Público
Público

Bruselas veta la ayuda directa a la banca y estudia cómo reducir su impacto en la deuda

La CE duda de si los recursos saldrán del FEEF o del MEDE. Almunia abre la puerta para que se modifique la legislación en un futuro

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Diez días después de que el Gobierno español anunciara a bombo y platillo que el acuerdo al que había llegado con el Eurogrupo para el rescate al sector bancario español no tendría ninguna repercusión en la deuda pública, ya que el dinero se inyectaría directamente a los bancos, Bruselas le ha enmendado la plana.

Tanto Mariano Rajoy como Luis de Guindos se jactaron en su día de que el rescate, al que nunca quisieron denominar de tal modo, se produciría en unas condiciones muy ventajosas para las entidades españolas y que en modo alguno influiría en un aumento de la deuda española.  Anoche, sin embargo, Rajoy aseguró en la cumbre del G20 consideraba que el acuerdo 'tremendamente dañino' porque vincula el riesgo bancario al riesgo soberano.

Y es que el acuerdo al que realmente se llegó descartaba por completo que la ayuda fuera directamente a parar a los bancos. La ayuda se inyectaría a través del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB), de titularidad pública, porque el Fondo Europeo de Estabilidad no permite la ayuda directa a la banca sino a través de los Estados. Lo que finalmente repercutirá en un aumento de la deuda pública española.

Pese a los deseos del Gobierno español, las fuertes presiones de algunos países, entre ellos Alemania, evitó cualquier acuerdo que incluyera ayudas directas. Por eso mismo, este martes el portavoz de Asuntos Económicos de la Comisión Europea, Amadeu Altafaj, ha declarado que la posibilidad que defendió España de recapitalizar directamente a la banca 'no es algo que pueda imaginarse a corto plazo'.

Por su parte, el comisario europeo de Competencia, Joaquín Almunia, no ha descartado que 'en su momento' se modifique el fondo europeo de rescate para incluir la recapitalización directa de la banca. Es algo 'de lo que se ha venido hablando en las semanas anteriores a la adopción por parte del Eurogrupo del plan de rescate de toda una serie de bancos en España', ha afirmado.

'Hasta ahora, según los análisis, no es posible con la legislación actualmente vigente, pero no hay que descartar que eso pueda ser modificado en su momento', indicó Almunia, que ha añadido que 'en todo caso, estamos hablando de un tratado; el Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE) es un tratado intergubernamental y la Comisión Europea ahí no tiene el derecho de iniciativa'. Exactamente, esas ayudas directas podrían aceptarse ateniéndose al artículo 19 del MEDE, por el que se permite al Consejo de Gobernadores del MEDE 'revisar la lista de instrumentos de asistencia financiera', así como 'decidir la introducción de cambios en la misma'.

Sin embargo, el MEDE todavía no está refrendado en todos los parlamentos de los países miembros.

Por eso, ahora mismo la Unión Europea está buscando fórmulas que minimicen el daño que puede causar en la deuda soberana española la inyección en la banca de fondos europeos. Según dijeron fuentes de la UE en Los Cabos (México), donde se celebra la cumbre del G20, 'España es el primer caso que se presenta y no hay muchas opciones. Pero trataremos de poner en la mesa medidas que permitan flexibilizar la ayuda'.

Una de las posibilidades que hay sobre la mesa, dijeron las mismas fuentes, es alargar el plazo del préstamo que se concederá para la banca para que el impacto en el aumento de la deuda se diluya.

La UE también apuesta por que la cantidad prestada no sea considerada como una deuda 'preferente', ya que ello implicaría que el Estado debería atender su pago antes que el resto de la deuda pública que coloca en los mercados. Para ello, los recursos deberían proceder del Fondo Europeo de Estabilidad (FEEF), porque no tienen esta condición de preferencia.

Sin embargo, si los fondos procedieran del MEDE (el Mecanismo Europeo de Estabilidad), que aún no está en marcha a falta de que lo ratifiquen los parlamentos de algunos Estados, sí tendría este carácter de deuda senior. En cualquier caso, dijeron las mismas fuentes, es necesario buscar una vía que 'reduzca al máximo' este efecto de 'contaminación' entre la ayuda a la banca y la deuda soberana.