Público
Público

Los equipos centran su recuperación y esperanzas en el Gran Premio de España

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Después de la disputa de las dos primeras carreras del mundial, una para McLaren-Mercedes (Lewis Hamilton) y otra para Ferrari (Kimi Raikkonen), los equipos y pilotos centran sus recuperación y esperanzas de ser más competitivos en el Gran Premio de España, que se disputará dentro de un mes, del 25 al 27 de abril.

Aunque antes se disputará la carrera de Bahrein, del 4 a 6 de abril, la primera prueba europea marcará la aparición de las versiones casi definitivas de todos los coches para afrontar la parte central del mundial.

Uno de los equipos mas necesitados de mejorar, y ese el deseo de su piloto Fernando Alonso, es el de Renault, que en condiciones normales de carrera como las de ayer domingo en Sepang, escenario del Gran Premio de Malasia, obligan al piloto a emplearse a fondo para poder sumar un punto.

Una de las claves de la recuperación de Renault pasa por la utilización de una nueva versión del famoso "mass damper", cuya utilización prohibieron a la escudería a mediados de la temporada 2006 y ahora parece que llevan todos los equipos menos el de Fernando Alonso.

La inclusión de este artilugio podría dar al R28 de Alonso entre dos y tres décimas, lo que le permitiría no tener que sufrir tanto para pasar a la tercera fase de la sesión de clasificación y en carrera estar en los puntos y poderse acercar al podio, algo a día de hoy impensable, en condiciones normales.

Si todos los equipos presentarán novedades en Barcelona, en los entrenamientos previos que realizarán entre el 14 y el 16 abril el que puede lograr un mayor progreso puede ser Renault, porque en términos de aerodinámica, que mejorarán todos los equipos, las diferencias serán mínimas.

McLaren-Mercedes, que ocupa el primer puesto en el mundial de constructores después de Australia y Malasia, tiene dos puntos que mejorar inmediatamente.

El primero es cambiar o proteger el botón del limitador de velocidad para entrar en boxes, que ya apretó equivocadamente Lewis Hamilton en Brasil el pasado año y Kovalainen este año en Australia.

Aunque el equipo y el piloto no lo han reconocido, Hamilton pulsó el botón del limitador en Brasil, lo que posiblemente le costó el título, y Kovalainen, por segunda carrera consecutiva lo hacía en Melbourne y le costaba perder el cuarto puesto frente a Fernando Alonso, cuando se estaba quitando un protector de la visera.

El segundo punto a mejorar es la pistola para cambiar las ruedas, ahora provistas de una especie de tapacubos para mejorar la aerodinámica, que por un fallo en el diseño le ha hecho perder a Hamilton posiblemente un puesto en el podio y ya han anunciado que serán cambiadas.

El mismo Ron Dennis, director de la escudería, ya advirtió ayer domingo después de la carrera: "No sabremos realmente lo competitivo que es nuestro coche hasta después de Barcelona. Australia, Malasia y la próxima en Bahrein, son carreras en circuitos muy diferentes que no reflejar el valor real del coche".

En Ferrari la principal preocupación es la fiabilidad de la mecánica (en Malasia se siguieron rompiendo motores y cajas de cambio de las escuderías Toro Rosso y Force India) y de los pilotos, porque el brasileño Felipe Massa volvió a terminar fuera de la pista el domingo.

Dos equipos, BMW y Toyota, deberán confirmar su buen momento de forma, ya que los primeros han terminado las dos carreras en el podio y Toyota en Malasia parece haber vuelto a la forma del 2005.