Público
Público

La banca española contrajo una deuda con el BCE de 227.600 millones en marzo

Supone un aumento de casi el 50% con respecto a febrero. En total, solicitaron 316.343 millones y depositaron 88.742 millones

AGENCIAS / PÚBLICO.ES

Las obligaciones que mantienen las entidades españolas con el Banco Central Europeo (BCE) alcanzó en el mes de marzo cifras récord. Para empezar, la deuda que contrajeron se disparó hasta los 227.600 millones de euros. Esto es un 49,3% más respecto a los 152.432 millones contabilizados en febrero, un nuevo récord histórico, según datos del Banco de España.

Este importe es el saldo vivo que las entidades residentes en España aún tienen pendiente de devolver al instituto emisor europeo como consecuencia de la financiación que el organismo les ha concedido previamente y se alcanza tras la segunda subasta de inyección de liquidez a tres años del BCE.

Esta cifra se deduce de restar las peticiones de financiación que se produjeron y la cantidad que volvieron a depositar los bancos españoles en la entidad europea. Con lo que respecta a lo que se solicitó, la cifra alcanzó los 316.343 millones de euros en marzo, cifra que representó un nuevo récord histórico y que casi duplica los 169.802 millones del mes anterior.

La financiación neta concedida en marzo por el Eurosistema a las entidades españolas representó el 63% del total de la Eurozona, que ascendió a 361.695 millones de euros. 

Los datos publicados este viernes por el Banco de España incluyen la subasta de liquidez realizada por el BCE el 29 de marzo, en la que se prestaron más de medio billón de euros, de los que una cuarta parte fueron a parar a bancos españoles, que a su vez volvieron a depositar en la entidad europea 88.742 millones. Se trata de la cifra más alta depositada por la banca española en el BCE de la que se tiene registro hasta ahora y cuadruplica los 19.665 millones depositados el mes anterior.

Al mismo tiempo, todas las peticiones de fondos hechas en marzo por la banca española suponen algo más de la cuarta parte del total solicitado al BCE desde la zona del euro, que alcanzó los 1,13 billones de euros.

Con esta inyección de liquidez a tres años, la segunda que se produce en tres meses, la entidad europea pretendía facilitar crédito a bajo interés -el 1 %- a los bancos de todo el eurosistema para que éstos lo emplearan en comprar deuda soberana y también en prestárselo a familias y hogares para la reactivación de la economía.

Pero las dudas sobre la economía y la desconfianza que sigue imperando en el mercado, que hace que los bancos se resistan a prestarse dinero entre ellos, empujaron a estas entidades a optar por volver a depositar gran parte de esos fondos en el BCE. En concreto, los depósitos de todos los países del euro sumaron 779.771 millones en marzo, 300.000 millones más que en el mes anterior, cuando esta cifra era de 478.347 millones.

 

 

Más noticias de Política y Sociedad