuters

Por Amy Norton

Ni los antidepresivos nila psicoterapia pudieron superar los efectos del placebo en unnuevo ensayo clínico sobre el tratamiento de la depresión.

Los resultados, publicados en Journal of ClinicalPsychiatry, aumentan la evidencia de que las personas quereciben tratamientos "reales" para la depresión en los estudios,en los que se utilizan desde antidepresivos hasta la hierba deSan Juan, no evolucionan mejor que los pacientes tratados conplacebo.

Al azar, los autores les administraron a 156 pacientes condepresión una dosis diaria del antidepresivo sertralina (Zolofty otras marcas) durante 16 semanas, dos sesiones semanales deterapia de soporte expresivo durante cuatro semanas y, luego,una sesión semanal durante 12 semanas, o un placebo (píldorasinactivas).

A las 16 semanas, el equipo no observó diferencias en laevolución de los tres grupos.

El 31 por ciento del grupo tratado con antidepresivosrespondió al tratamiento, lo que quiere decir que estuvieron pordebajo de cierto puntaje en una escala de evaluación de lossíntomas depresivos o el puntaje inicial se redujo por lo menosun 50 por ciento.

Lo mismo ocurrió con el 28 por ciento del grupo tratado conla psicoterapia y el 24 por ciento del grupo tratado conplacebo. Esas diferencias son tan pequeñas que podríanatribuirse al azar.

"Me sorprendieron los resultados. No eran lo que esperaba",dijo el autor principal, Jacques P. Barber, decano del Institutode Estudios Avanzados de Psicología, de la Adelphi University,en Nueva York.

Aun así, Barber señaló que la ausencia de beneficios frenteal placebo no quiere decir que las terapias contra la depresiónno sean útiles.

Por un lado, indicó, recibir un placebo en un ensayo clínico"no es lo mismo que no recibir tratamiento". Los participantesque reciben placebo están en contacto con profesionales de lasalud que les preguntan sobre los síntomas y el bienestargeneral. Y, para algunos pacientes, esa atención marca ladiferencia, lo que explicaría el efecto placebo observado enalgunos estudios.

Además, por lo menos algunos participantes tratados conplacebo están convencidos de que están recibiendo el tratamientoreal y algunos estudios habían determinado que las creencias delas personas tienen un papel clave en la mejoría.

El estudio, que incluyó adultos urbanos de bajos ingresos ycon depresión mayor, contó con la participación poco habitualpara un ensayo clínico sobre depresión de una muestra grande deuna minoría poblacional: el 45 por ciento de los 156 pacientesera afroamericano.

Y el equipo de Barber observó que los hombres afroamericanostendían a mejorar más rápido con la psicoterapia que con unmedicamento o el placebo.

En cambio, a los hombres blancos les iba mejor con elplacebo, mientras que las afroamericanas respondieron por iguala los tres tratamientos.

Sólo las blancas mostraron el patrón esperado: una respuestamás rápida a la medicación y la psicoterapia que al placebo.

Pero todo esto surge de una cantidad bastante pequeña depacientes, por lo que se necesitan más estudios para determinarsi las diferencias de género y étnicas son ciertas, opinóBarber.

Un psicoanalista ajeno al estudio, coincidió. "Estosresultados son interesantes, pero deben interpretarse como ungrano de sal", aseguró el doctor David Mischoulon, profesorasociado de psiquiatría de la Facultad de Medicina de Harvard.

Los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidosfinanciaron el estudio. Algunos coautores recibieron fondos dela industria farmacéutica.

FUENTE: Journal of Clinical Psychiatry, online 29 denoviembre del 2011