Público
Público

Con camiseta-protesta no hay diploma

Un alcalde del PP se niega a entregar un diploma a una alumna que llevó la camiseta de la marea verde

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Carlota Puñal se graduó el pasado viernes en el instituto Padre Juan de Mariana de Talavera de la Reina (Toledo) tras terminar sus estudios de Bachillerato. A diferencia de sus compareños, quien le entregó el diploma no fue el alcalde de su municipio, Gonzalo Lago (PP), sino el director de su centro. El motivo: la camiseta verde en defensa de la educación pública que vestía la estudiante.

'En cuanto la chica subió a recoger el diploma, llamaron al alcalde desde la primera fila y él bajó', cuenta el director del centro, Federico Batres, quien finalmente entregó, en solitario, el diploma a Carlota. Lo demuestra una fotografía que circula por las redes sociales en la que se ve a la chica, vestida con la camiseta de la marea verde, posando sola al lado del director. En otra fotografía aparece otra alumna, sin camiseta reivindicativa, ella sí, acompañada del director y del alcalde.

El Sindicato de Trabajadores de la Enseñanza (STE) ha pedido a Lago que 'rectifique' y 'pida disculpas' por haber 'negado el saludo' y 'abandonar' su tribuna el pasado viernes, informa Europa Press. Para STE, 'una vez más', los que representan a los ciudadanos en el Gobierno, en este caso el alcalde de Talavera, 'han menospreciado lo público y a sus propios ciudadanos, que es más grave'.

Ante las protestas de la comunidad educativa, el Ayuntamiento de Talavera ha denunciado, a través de su viceportavoz Jaime Ramos, que el Consistotorio también ha recibido quejas en el sentido contrario. Mensajes de ciudadanos, ha señalado Ramos, en contra de que ciertas personas, 'utilizando un acto festivo, institucional y sumamente importante para muchos padres y alumnos, en vez de hacer lo que hay que hacer, se dediquen a fastidiar a los demás'. Ramos dejó claro que otorga 'un respeto máximo' a la libertad de expresión de cualquier persona, aunque insistió en que 'los actos reivindicativos y de protestas tienen su sitio y su lugar y no se pueden hacer en cualquier momento'.

Así, dijo que 'no es de recibo' para toda una comunidad educativa 'que sólo una persona enturbiase la graduación' de sus 134 compañeros, que acudieron a un día 'especial' en la vida de cualquier estudiante como es abandonar el instituto para dar paso a la enseñanza en la universidad.