Público
Público

La comunidad internacional aprueba los esfuerzos iraquíes y promete más apoyo

EFE

Representantes de un centenar de países reunidos en Estocolmo en una conferencia sobre Irak aprobaron hoy los progresos realizados por el Gobierno iraquí en el último año y se comprometieron a intensificar su apoyo a la reconstrucción y normalización de este país.

El primer ministro iraquí, Nouri al Maliki, recibió un espaldarazo generalizado a su gestión por parte de los delegados presentes en la conferencia de revisión del Programa Compacto Internacional para Irak (ICI en inglés), lanzado en mayo de 2007 por la ONU y por el propio Gobierno iraquí.

La declaración final de la conferencia enumera los progresos realizados en las áreas económica, política, de seguridad y de derechos humanos, insta al Gobierno iraquí a intensificar sus esfuerzos en esa línea y promete promover las inversiones bilaterales y las relaciones comerciales.

Pero Al Maliki no vio satisfechas las dos principales peticiones que expuso horas antes en el inicio de la reunión: la condonación de la deuda exterior y la eliminación de las sanciones del Consejo de Seguridad de la ONU, que datan de la invasión de Kuwait en 1991 durante el régimen de Sadan Hussein.

El líder iraquí reconoció que no había recibido respuestas concretas más allá de la inclusión en la declaración final de una recomendación a los países que no pertenecen al Club de París y que son los principales acreedores de una deuda cifrada en unos 67.000 millones de dólares.

Al Maliki no ocultó su decepción por la representación de bajo nivel enviada por países como Arabia Saudí, Emiratos Árabes Unidos, Kuwairt y Qatar, que acaparan precisamente la mayor parte de la deuda.

Sí recibieron apoyo directo otras iniciativas lanzadas por el Gobierno iraquí, como su propuesta de "Cooperación para el desarrollo", que incluye mecanismos para cofinanciar nuevos programas con socios internacionales.

Entre ellos figuran la firma de la Declaración de París sobre materialización de la ayuda y su adhesión a la Iniciativa para la Transparencia de las Industrias Extractivas, medidas que encajan en la recomendación de la comunidad internacional de crear un ambiente que favorezca las relaciones comerciales.

Al Maliki se llevó además elogios explícitos de Ban Ki-Moon, para quien la palabra que mejor define el futuro de Irak es "esperanza" y de la secretaria de Estado de EEUU, Condoleezza Rice, que resaltó su "liderazgo" y su "valor".

Durante la ronda de intervenciones de las distintas delegaciones, el representante español, Ángel Lossada Torres-Quevedo, secretario de Estado de Asuntos Exteriores, anunció la duplicación de la ayuda a refugiados iraquíes en Jordania y Siria, así como a los desplazados internos.

Todas las partes coincidieron en señalar que el mejor instrumento para canalizar los esfuerzos de reconstrucción de Irak pasan por el ICI, aprobado hace un año en la ciudad egipcia de Sharm el Sheij con el propósito de sentar las bases para la seguridad y gobernabilidad de ese país y su integración económica en la región.

Ban Ki-Moon y Al Maliki anunciaron que la próxima revisión anual de este plan de 5 años se realizará en Bagdad en 2009.

La edición de este año, organizada por el Gobierno sueco en un salón de congresos en Upplands Väsby, al norte de Estocolmo, estuvo rodeada por un masivo despliegue policial, con unos 1.700 agentes movilizados en el dispositivo de seguridad.

Media docena de concentraciones de protesta se produjeron a lo largo del día en el área de Estocolmo, tres de ellas, limitadas en tamaño por orden de las autoridades, en las inmediaciones del propio salón de congresos.

Más noticias de Política y Sociedad