Público
Público

Argentina intenta tranquilizar la inquietud española sobre empresas

EFE

La presidenta de Argentina, Cristina Fernández, y el jefe del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, mantuvieron hoy una reunión bilateral en San Salvador en la que la mandataria argentina explicó las medidas anunciadas por su Gobierno que han creado preocupación en empresas españolas.

Fuentes de la Delegación argentina señalaron que Fernández tomó la iniciativa de explicar esas medidas, entre ellas la nacionalización de los fondos de pensiones, que puede afectar a entidades financieras españolas presentes en ese país.

La explicación realizada por Fernández se hizo "en el marco de la crisis" financiera mundial, según dijo el embajador de Argentina en España, Carlos Bettini, a un grupo de periodistas.

La misma fuente señaló que no pudo percibir en la reunión una preocupación española por esas medidas, ya que la presidenta argentina "se anticipó" a explicarlas.

Destacó asimismo que la presidenta puso el acento en que el Parlamento "va a decidir en última instancia el destino y las regulaciones pertinentes sobre el manejo de los fondos".

Preguntado sobre si se mencionó a algunas de las empresas españolas en Argentina, Bettini dijo que se habló de que "está todo en marcha y que el único tema pendiente es Aerolíneas Argentinas".

La empresa española Marsans, que controla la citada compañía, pidió formalmente este miércoles la aplicación de una cláusula prevista en el convenio de compra venta, que no convalidó el Parlamento argentino al aprobar el mes pasado la nacionalización de Aerolíneas, y que establece que en caso de discrepancias las partes acatarán el dictamen de una consultora de prestigio internacional convocada de común acuerdo para fijar el precio de la compañía.

Marsans pidió formalmente este miércoles la aplicación de esa cláusula y presentó una lista de tres consultoras.

El Tribunal Nacional de Tasaciones argentino dictaminó la semana pasada que Aerolíneas y su subsidiaria de vuelos domésticos Austral tienen activos por 239 millones de dólares y pasivos por 1.071 millones de dólares, lo que arroja un valor negativo de 832 millones de dólares.

Marsans sostiene, por el contrario, que el precio de las compañías es de unos 350 millones de dólares.

Según Bettini en el encuentro de hoy no se trató en concreto de la petición de arbitraje por parte de Marsans y se destacó "que el procedimiento hasta que no se agote, no hay posición a tomar".

La reunión transcurrió con presencia de miembros de ambas delegaciones, pero los dos mandatarios hicieron un breve aparte en el que conversaron a solas, agregó la misma fuentes que enmarcó el encuentro dentro de "la relación privilegiada" que mantienen ambos países.

La presidenta argentina rehusó dar detalles sobre lo tratado con Zapatero y solo dijo, a preguntas de EFE, que hablaron sobre "asuntos bilaterales y la crisis financiera".

Cristina Fernández trasmitió en el encuentro el apoyo de su país a que España participe en la cumbre del 15 de noviembre que diseñará en Washington una nueva arquitectura financiera mundial.

La jefa de Estado argentina quiso transmitir a Zapatero que la presencia de España en la reunión del G20 en Washington "es una aspiración compartida y que desde ya cuenta con nuestro apoyo", señaló Carlos Bettini.

Más noticias de Política y Sociedad