Público
Público

Berlín enfría las expectativas de la cumbre mientras la prima repunta hasta la zona de rescate

El bono español toca otra vez el 7%. Un portavoz del Gobierno alemán advierte que la unión fiscal "no se hace en un día"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Como es habitual en las horas previas a una cumbre europea, el Gobierno alemán ha echado un jarro de agua fría sobre las expectativas de una reunión, la número 24 desde que comenzó la crisis, que los analistas consideran clave para aplacar las nuevas tensiones en los mercados. Pero los mercados son insaciables: la prima de riesgo española volvía a repuntar este jueves hasta situarse por encima de los 550 puntos -551 puntos exactamente- y el bono a diez años volvía a tocar la barrera del 7%.

El Ibex-35, por su parte, mantiene un comportamiento plano: cerca del mediodía apenas cedía un 0,31%. Así que no sólo Alemania, sino también los inversores, que siguen cuestionando el futuro del euro por los problemas de Grecia y de otros países, como España o Italia, rebajan las expectativas de una cita que sigue siendo crucial.

Los mercados reaccionan elevando la prima de riesgo; Alemania por su parte prefiere las declaraciones en forma de advertencia: una fuente gubernamental alemana citada por la agencia Reuters intentó aplacar las expectativas en torno a los avances en la cumbre que comienza esta tarde, diciendo que llevaría tiempo poner en marcha unas reformas que acaben con la crisis de deuda de la zona euro. 'El tema de avanzar hacia una unión fiscal no puede resolverse en un día', expresó.

Alemania considera que la UE ya tiene los instrumentos necesarios, -los dos fondos de rescate- para hacer frente a casos específicos. La fuente del Ejecutivo de Berlín reiteró la oposición alemana al uso de los fondos para recapitalizar los bancos mientras los controles de supervisión permanezcan a nivel nacional y no europeo, como le expresó la canciller Angela Merkel al presidente francés, Francois Hollande, en la reunión que mantuvieron anoche en París, para preparar la cumbre.

En cuanto al aumento en el coste del endeudamiento de España e Italia, la fuente del Gobierno germano dijo que, 'advertimos en contra de una propagación exagerada del pánico'.

'Si hubiéramos sabido hace 20 años qué dificultades sufriría la zona euro hoy, y qué presiones recibiríamos, Alemania nunca en su vida habría aceptado el euro

Sobre la crisis de la deuda, el presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, y el de la Comisión Europea, Jose Manuel Durao Barroso, propusieron en un informe esta semana la creación de un Tesoro de la zona euro para emitir bonos conjuntos a medio plazo, y el establecimiento de una unión bancaria europea con supervisión central, un fondo conjunto de garantía de depósitos conjunto y de resolución.

Merkel insiste en que antes de cualquier deuda compartida adicional deben producirse reformas fundamentales para que las autoridades de la Unión Europea puedan controlar presupuestos nacionales y políticas económicas.

'Ahora debe explicar a nuestros amigos en la cumbre que no ayudaría a nadie que Alemania entregara generosamente el fruto de su trabajo. De hecho es al revés: 'sí' a Europa significa 'no' a las ideas de Barroso', escribió Gabor Steingart, del Handelsblatt.

Su comentario reflejó una opinión generalizada en Alemania, que ha disfrutado de un auge exportador mientras Grecia, Irlanda y Portugal y ahora España y Chipre han necesitado rescates. No ha sido hasta ahora cuando la crisis económica ha empezado a afectar a Alemania, donde el crecimiento se está ralentizando y el desempleo subió desestacionalizado en junio. Hans-Werner Sinn, responsable del instituto económico Ifo y un destacado euroescéptico, dijo en un documento de trabajo: 'Si hubiéramos sabido hace 20 años qué dificultades sufriría la zona euro hoy, y qué presiones recibiríamos, Alemania nunca en su vida habría aceptado el euro, al menos no con todos los que son miembros hoy'.