Público
Público

Batasuna constata sus dificultades para impulsar un polo soberanista

Aralar cree que el proyecto no unificará la izquierda abertzale y EA aclarará su postura en su congreso

GUILLERMO MALAINA

La ilegalizada Batasuna ha dejado prácticamente en el dique seco, hasta después del verano, la idea de crear un polo soberanista, sin garantía alguna de que Aralar y EA vayan a sumarse al proyecto en otoño.

Los tres meses transcurridos desde que Arnaldo Otegi anunciara la iniciativa no han servido para un acercamiento entre las fuerzas abiertamente independentistas en Euskadi. De hecho, casi no ha habido contactos y los pocos celebrados han sido a nivel personal. Esta escasa comunicación, motivada en parte por la casi clandestinidad en la que deben moverse los miembros de Batasuna, no ha sido óbice para verificar sus diferencias.

En teoría, los tres partidos coinciden en la bondad de la unidad de acción como vía para defender el derecho a decidir, pero en la práctica discrepan sobre el método, las condiciones, el nivel de compromisos y la dimensión que debería adquirir ese polo soberanista, a raíz de las reticencias de Batasuna a cursar una invitación también al PNV.

El propio Otegi ha reconocido que hoy por hoy es "imposible" formar el polo soberanista por las "condiciones" impuestas por unos y otros. Lo admite, eso sí, a la vez que mantiene su petición a Aralar y EA para que reflexionen sobre ello de cara al próximo otoño. Entonces deberían darse los primeros pasos para construir ese bloque, por encima de posibles "contradicciones" e insatisfacciones de unos y otros.

Otro referente abertzale, el ex secretario general de LAB, Rafa Díez Usabiaga, ha realizado recientemente unareflexión en la misma línea. "No estamos en una fase de buscar coherencia con nuestra trayectoria, sino de buscar elementos de convergencia con otros que nos permitan avanzar", indicó, en un claro mensaje para las bases de Batasuna.

El coordinador general de Aralar, Patxi Zabaleta, no coincide con el planteamiento de Batasuna. Según sus palabras, el polo soberanista es "la defensa del derecho a decidir, y bienvenidos todos los que vengan. Pero, eso ya está hecho. Eso era el plan Ibarretxe. Ellos [Batasuna] estuvieron con un pie dentro y otro fuera. Ahora lo quieren liderar. Y eso está anticuado, es del siglo XIX".

A juicio de Zabaleta, un polo como el que abandera Batasuna tendría la posibilidad de "concitar acuerdos puntuales" para la unidad de acción en defensa del derecho a decidir, pero carece de "virtualidades para sustentar una estructura política estable" que permita reunificar la izquierda abertzale. Aralar mantiene, ahí, su exigencia a Batasuna para que se desmarque de la violencia: "Ese es el mensaje. Tiene dos alternativas: seguir como hasta ahora disimulando, o empezar a hacer el camino. Nosotros le estamos esperando. Mientras, Aralar ocupará un espacio amplio en la izquierda abertzale política".

Entre tanto, el debate sigue al rojo vivo en EA, en vísperas de su Congreso, los días 20 y 21 de junio. La dirección se ha mostrado favorable a la unidad de acción con la izquierda abertzale, pero siempre bajo la condición de un rechazo a la violencia. No obstante, en plena crisis por la escisión de los críticos, el vicepresidente de EA, Koldo Amezketa, ha sembrado una duda sobre el polo soberanista, al revelar que tal expresión "no aparece en la ponencia política" a debatir en el Congreso. El fundador de EA y ex lehendakari, Carlos Garaikoetxea, sostiene que los principios fundacionales siguen "vigentes". Y dos de ellos son la defensa del derecho a decidir y el respeto a los derechos humanos.

Más noticias de Política y Sociedad