Público
Público

Los empleados de Air Comet buscan cobrar al menos el paro

Díaz Ferrán no paga a su plantilla pero recoloca a un directivo en otra filial

SUSANA R. ARENES

Tres semanas después del cierre de Air Comet, la aerolínea del presidente de la CEOE, Gerardo Díaz Ferrán y de su socio, Gonzalo Pascual, siguen sin arreglarse los problemas de las principales víctimas de su caída: los 640 trabajadores y los miles de pasajeros afectados. Por un lado, los empleados negocian con la empresa el expediente de regulación de empleo (ERE) y barajan la propuesta de CCOO y USO para que éste sea suspensivo y no de extinción de los contratos para que, al menos, puedan cobrar el paro hasta que la aerolínea suspenda pagos formalmente.

Por otra parte, la Plataforma de Afectados de Air Comet (www.afectados-aircomet.com) reclama el apoyo del Ministerio de Fomento y soluciones para los que se han quedado en tierra.

Los trabajadores se manifiestan hoy en Fomento y el día 15 en La Moncloa

Pasadas las protestas de pasajeros en Navidad, los trabajadores son los que más se están movilizando ahora. Hoy se manifiestan en el Ministerio de Fomento y el viernes prevén concentrarse a las puertas de La Moncloa. Esta mañana pedirán una reunión con el ministro, José Blanco. USO dice que Blanco "no puede lavarse las manos". Para Pedro Maceira, piloto de Air Comet y representante del sindicato Sepla, "el Gobierno debería forzar a Díaz Ferrán a que utilizase su patrimonio personal para pagar a los trabajadores, porque la situación es dramática".

El jueves habrá una nueva reunión entre la plantilla y la empresa para negociar el ERE. Si se pacta que sea suspensivo, en cuanto la autoridad laboral lo acepte, la plantilla podría cobrar el paro desde que cerró la aerolínea hasta que ésta presente concurso de acreedores (antigua suspensión de pagos). Antes de eso, Air Comet debe negociar un plan de pagos y de viabilidad y, para ello, tiene hasta cuatro meses, plazo que puede ser traumático para una plantilla que no cobra y no puede ir al paro. Los sindicatos buscan que el ERE pase a manos del Ministerio de Trabajo y no del Gobierno de Esperanza Aguirre, dada su amistad con Díaz Ferrán.

La aerolínea debe hasta nueve nóminas a su plantilla. Sin embargo, los empresarios han recolocado al director general de recursos humanos, Juan Iglesias, en su empresa de handling, Newco, para cubrir el mismo puesto que ha quedado vacante.