Público
Público

Carlstrom gana la tercera etapa y Chavanel es el nuevo líder de la París-Niza

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El finlandés Kjell Carlstrom, del Liquigas, fue el ganador de la tercera etapa de la París-Niza, disputada entre Fleurie y Saint Etienne, de 165 kilómetros, en la que el francés Sylvain Chavanel, del Cofidis, desbancó del liderato al noruego Thor Hushovd y los españoles Luis León Sánchez, Gorka Verdugo y Juan Manuel Gárate se metieron entre los diez primeros de la general.

Carlstrom, de 31 años, se impuso al sprint a su compañero de escapada, el francés Clement L'Hotellerie, del Skil Shimano. Ambos llegaron con un tiempo de 4h.39.13, con una media de 35,56 kms/hora.

Ambos corredores aventajaron en 45 segundos a un grupo perseguidor encabezado por el francés Pierre Rolland (Credit), en el que viajaba Chavanel, el nuevo líder y en el que también estaban los españoles Luis León Sánchez (Caisse D'Epargne), Igor Antón y Gorka Verdugo (Euskaltel), los italianos Damiano Cunego (Lampre) y Davide Rebellin (Gerolsteiner) y el ucraniano Yaroslav Popovych (Silence).

La jornada cambió la general y Chavanel, una de las referencias del actual ciclismo francés a sus 28 años, afrontará la jornada reina del Mont Ventoux con el maillot amarillo, con una exigua ventaja de 2 segundos sobre el holandés Karsten Kroon (CSC) y 3 respecto al español Luis León Sánchez. El cuarto lugar es para Gorka Verdugo y el sexto para Juan Manuel Gárate (Quick Step), en una jornada positiva para los españoles, con las máximas esperanzas al triunfo final.

Carlstrom, L'Hotellerie, quien fue segundo en la Vuelta a Andalucía, y el australiano Bradley McGee, animaron la jornada desde el kilómetro 8, cuando saltaron del pelotón. la unión de fuerzas empezó a dar frutos hasta alcanzar una máxima diferencia de 12.40 minutos antes de afrontar la segunda parte de la etapa, con 5 puertos encadenados en los últimos 80 kilómetros.

Los escapados aguantaron el impulso del pelotón hasta la última dificultad, el Col de la Croix de Chambouret, de primera categoría, con sus exigentes 10 kms al 6,5 por ciento de pendiente media. En sus rampas quedó descolgado McGee y el pelotón redujo diferencias, con algunos de los favoritos en las escapadas.

Carlstrom y L'Hotellerie hicieron cumbre y afrontaron los últimos 18 kms hasta Saint Etienne con un grupo de corredores selectos que trataron de alcanzar a los aventureros. Allí estaban Luis León Sánchez, Verdugo, Gárate e Igor Antón acompañados de Cunego, Popovych, Rebellin y Moreau, quien pinchó a 10 kms del final.

Con apenas un minuto de ventaja, Carlstrom y L'Hotellerie se presentaron en Saint Etienne. El hombre del Liquigas impuso la ley del más fuerte. Arrancó a 300 metros de la línea y cerró la historia que le daba el primer triunfo de la París-Niza a un corredor finlandés.