Público
Público

El combustible del buque encallado no será recuperado hoy por las malas condiciones del mar

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El combustible almacenado en los tanques del mercante encallado desde el jueves en las proximidades del puerto de Pasajes (Guipúzcoa) no podrá ser recuperado hoy debido a las malas condiciones meteorológicas y de la mar, ha informado a EFE Salvamento Marítimo.

Esta fuente ha explicado que en estos momentos el viento sopla del suroeste con fuerza cuatro a seis en los acantilados del monte Jaizkibel, entre Pasajes y Hondarribia, en los que se encuentra varado, pero se prevé que la situación empeore a lo largo de la jornada.

La misma fuente ha precisado que las mareas y la fuerza del mar modifican periódicamente la situación en la que se encuentra encallado el buque, que ya registró algún daño en su estructura el pasado jueves cuando, tras sufrir un parón en las máquinas, quedó varado por la mitad de popa sobre una gran piedra.

Salvamento Marítimo ha insistido en que, desde que los siete tripulantes fueron evacuados, el objetivo principal es la extracción de las 54 toneladas de gasóleo y las 2,6 de aceite que transportaba en sus tanques.

Inicialmente, estaba previsto recuperar el combustible desde la costa pero hasta que no se conozca la situación en la que finalmente quede el carguero no se decidirá si la extracción tendrá lugar por tierra o si se hará desde el mar.

El "Maro", de 96 metros de eslora y bandera de La Antigua y Barbuda, se dirigía en lastre desde Bayona (Francia) al puerto de Pasajes para cargar productos siderúrgicos cuando encalló en la costa del monte Jaizkibel, a dos millas del Cabo Híguer, entre el puerto de Pasajes y Hondarribia.

El mercante sufrió un fallo en las máquinas que le dejó con la mitad de popa apoyada sobre una gran roca, impacto que provocó algunos daños en la estructura de la nave como una vía de agua y una fisura en el tanque del combustible que ocasionó una ligera pérdida de gasóleo y una mínima contaminación en torno al buque, que tiene inundada la cámara de máquinas y "una cantidad importante de agua" en las bodegas.