Público
Público

Cabanas reconoce que "los árbitros le dieron al Hamburgo lo que necesitaron"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El entrenador del Portland San Antonio, Javier Cabanas, ha reconocido a EFE que su equipo no jugó ayer un gran partido ante el Hamburgo, en un encuentro que supuso la eliminación del conjunto navarro de la Liga de Campeones, si bien se ha mostrado muy crítico con la pareja arbitral: los suecos Rickard Canbro y Mikael Claesson.

"Estoy un poco decepcionado y triste porque había muchas ilusiones puestas en pasar a semifinales. Jugamos para tener opciones, pero no fue posible porque los árbitros le dieron al Hamburgo lo que necesitaron y, si hubieran necesitado más, lo habrían tenido", declaró Cabanas.

En este sentido, comentó: "Ya se vio en los dos primeros ataques -pitando falta a nuestro pivote con una defensa abierta-, por dónde iban a ir los derroteros del partido".

"Desde más arriba quieren una semifinal española-alemana y para ello era imposible que pasaran tres equipos españoles", argumentó el técnico antoniano refiriéndose al Kiel, Hamburgo y Barcelona -ya clasificados- a la espera de un Ciudad Real que se juega hoy el pase frente al Gummersbach.

En opinión de Cabanas, el empate con el que finalizó el encuentro (32-32) fue el "mejor resultado que nos permitieron los árbitros" y, argumentó al respecto: "Sólo nos dejaron ir de dos goles en la primera parte, jamás en la segunda".

"Nada más empezar la segunda mitad les dieron los cuatro goles de ventaja para que fueran cómodos y ya fue muy difícil de paliar. Al final dijeron, vamos a pitar bien los últimos diez minutos y, en cuanto tuvimos opciones de ganar -aunque a nosotros no nos hubiera valido pero sí puede que al Zagreb-, volvieron a hacer lo mismo y nos impidieron ganar", sentenció.

Cabanas reconoció, sin embargo, que el Portland fue casi todo el partido a remolque en el marcador, aunque se mostró "orgulloso" del pundonor y derroche de sus jugadores y sólo lamentó la falta de tranquilidad en momentos puntuales: "No jugamos un gran partido, jugamos un buen partido. La gente se vació por ganar y les di la enhorabuena por el esfuerzo realizado", dijo.

"Lo único que nos faltó fue un poco de tranquilidad, aunque también vino dada porque el arbitraje nunca nos dejó ponernos por encima, con una ventaja de dos o tres goles, para estar más tranquilos", lamentó el técnico antoniano, no sin antes cargar de nuevo contra el descrédito que rodea a este deporte.

"Este deporte es precioso, porque engancha a la gente en cuanto va pero, cosas como las que pasaron ayer en Pamplona, impiden que crezca de la forma que podía crecer porque mientras tú sepas que no todo se gana en el campo, entonces la gente se desilusiona y pierde confianza en este deporte", criticó.

"A nivel económico y televisivo interesaba que hubiera dos equipos españoles y dos alemanes y nosotros hemos tenido la mala suerte de que nos tocara el grupo más fuerte. Si a lo mejor hubieran estado en él Barcelona o el Ciudad Real, puede que hoy estuviéramos en semifinales porque todo estuvo dirigido a que no pudiéramos ganar", reiteró Cabanas.

Al término del encuentro, también los jugadores antonianos se mostraron muy contrariados con la actuación arbitral como el capitán del Portland, Juancho Pérez, quien afirmó que "en el balonmano actual manda Alemania, ya se vio en el Mundial".

Asimismo, uno de los jugadores más decepcionados era el pivote Ratko Nikolic: "Este deporte es una mierda porque todo depende de los árbitros. ¿Por qué jugamos a este deporte?, se cuestionó el jugador serbio al igual que su compañero Fernando Hernández.