Público
Público

Antonio Pau descubre las conexiones rusas de Rilke en "Verso y prosa"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El escritor, traductor y jurista Antonio Pau ha reunido en "Rusia en verso y prosa" las páginas que Rainer Maria Rilke escribió sobre Rusia a lo largo de su vida, los poemas que escribió en lengua rusa y los ensayos que sobre arte ruso escribió en su juventud.

Editado en la colección granadina La Veleta, dirigida por el escritor Andrés Trapiello, el volumen se completa con las cartas dirigidas por el poeta a sus amigos rusos, entre las que destaca, por la extensión y originalidad de su contenido, la correspondencia mantenida por Marina Tsvietáieva cuando Rilke está ya gravemente enfermo, en sus últimos meses de vida.

Antonio Pau dijo a Efe que "Rusia, al igual que España, tiene una gran relevancia simbólica a lo largo de toda la obra de Rilke", para quien "las grandes llanuras rusas son un lugar habitado por Dios, y los campesinos rusos, unos seres sencillos e inocentes que viven inmersos en esa presencia de Dios."

"Los poemas que escribió en ruso son tan sólo ocho, pero son de gran belleza, porque expresan todo el lirismo de su autor en un lenguaje sencillo; Rilke no llegó a dominar la lengua rusa, y eso hace que los poemas adolezcan -o se beneficien- de una simplicidad que no suele estar presente en el resto de su obra, que está escrita en un alemán extraordinariamente complejo", señaló Pau.

Esa complejidad reside en que Rilke no era alemán, sino checo, "y no quiso vivir nunca en lugares de habla alemana", explicó Pau sobre el poeta que también quedó fascinado por España, particularmente por la localidad malagueña de Ronda.

Según Pau, "fue tanta la pasión juvenil de Rilke por Rusia, que en una de las cartas recogidas en este libro, el poeta se ofrece al director de uno de los principales periódicos rusos, a abandonar su lengua alemana y convertirse en un escritor ruso, un episodio que ha pasado inadvertido a quienes han estudiado la vida y la obra de Rilke".

"Ese propósito descabellado -y del que se habría resentido la historia de la literatura- no llegó a hacerse realidad", señaló Pau, quien sobre las veinte cartas incluidas en este volumen dijo que están escritas "parte de ruso y parte en alemán" y que entre ellas "destacan las cinco dirigidas a Marina Tsvietáieva".

En esas misivas "un poeta alemán moribundo y una jovencísima poeta rusa, que no llegan a conocerse personalmente, logran, a través de la correspondencia, una compenetración difícilmente imaginable", según Pau, quien recordó que en estas cartas "se envían, además, bellísimos poemas que uno dedica al otro."

Antonio Pau acaba de publicar también, editada por Trotta, la primera biografía en español de Novalis, "un autor muy citado -ya Juan Ramón Jiménez puso una frase de Novalis al frente de "Platero y yo"-, y sin embargo muy poco conocido".

La obra de Novalis no se ha traducido en España hasta la segunda mitad del siglo XX, más de 150 años después de la muerte del poeta alemán, y aún sigue una gran parte inédita en España.

Escribir la biografía "Novalis. La nostalgia de lo invisible" no ha sido tarea fácil, porque murió con veintiocho años y apenas se movió de la región de Alemania en que nació; sin embargo, la vida de Novalis es de una gran riqueza intelectual, estuvo en contacto con los grandes filósofos de su época, muchos de los cuales eran profesores en la Universidad de Jena", señaló Pau.

"Novalis fue jurista e ingeniero de minas, una gran parte de su obra quedó inacabada, pero, sus aforismos son extraordinariamente agudos y delicados, porque unió una gran inteligencia a una gran sensibilidad", concluyó.

Más noticias en Política y Sociedad