Público
Público

Clinton augura mejores lazos con Suráfrica

Washington y Pretoria quieren superar las diferencias de la era Bush

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Estados Unidos y Suráfrica, cuyas relaciones habían sufrido un deterioro por disputas sobre la lucha contra el sida y la insatisfacción de Pretoria con las políticas del anterior Gobierno de George Bush, quieren inaugurar una nueva etapa de lazos más estrechos.

Ambos países esperan que la elección del presidente estadounidense Barack Obama, cuyo padre era keniano, y la reciente llegada al poder en Suráfrica de Jacob Zuma ayuden a mejorar las relaciones.

'En ambos países hay dos nuevos gobiernos que quieren elevar los contactos a un nivel más alto. Eso es lo que estamos tratando de hacer', dijo ayer Zuma después de reunirse en Durban con la secretaria de Estado estadounidense, Hillary Clinton. Suráfrica es la segunda etapa en su gira de 11 días por el continente.

Clinton, acompañada por la ministra surafricana de Relaciones Internacionales y Cooperación, Maite Nkoana-Mashabane, también destacó la necesidad de estrechar los lazos entre ambas naciones.

'El presidente Barack Obama y el presidente Zuma se reunieron durante la [reciente] cumbre del G8 y discutieron varios asuntos. Mi visita a Suráfrica es para asegurar que sus expectaciones se vean cumplidas', afirmó Clinton.

La secretaria de Estado aprovechó la visita a Durban, la tercera ciudad del país situada en la costa este, para hablar de la grave crisis política y económica en la vecina Zimbabue, uno de los páises más pobres de África.

Clinton destacó que 'Suráfrica sabe muy bien de la crisis que atraviesa Zimbabue, puesto que acoge a más de tres millones de refugiados del país', gobernado ininterrumpidamente desde su independencia en 1980 porRobert Mugabe. La presión de la comunidad internacional forzó al anciano dictador en febrero a formar un gobierno de unidad con su rival principal, Morgan Tsvangirai,como primer ministro.

Washington quiere que Zuma presione más al gobierno de unidad de Zimbabue para que acelere el ritmo de las reformas políticas.

 

Más noticias en Política y Sociedad