Público
Público

El director Olaciregui alerta del peligro de dilatar en el tiempo la contención del gasto

EFE

El director del Festival de Cine de San Sebastián, Mikel Olaciregui, ha asumido la necesaria contención del gasto en época de vacas flacas, pero cree que una situación así no se puede "dilatar mucho en el tiempo" porque haría tambalearse el puesto entre los grandes que al certamen le ha costado "tantos años" lograr.

"Ese aviso sí lo he dado. Esto tiene que ser algo transitorio, porque sabemos perfectamente que, a diferencia de otras actividades culturales, el Festival está en una competencia muy directa con otros certámenes. En el año 90 se encontraba muy por debajo. Han sido 15 años de un trabajo muy intenso y continuado de un equipo y sería una pena que no se pudiese consolidar por la crisis o lo que fuese", destaca Olaciregui en una entrevista con Efe.

El mensaje se lo ha trasladado a los responsables del Ministerio de Cultura, del Gobierno Vasco, de la Diputación de Guipúzcoa y del Ayuntamiento de San Sebastián, que han congelado su aportación al Zinemaldia en el millón de euros por cabeza del pasado año -la institución foral redujo la partida en 90.000 euros, que ha recuperado vía patrocinio-.

La crisis económica y la que afecta además al sector cinematográfico, que ha conllevado la retirada de algún patrocinador, han contribuido a mermar en 600.000 euros el presupuesto de este año, que ronda los 7 millones, aunque se está tratando de "ajustar" a 6,8 porque "no todos los ingresos previstos se van a materializar".

Pese a todo, pese a que él y su equipo estuvieron dispuestos a dejar sus cargos si las cifras les impedían hacer un Festival acorde a su categoría, Olaciregui no considera que la preparación de la 57 edición, que se celebrará del 18 al 26 de septiembre, haya sido la "más complicada" de su etapa como director.

"Todas tienen su punto difícil o de complejidad", asegura el responsable del Zinemaldia, licenciado en Ciencias Empresariales por la Universidad de Deusto, que reconoce haber sentido cierta incomprensión por parte de los gestores de los dineros públicos.

"Pero en la situación en la que estamos no queda más remedio que intentar ponerse en la piel ajena. Entiendo que lo tienen difícil y tienes que ser solidario con las decisiones que tomen", matiza.

Lo que sí tuvo claro desde el principio es que la merma presupuestaria no debía afectar "al aspecto cine".

La medida "más drástica" que se adoptó fue la de recortar un día al Festival, una incidencia que ya vivió en 2004 cuando Canal Plus retiró su patrocinio, y que piensa que esencialmente repercute en la ciudad, para la que el certamen es "un motor de desarrollo".

Para elegir las 17 películas de la Sección Oficial -15 a concurso-, el comité de selección ha visto a lo largo del último año 1.819 películas, 123 más que en la 56 edición, lo que no significa para Olaciregui que se esté rodando más y peor, sino que "es una consecuencia del interés" por parte de los productores de que sus filmes lleguen al Festival.

Y con las películas vendrán sus directores, los de la Sección Oficial obviamente y la gran mayoría de los que exhiben sus obras en Zabaltegi-Perlas, empezando por Quentin Tarantino, que acudirá acompañado de Brad Pitt y Christoph Waltz para abrir este apartado con "Malditos Bastardos".

Ang Lee y Jim Jarmusch están igualmente entre los que han dicho sí y Woody Allen, del que se proyectará "Whatever works", entre los que no pisarán esta vez la alfombra del Zinemaldia.

Tampoco lo hará, porque está rodando en Vancouver, el actor Liam Neeson, protagonista de "Chloe", que también estuvo en la cinta inaugural de la pasada edición, "The other man", de Richard Eyre, y no pudo venir porque precisamente estaba trabajando en el filme de Egoyan.

Sí visitarán San Sebastián Naomi Watts, Kerry Washington, Robert Duvall, Brenda Blethyn o Chiara Mastroianni y por supuesto el Premio Donostia Ian Mckellen, además de actores o realizadores de las secciones Horizontes Latinos y Made in Spain.

Todos para acompañar un certamen "fundamentalmente" de realizadores, que mantiene su filosofía de "hacer convivir las películas dirigidas a un público minoritario con las que aspiran a ser grandes éxitos de taquilla", asegura su director.

Más noticias de Política y Sociedad