Público
Público

Una encuesta revela que los libros son imprescindibles en crisis

Reuters

Tres cuartos de los adultos estadounidenses que hicieron una encuesta online dijeron que sacrificarían las vacaciones, cenar fuera, ir al cine y hasta salir de compras en medio de la recesión económica, pero que no podrían resistirse a comprar libros.

La actividad de salir a cenar quedó en un lejano segundo lugar con sólo el 11 por ciento de los estadounidenses señalándola como su mayor placer, seguida de las compras con un siete por ciento, las vacaciones en cuarto lugar y el cine, elegido sólo por el tres por ciento de los encuestados.

"La recesión puso de manifiesto el lado negativo de la avaricia, la complacencia y el ceder a la tentación, pero notamos un cambio hacia los placeres más simples de la vida", dijo Michelle Renaud, gerente de la firma Harlequin Enterprises Limited, que realizó la encuesta.

El sondeo a 3.000 personas tenía por objetivo determinar qué mueve a alguien a gastar su dinero, cómo reacciona a la tentación y a qué llegaría si se ve tentado.

El sexo fue la tentación principal para el 50 por ciento de los hombres, mientras que para el 56 por ciento de las mujeres fue la comida.

La mitad de los hombres pensaron que era inofensivo desear a alguien más que a su pareja, contra el 33 por ciento de las mujeres.

"Nuestra encuesta también reveló que una de cada cuatro mujeres (un 20 por ciento) e increíblemente casi la mitad de los hombres (43 por ciento) consultados se han sentido tentados por la pareja de su amigo o amiga", según el sondeo.

La deprimida economía y el alto desempleo también parecen haber aumentado la competitividad y la tentación en el trabajo. Un 48 por ciento de los consultados admitió haber mirado la nómina de un compañero.

Un 15 por ciento de los hombres y un 10 por ciento de las mujeres también dijeron que habían saboteado a un colega.

Un igual porcentaje de hombres y un 8 por ciento de las mujeres admitieron haberse llevado el reconocimiento por el trabajo de otra persona.

"Estamos tan obsesionados con la información que estamos constantemente tratando de saber más, incluso si es sobre nuestra pareja o colegas del trabajo", comentó Renaud.

Más noticias de Política y Sociedad