Público
Público

La Conferencia de Presidentes se reúne entre desaires y ausencias

La ausencia de Aragonès y el desplante inicial de Urkullu marcan un encuentro que Arrimadas califica de "escupitajo" ante la igualdad de los españoles. Casado denuncia "la desfachatez" de un Sánchez que "presume por lo conseguido".

El rey Felipe VI y el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y los presidentes autonómicos
El rey Felipe VI y el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y los presidentes autonómicos tras posar para la foto de familia en la escalinata del Monasterio de Yuso de San Millán de la Cogolla, La Rioja (España) a 31 de julio de 2020. REMITIDA / HANDOUT por Pool / Europa Press

El rey, el presidente del Gobierno y parte de su Gabinete, el presidente del Senado, 16 presidentes autonómicos y dos de ciudades autónomas se reúnen este viernes en Salamanca con motivo de la XXIV Conferencia de Presidentes, el órgano de máximo nivel político de cooperación multilateral Estado-comunidades.

Pese a la importancia de los participantes y de los asuntos a tratar, como el proceso de vacunación, la despoblación y el reto demográfico y los fondos europeos del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, una sola ausencia, la del presidente catalán, Pere Aragonès, y una presencia conseguida tras un acuerdo de última hora, la del lehendakari Iñigo Urkullu, pueden marcar el encuentro.

El propio jefe del Gobierno, Pedro Sánchez, ha lamentado que Aragonès no acuda a la Conferencia porque de esta forma no será escuchada la voz de los catalanes respecto a temas "muy importantes". Una ausencia que Aragonès ha justificado diciendo que apenas intervendría "cinco minutos".

"Hay muchos otros ámbitos donde se están trabajando. En todos los ámbitos realmente de trabajo, estaremos. Pero es evidente que mañana en la Conferencia de Presidentes no se decidirán los fondos europeos. Los fondos europeos no se deciden con una intervención de cinco minutos del presidente de la Generalitat", ha remarcado.

El "escupitajo" de Arrimadas

Inés Arrimadas, por su parte, considera que la Conferencia de Presidentes de mañana "es un escupitajo" ante la igualdad de los españoles, "un corte de mangas", después de que Pedro Sánchez haya premiado la presencia de Iñigo Urkullu con más concesiones y la ausencia de Pere Aragonès con una mesa bilateral.

Arrimadas ha tachado de "aberración" ver a Sánchez "arrodillándose" ante los presidentes de Cataluña y Euskadi y ha reclamado poner fin a esta dinámica de que las conferencias de presidentes solo sirvan "para ceder al chantaje" de estos dos territorios.

Casado: los presidentes "están hartos y con razón"

El líder del PP, Pablo Casado, ha dicho que los presidentes autonómicos "están hartos y con razón" del tratamiento que les da el jefe del Ejecutivo, Pedro Sánchez, porque "no dialoga" y ha puesto como ejemplo la Conferencia de mañana, para la que "les ha mandado dos líneas" y les da diez minutos par hablar.

En rueda de prensa para hacer balance del curso político, ha considerado que los responsables autonómicos "de todos los partidos" han dado la cara durante la pandemia, al contrario de lo que ha hecho Sánchez, que "tiene la desfachatez de presumir" por lo conseguido.

"Solidaridad obligatoria" y más vacunas

Sin embargo, no todo han sido desaires para el presidente. También ha habido líderes políticos que han optado por ser propositivos. Es el caso, por ejemplo, del presidente canario, Ángel Víctor Torres, quien ha avanzado que pedirá en la Conferencia de Presidentes de este viernes que se acometan las reformas legales que sean necesarias para que el Gobierno pueda "activar la solidaridad obligatoria" entre las diferentes comunidades autónomas para "dar una mejor respuesta al fenómeno migratorio".

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, ha avanzado que pedirá a Pedro Sánchez en la Conferencia de Presidentes que haga lo posible para conseguir más vacunas, algo imprescindible desde el punto de vista "sanitario y económico", dado que España es la tercera potencia turística mundial, ha señalado.

En el apartado sanitario, además de recuperar el ritmo de vacunación de junio, la Xunta pedirá una planificación para los próximos meses, tanto de cómo se va a articular la tercera dosis como la inoculación a los menores de 12 años. Núñez Feijóo ha pedido que estos asuntos se aborden de forma "homogénea" entre las comunidades para evitar que cada una empiece a actuar por su cuenta.

El presidente gallego, insistirá asimismo, en la necesidad de aprobar una ley de pandemias para toda España, "una vez que el Constitucional puso orden en la ley de pandemias gallega" y tan solo esta comunidad, además de Aragón y posiblemente Baleares cuenten con un texto sobre esta cuestión.

Más noticias