Público
Público

Eco cardíaco y enzimas predicen cardiopatías tras quimioterapia

Reuters

Por Will Boggs

Luego de las sesiones dequimioterapia para tratar el cáncer mamario, dos factoresayudan a identificar a las pacientes con riesgo cardíaco.

La troponina cardíaca y la deformación longitudinal en laecocardiografía permitieron detectar a las mujeres máspropensas a padecer cardiotoxicidad en los seis mesesposteriores al tratamiento de cáncer mamario con antraciclina otrastuzumab, según un estudio publicado en American Journal ofCardiology.

"La deformación miocárdica y las determinaciones (detroponinas) ayudarían a detectar a las pacientes que podríanbeneficiarse con un seguimiento cardíaco cuidadoso, el iniciotemprano de un tratamiento cardioprotector o de inhibidoresnuevos de la tirosina quinasa y fármacos oncológicos menoscardiotóxicos", señalaron los autores.

"A las pacientes tratadas (con fármacos cardiotóxicos) seles controla regularmente la fracción de eyección cardíaca conuna ecocardiografía; los análisis de la deformación seobtendrían fácilmente", dijo la autora principal, doctoraMarielle Scherrer-Crosbie, del Massachusetts General Hospital,en Boston.

A 43 mujeres con tumores mamarios con sobreexpresión deHER-2 tratadas con antraciclinas y trastuzumab, el equipo deScherrer-Crosbie les controló los hallazgos seriales porecocardiografía y los valores de troponina I (hsTnI) y delpéptido natriurético NT-proBNP de alta sensibilidad.

La fracción de eyección promedio del ventrículo izquierdo(LVEF, por sus siglas en inglés) disminuyó del 65 por cientoinicial al 59 por ciento a los seis meses.

La deformación longitudinal se redujo un 11 por ciento y ladeformación circunferencial disminuyó un 15 por ciento,mientras que la deformación radial se mantuvo estable. Losniveles promedio de hsTnI y de NT-proBNP no variaronsignificativamente durante el estudio.

Ninguna determinación inicial predijo la cardiotoxicidadnilos cambios de la LVEF a los tres meses.

Pero los descensos de la deformación longitudinal y radialy el aumento de hsTnI a los tres meses pudieron predecir lacardiotoxicidad a los seis meses.

Según varios análisis de regresión lineal logística, elaumento de los niveles de hsTnI a los tres meses y la reducciónde la deformación longitudinal en el mismo período fueronpronosticadores independientes significativos de unacardiotoxicidad tardía.

"La evaluación de la deformación miocárdica porecocardiografía y la determinación de troponina en sangre soníndices promisorios en la detección temprana de la disfuncióncardiaca inducida por quimioterapia", dijo Scherrer-Crosbie.

"De todos modos, nuestro estudio debe confirmarse conestudios más grandes y seguimientos más prolongados",advirtió.

FUENTE: Am J Cardiol, del 2011.

Más noticias de Política y Sociedad