Público
Público

Disneyland París quiso impedir a una madre dar el pecho al aire libre a su bebé

Una madre australiana no pudo amamantar a su bebé de dos meses de edad en público en Disneyland París porque un guardia de seguridad se lo impidió con el argumento de que podía "ofender a personas de otras culturas y religiones". La solidaridad en Twitter con la madre y el bebé provocado que el conocido parque de atracciones proclame públicamente que "no hay restricciones sobre la lactancia materna". 

Cólicos del lactante, por qué se producen y consejos para ayudar a tu bebé
Imagen de archivo de una madre y un bebé lactante. PÚBLICO

Dar de mamar a un bebé de dos meses bajo el sol estaba mal visto por la seguridad de Disneyland París hasta esta semana. El parque se disculpó por la actuación de un guardia que trató de impedir que una madre diese el pecho a su bebé de dos meses en público. No obstante, esas  disculpas tuvieron lugar después de una crítica directa de Marlène Schiappa, Ministra Delegada del Ministro del Interior de Francia, en Twitter: "Amamantar no es delito […] no decidimos dónde y cuándo un bebé va a tener hambre".

La noticia, publicada en medios franceses como Le Parisien y recogida por ABC, saltó a raíz de una foto que publicó una usuaria de la citada red social, en el que se veía cómo un guardia de seguridad del conocido parque impedía a una mujer australiana dar el pecho a su pequeño porque, según esa fuente, podía ofender a otras culturas y religiones.

Esa misma usuaria reaccionó solidarizándose con la madre australiana: "Para apoyarla por completo, me senté en el banco con ella y también amamanté a mi hijo", comentó a Le Parisien. "Los guardias se quedaron sin habla. No me dijeron nada y seguramente no quisieron hacer ruido para terminar con una multitud de mujeres amamantando", apuntó.

Esta situación provocó una crítica escandalizada de Schiappa, ante la cual el Disneyland París argumentó, también por Twitter, que el parque "proporciona a las madres el 'baby care center', con un equipo adecuado y cómodo como asientos especiales para amamantar".

Schiappa recordó, como respuesta a su vez, que "amamantar a un bebé no es un delito". "Es bueno que tenga habitaciones dedicadas, pero una no decide cuándo o dónde va a tener hambre un bebé", dijo en un tuit, y añadió: "No empiecen también a estigmatizar a las madres, que ya es bastante difícil en otros lugares".

Al final, Disneyland terminó disculpándose de forma general y especialmente ante la madre afectada, y aseguró que este incidente que provocó un miembro de la seguridad del parque "no se ajusta a la normativa interna"  ni a sus valores. "No hay restricciones sobre la lactancia materna en Disneyland Paris", concluyó esta disculpa.

Más noticias