Público
Público
emergencia coronavirus

El coronavirus rompe los registros en Madrid: líder en contagios, presión asistencial, hospitalizaciones y muertes

Desbanca a Aragón con una tasa de 416 positivos por 100.000 habitantes mientras la cifra de fallecidos se multiplica por ocho y la incidencia se triplica en menos de dos semanas, y sus hospitales se sitúan como los que acogen a un mayor número de afectados y los que más enfermos atienden en sus UCIs.

Exterior del Hospital Gregorio Marañón. EFE/Javier Lizón
Exterior del Hospital Gregorio Marañón. EFE/Javier Lizón

La eclosión del coronavirus se acelera en la Comunidad de Madrid con una velocidad prácticamente exponencial que ha llevado a triplicar con creces en apenas dos semanas y media la incidencia de los contagios y a situar a este territorio a la cabeza de todas las clasificaciones sobre la expansión de la pandemia: es, desde hoy y todo a la vez, donde más crece la incidencia, donde mayor número de hospitalizaciones y fallecimientos se registran y donde más elevada es la presión asistencial que soporta el erario público.

La comunidad cierra así otra semana de aciaga gestión de la pandemia por el Gobierno de Isabel González Ayuso, en la que ni siquiera el alboroto desatado en torno a la vuelta al cole ha logradoeclipsar los enésimos deslices, caso del despropósito de la autorización, revocada ‘in extremis’, para celebrar varios festejos taurinos con público en Alcalá de Henares.

El último de esos registros negativos, que llega tras una notable incremento de los positivos desde principios de mes, se confirmó este viernes en la actualización de datos que elabora el Ministerio de Sanidad con la información que le facilitan las propias comunidades autónomas: la incidencia de la Covid-19 ya es mayor en Madrid que en Aragón, el territorio que había venido liderando esa clasificación prácticamente desde el levantamiento del estado de alarma, y que había llevado a su Gobierno autonómico a adoptar medidas como el retroceso a restricciones similares a la fase dos para Zaragoza y varias comarcas rurales.

El coronavirus se expande en Madrid con una incidencia de 416,39 casos por cada 100.000 habitantes en los últimos catorce días, una prevalencia que triplica con creces los 128,73 que se registraban el día 11.

En ese mismo periodo de 17 días, en Aragón, donde la segunda ola de contagios de la pandemia ya se encuentra en la fase descendente, la frecuencia de los positivos se ha reducido más de un 30%, al caer de 570,61 por cada 100.000 habitantes en dos semanas a 378,76.

El mayor número de test destapa la situación epidemiológica real

Madrid y Aragón lideran esa tabla con holgura, la primera con una tendencia ascendente y la segunda con una decreciente, a mucha distancia (más de un 30%) de otras como Euskadi (309,73) y La Rioja (296,72), y también de Navarra (250,84) y de Baleares (249,68), todas ellas en fase alcista y muy por encima de la media estatal (189,61).

Ese crecimiento desmesurado de la incidencia del coronavirus en Madrid coincide en el tiempo con un aumento de la práctica de test PCR en la comunidad, registro en el que hasta hace poco la sanidad madrileña se encontraba por debajo de la media estatal.

Así, los menos de 4.000 test diarios de primeros de julio subieron a más de 5.000 a finales de ese mes y rebasaron los 6.000 la primera semana de agosto, mientras que ahora, entrada la segunda quincena son más de 12.600. Es decir, que las pruebas diagnósticas se han triplicado en mes y medio.

La gestión que han desarrollado durante la pandemia la presidenta de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, y de su consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero, ha estado plagada de polémicas. EFE

Pero ¿responden las situaciones epidemiológicas y estadísticas de Madrid únicamente a un aumento de los test? No lo parece. Los expertos llevan meses explicando que cuantas más pruebas PCR se realizan y más labores de rastreo de contactos se desarrollan, más se parece a la realidad epidemiológica la panorámica que dibujan los resultados de los test.

Se trata de algo similar a lo que ocurre con las muestras de las encuestas: cuanto más amplias son, más posibilidades ofrecen de acercarse a la realidad que pretenden sondear; en ese caso junto con otros factores de ponderación demoscópica. En el de la pandemia, el mayor número de pruebas ofrece, además, la posibilidad de detectar portadores asintomáticos del virus (ya son más de la mitad en el conjunto del país) y de cortar las cadenas de contagio.

Donde más hospitalizaciones y fallecimientos se producen

Sin embargo, en el caso de Madrid la elevada incidencia del coronavirus en Madrid se ve corroborada por otros datos, que sitúan en todos los casos a la comunidad como el territorio español con mayor grado de afecciones por la pandemia.

Así, a la media de más de mil positivos comunicados diariamente de las últimas semanas, que según el día triplica o cuadruplica la de su inmediato seguidor, que es Andalucía, se le añade un claro liderato en fallecidos, con 56 de 132 registrados en toda España en la última semana (más del 40%) frente a los catorce de Andalucía o los once de Catalunya, que se sitúan como la segunda y la tercera comunidad en esa clasificación. Ayer fueron 17, según datos de la propia comunidadLa víspera), ), quince, y un día antes, diez.

Apenas había fallecidos por Covid-19 en Madrid a primeros de mes ni alcanzaban los 25 al finalizar la primera quincena de agosto, lo que supone que se han duplicado en apenas dos semanas.

Madrid también encabeza la clasificación por el número de pacientes hospitalizados (1.916 este viernes, casi un tercio del total nacional) con una clara diferencia sobre el resto de comunidades (le siguen Catalunya con 1.043 y Andalucía con 524) y con un ritmo creciente que ninguno de los otros dieciséis territorios iguala en términos absolutos: de menos de 50 semanales a principios de agosto a casi trescientos a mediados para superar los 500 ahora mismo.

Y algo similar vuelve a ocurrir en cuanto a pacientes de Covid-19 ingresados en la UCI, registro en el que superó a Catalunya el día 21 tras un plácido inicio de mes. Los doce de la última semana elevan la cifra total a 200, más de la cuarta parte del total estatal (751).

Mayor virulencia en los contagios

Esa conjunción de datos parece apuntar a un cuadro de transmisión comunitaria, o cuando menos de vertiginosa aceleración de los contagios cuya virulencia está resultando más intensa que en otras comunidades, ya que, por un lado, la aportación de Madrid a los registros sobre hospitalizaciones, ingresos en la UCI y fallecimientos en las últimas semanas desborda claramente el de su peso demográfico, que según los datos del INE es del 14,2%, con 6,77 millones de habitantes de un total de 47,43.

Y, por otro, se trata de una de las comunidades con el censo menos envejecido del país. De hecho, también según los datos del INE , únicamente Murcia, Baleares y Andalucía presentan índices de envejecimiento más bajos.

El colofón de ese panorama se encuentra en la presión asistencial que comienza a sufrir el sistema sanitario madrileño, que ya ha superado al aragonés en número de camas de la red pública ocupadas por pacientes de coronavirus y ha alcanzado el 14%.

Una de cada siete camas del sistema sanitario público acoge a pacientes de Covid-19 en la comunidad de Madrid, donde esa presión asistencial está registrando un crecimiento exponencial al haber aumentado casi un 50% en ocho días, ya que el 20 de agosto es indicador se situaba en el 9,5%.

Madrid ha sido los últimos días también la comunidad en la que mayor desfase se producía entre ingresos y altas hospitalarias, con predominio de las primeras; 290 por 229 ayer, 258 por 201 el jueves o 289 por 196 el miércoles.

Son 211 hospitalizaciones más que altas en tres días. De ahí se deriva el incremento de la presión asistencial, algo que concuerda con una fase de crecimiento de la onda epidémica que, ahora mismo, parece lejos de estabilizarse y mucho más de remitir.

Más noticias de Política y Sociedad